Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Uno de los signos de mala organización de una empresa es ver que muchas responsabilidades recaen sobre una sola persona, sin posibilidad que sea reemplazada de dichas responsabilidades. Cuando se va ascendiendo en una empresa de este tipo, más proyectos debes supervisar, más personal tienes a cargo, más problemas son los que tienes que afrontar, y menos tiempo tienes para emplearte en tu trabajo original, si es que aún puedes desempeñarlo… el trabajo por el que fuiste reconocido para llevarte al punto donde estás.

 

Un claro ejemplo de esto lo tenemos en el llamado gurú de Nintendo, Shigeru Miyamoto, quien durante los últimos años ha tenido que dejar el desarrollo de videojuegos como diseñador (estrictamente hablando), para encargarse de la supervisión de multitud de proyectos que se firmaban con su nombre, pese a que físicamente es imposible que haya participado en todos como para llamarse creador.

 

Y desde hace años también es conocido que Miyamoto está entrenando a las más jóvenes promesas de Nintendo para que estén preparadas (tanto ellas como nosotros) para el día en el que el genio tenga que apartarse a un lado del mundo de los videojuegos; seamos realistas, ya tiene 60 años y es posible que esté contando ya los días.

 

Acerca de todo esto, Shigeru Miyamoto ha tenido unas palabras sobre su reemplazo, y la forma de la que ha ahora está consiguiendo repartir responsabilidades para poder afrontar algo nuevo, después de tanto tiempo, en lo que poder enfocar todas sus energías:

 

 

“Creo que sobre todo, lo más importante para mí personalmente, es como puedo cambiarme a mí mismo. ¡Al fin y al cabo tengo 60 años! ¡No va a ser humanamente posible para mí para trabajar al mismo nivel en todo lo que suelo encargarme, de la misma forma que cuando era mucho más joven que ahora! Pero el quid de la cuestión es que puedo asignar una parte de mis responsabilidades a los más miembros más jóvenes [del personal], especialmente a las personas de 40 años de la empresa.

Cuando nos fijamos en los títulos de lanzamiento de Wii U, fui capaz de asignar la mayor parte de las responsabilidades a estos jóvenes creadores y fueron capaces de finalizar estos títulos. Ahora tengo cada vez menos detalles y responsabilidades de los que responsabilizarme, por lo que voy a ser capaz de enfocar mi atención y energías en la creación de algo nuevo.”

 

Teniendo en cuenta el ciclo de vida de una videoconsola de sobremesa, de alrededor de 6 años, podría ser que Wii U fuese la última consola de sobremesa en la que Shigeru dejase su huella.

 

Takashi Tezuka y Shigeru Miyamoto en sus tiempos mozos

Takashi Tezuka y Shigeru Miyamoto en sus tiempos mozos

 

Fuente

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas