Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Pagando deudas pendientes.

 

Atrás quedaron las 98.000 bayas. Ya son historia. Por fin pagué lo que sería la primera ampliación de mi casa, pero aún quería más. Y es que Tom Nook tuvo mucho que ver, ya que justo al terminar de hacerle el último pago, me preguntó si, ya puesto, no me interesaría ir más allá y hacer la casa más grande todavía, oferta que acepté. La deuda en esta ocasión, ascendía a 198.000 bayas.

 

Tras gastar las 98.000 bayas iniciales, tuve que recurrir a recolectar los melocotones que habían crecido a lo largo del pueblo, recogí conchas, algas y moluscos de la orilla de la playa y pasé un rato pescando, para vender las grandes capturas como los tiburones, por los que Paca pagaba 15.000 bayas en la tienda de reciclaje.

 

1306-18 Animal Crossing La vida en Molín 01

 

Primeros pasos como alcalde.

 

Al pasarme por el ayuntamiento, Canela me informó de que ya estaban formalizados todos los trámites para empezar a ejercer como alcalde de Molín, y me explicó que, entre otras posibilidades, disponía de los recursos de las obras públicas y de las ordenanzas. Con respecto a estas últimas, se presentaban varias opciones: pueblo hermoso (sin suciedad y donde los vecinos plantarían y arreglarían la flora del lugar), pueblo diurno (las tiendas abren más temprano y los vecinos se despiertan antes), pueblo nocturno (las tiendas cierran más tarde y los vecinos tardan más en irse a dormir) y pueblo rico (las tiendas pagan más por los artículos que vendas, pero también te costará más caro lo que quieras comprar).

 

Al final elegí pueblo nocturno para empezar, ya que mi intención era aprovecharme del cierre de locales más tardío para continuar recolectando recursos y venderlos por más tiempo.

 

En cuanto a la obra pública escogida, ésta fue una fuente. Emplacé su ubicación alrededor de una zona con arboleda, guiándome por el consejo de Canela quien me explicó que no era posible colocarla en lugares poblados o con algún que otro objeto en las proximidades. Una vez seleccionado el lugar donde se levantaría la construcción, fue necesario recaudar 98.000 bayas y surgió otro problema.

 

1306-18 Animal Crossing La vida en Molín 02

 

¿El interés del pueblo o mi propio interés?

 

El día avanzaba, y con ello se aproximaba cada vez más la hora tope para el cierre de los establecimientos (23:00). Mis recursos eran limitados, y por el momento, no disponía de fondos para sufragar el coste de la obra pública, ni mucho menos para acometer el pago de la nueva reforma de la casa, que recordemos, costaba 198.000 bayas. Por tanto surgió el dilema ¿la fuente o la casa? Una sola de las opciones era viable por el tiempo que faltaba para la hora del cierre y las posibilidades de obtención de recursos durante el mismo.

 

Tras breves momentos meditándolo, llegué a una conclusión: Tom Nook da facilidades para los pagos. No es preciso abonarle inmediatamente la totalidad del importe de las reformas que hace, lo cual facilitaba las cosas. Por otro lado, la fuente era un objetivo prioritario, ya que en las encuestas locales sobre mi gestión, los vecinos opinaban que el pueblo aún estaba “muy verde” y era necesario trabajar duro para hacerlo más grande. No dudé ni un segundo más. Me decidí a pagar en primer lugar la construcción de la fuente.

 

1306-18 Animal Crossing La vida en Molín 03

 

Obteniendo recursos…con sorpresa.

 

Antes de pagar nada, debía conseguir dinero, y qué mejor forma que pescando. Era un día con muchísimas nubes y lluvia. En la costa este, estuve aproximadamente una hora, en la que entre otros especímenes, pude capturar varios tiburones, peces varios y lo más importante: ¡ dos celacantos !

 

El celacanto es un pez-fósil raro, que solo aparece a partir de las 9:00 durante los días lluviosos, siendo muy raro que aparezca, y aún más capturar uno. En mi caso, me hice con dos. Uno de ellos lo doné al museo municipal, ya que semejante ejemplar debía estar expuesto en los acuarios a la vista de todos los visitantes. El otro ejemplar lo vendí en la tienda de reciclaje por otras 15.000 bayas.

 

Tras un rato pescando, logré obtener capturas por las que pude obtener un montante que ascendía a un total de 120.000 bayas, con lo cual era el momento de finiquitar lo relativo a la fuente.

 

1306-18 Animal Crossing La vida en Molín 04

 

Objetivo cumplido y una misteriosa visitante.

 

Con las 120.000 bayas en mano, me dirigí al punto donde se encontraban las obras de la fuente, y deposité en el recaudador las 98.000 bayas, tras lo cual, se me informó de que próximamente vería el resultado con la fuente terminada. Era momento de atender otros menesteres.

 

Por probar el modo multijugador en línea, decidí acercarme a la estación de trenes y dejar abierta la puerta del pueblo, por si alguno de los amigos quisiese unirse.

 

Mientras tanto regresé a la costa para pescar lo que pudiese. Pero en un momento dado, recibí una notificación: alguien estaba entrando al pueblo. Era una joven llamada Conchi, pero no me dio tiempo a saludarla siquiera, ya que en cuanto dije “hola”, ella ya había salido corriendo por Molín y la perdí. Estuve un rato buscándola, ya que no sabía quién era o qué quería, hasta que dí con ella en la costa sur: estaba pescando tiburones y grandes peces, y le pregunté que por qué había aparecido de la nada, tras lo cual, con un escueto “adiós”, se despidió y volvió a perderse por el pueblo. Me resultó sospechoso, por lo que haciendo uso de otra de las opciones del modo multijugador, marqué “todos a casa” y la visitante fue expulsada de Molín.

 

1306-18 Animal Crossing La vida en Molín 05

 

Redecorando la casa y próximos planes.

 

Junto a mi casa, encontré a una misteriosa mujer camello, que se ofreció a decorar mi casa a cambio de 3.000 bayas. Al principio tuve mis dudas acerca de que fuese a causarme algún tipo de estropicio, pero finalmente confié en ella y la dejé hacer su trabajo: me cambió totalmente la decoración de la casa, de manera que colocó una pared urbe y un suelo de parquet. Una vez terminado, me dio las gracias y me contó que el “sultán” Tom Nook no entendía su concepto del arte y que tras ofrecerle sus servicios, la echó de su tienda. Desde luego, en la casa hizo un trabajo magnífico.

 

Y ahora, me encontraba con la fuente financiada, un celacanto en el museo, varios miles de bayas en el banco y otra deuda pendiente: las 198.000 bayas de la ampliación. Pero ya no podía cambiar las cosas: la ordenanza del pueblo nocturno estaba en marcha, y debía esperar hasta el día siguiente para que entrase en vigor y solo a partir de entonces, si quisiese, dejarla o cambiarla por otra (para lo cuál habría de esperar otro día más).

 

Me di cuenta de que quizás eligiese mal con el pueblo nocturno. Mi próximo objetivo era esperar al día siguiente para solicitar un cambio a la ordenanza de pueblo rico, ya que me costarían más caras las cosas que quisiese comprar, pero a cambio me pagarían más por los recursos que consiguiese reunir, mientras que los costes de ampliación, seguirían siendo los mismos, y en definitiva, saldría ganando.

 

Molín está funcionando, y todo ello gracias a la meticulosa planificación que hay detrás de cada movimiento de gestión en la localidad. También han aparecido cimientos de una nueva vivienda, por lo que parece que en breve tendremos vecino nuevo.

 

1306-18 Animal Crossing La vida en Molín 06

4 Respuestas

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas