Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Phil Tossell nos acerca de nuevo anécdotas de los tiempos en los que trabajaba para el mítico estudio inglés, aquella gloriosa era en la que Rare trajo tantas maravillas a Nintendo 64. ¿La propia Nintendo podía sentir envidia de su trabajo? Eso cuenta Tossell:

 

“No, ¡nunca tuvimos el motor Zelda o cualquier código que ellos crearan! Nos hicieron ver una versión temprana de Zelda y fue una gran influencia en Dinosaur Planet. A menudo Nintendo sentía bastante envidia de nosotros. Me dio la sensación de que pensaban que nuestros juegos eran técnicamente y artísticamente superiores a los suyos. Miyamoto nos visitaba regularmente y escuché el rumor de que rehicieron todas las texturas en Zelda después de haber visto nuestro trabajo con Banjo Kazooie, ¡porque nuestro juego se veía mejor!

 

Quizás cabría pensar que la Gran N debería ser más profesional y estar por encima de todo eso, pero no me parecería nada extraño que esto fuera cierto, y por otro lado me alegro, si con ello motivaron a sus estudios a mejorar técnicamente los títulos first party. Al fin y al cabo, los juegos de Rare eran envidiados por el resto de desarrolladores, e incluso por fabricantes de otras consolas y sus respectivos usuarios.

 

El encanto de este juego era su desternillante sentido del humor

El mayor encanto de este juego era su desternillante sentido del humor

 

Fuente

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas