Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Dos gigantes: Sega y Nintendo. Un campo de batalla: nuestros hogares. Estos dos factores fueron la clave de la cuarta generación de videojuegos, la era de los 16 bits.

 

1405-04 Console Wars Imagenes 4

 

Estos dos mencionados elementos han sido, además, los artífices de la trama del libro escrito por Blake J. Harris: “Console Wars: Sega, Nintendo, and the Battle That Defined a Generation.” (lit. Guerra de Consolas: Sega, Nintendo y la Batalla que Definió una Generación), en esta obra, el autor narra numerosos sucesos acaecidos durante la era dorada de las consolas, comprendida entre finales de los 80 y durante los 90.

 

Y es que se podría decir que la era de los 16 bits fue una de las más importantes en el devenir de los videojuegos, sin ir más lejos, de un acuerdo roto en aquella época entre Nintendo y Sony nació, posteriormente, Playstation, progenitora de una familia de consolas que hoy en día se encuentra en su cuarta generación.

 

Por ello, hoy os traemos algunas curiosidades extraídas de este libro gracias a la web venturebeat y a las que, sin duda, tenéis que echar un ojo. Así que, como dijo el todopoderoso Cloud Strife: ¡Allé voy!

 

Nintendo y Walmart. Un relación basada en el miedo

 

¿Sabíais que Nintendo llegó a facturar el 10% de los beneficios de la cadena de tiendas Walmart? Así es, tal era el impacto causado por la compañía que consiguió manejar cifras tan desorbitadas, tanta influencia tuvo que llegó a monopolizar la venta de videojuegos y videoconsolas en la cadena de tiendas. Llegando esta incluso a evitar contactar con el Presidente de Sega América, Tom Kalinske, por miedo a las posibles represalias por parte de Nintendo. Exagerado, sí, pero cierto. Este temor a la compañía nipona se debía a una anterior amenaza de retirar todos sus productos en caso de que se vendiera software de Tengen, compañía que distribuía juegos para NES sin licencia, algo que a los japoneses no le hacía mucha gracia.

 

El que la sigue la consigue

 

Carecer del apoyo de una cadena de tiendas tan potente como era Walmart suponía un claro punto en contra de Sega América, tenían que conseguir dar a conocer su consola, Sega Genesis, al público y hacer que éste quisiera comprarla para así convencer al gigante de que Genesis debía estar en sus tiendas también.

 

Con el fin de conseguir esto, Kalinske y uno de sus socios tuvieron una brillante idea: restregarle en los morros a Walmart lo buena que era su consola. Para ello llenaron Bentonville, Ark. (lugar donde estaba situada la sede de Walmart), de publicidad e incluso alquilaron escaparates para que los viandantes pudieran ver qué era Genesis, pero no pudieran comprarla, haciendo así que acudiesen a Walmart a pedir una.

 

En un principio esta curiosa estrategia no funcionó, sin embargo al tiempo, Kalinske recibió la tan ansiada llamada por parte del jefe de departamento de electrónica de Walmart accediendo a vender su nueva consola dada la presión que estaba recibiendo desde arriba por no hacerlo. Esto llevó a un efecto dominó que fue afectando a las demás cadenas, que también comenzaron a contar con Genesis como parte de sus productos a la venta.

 

Kalinske I, El Resucitador

 

Antes de trabajar en Sega América, Tom Kalinske tuvo una carrera realmente exitosa tanto como CEO de Mattel como genio de marketing, si si, genio, de Miles Laboratories, compañía encargada de suministrar suplementos de salud.

 

Las vitaminas no son un producto fácil de vender a todos los públicos, esto era algo que Kalinske sabía, pero que supo capear a la perfección durante su estancia en Miles, ¿cómo hacer que tanto hijos como padres se interesasen en sus suplementos?, en primer lugar haciendo que tengan buen sabor, y en segundo, con un símbolo o imagen que los hiciese fáciles de reconocer. Como mezcla de ambas ideas surgieron las Vitaminas Masticables de los Picapiedra, producto que aun a día de hoy sigue siendo la vitamina para niños más vendida.

 

1405-04 Console Wars Imagenes 3

 

Tras su paso por Miles Laboratories, Kalinske se marchó a Mattel, cuyas puertas se abrieron fácilmente gracias a su estupenda labor. Al llegar allí, el posterior presidente de Sega se topó con el declive de la eternamente joven y rubia Barbie, las muñecas estaban empezando a decaer en ventas por primera vez en su historia, sin embargo, ahí estaba este hombre para sacar su varita mágica y hacer que resurgieran gracias a la idea de lanzar al mercado muñecas Barbie de diferentes tipos para atraer los diferentes gustos de las infantes; cosa que actualmente podemos seguir viendo dados los infinitos tipos de Barbie que hay.

 

Todo lo que este hombre tocaba lo convertía en un éxito, no en vano peleó de tal manera para poder vender Genesis en las cadenas de tiendas atemorizadas por el gigante nipón, Nintendo.

 

El alto precio de la retrocompatibilidad

 

Cerramos el apartado anterior hablando de Nintendo y ahora lo comenzamos hablando también de ella. Tras el increíble éxito de NES, el por aquel entonces presidente de la compañía, Hiroshi Yamauchi, decidió que debían seguir agrandando y haciendo rodar esa bola de nieve con una nueva consola.

 

1405-04 Console Wars Imagenes 2

 

De esa idea salió una de las maravillas de la historia del videojuego, Super Nintendo, pero, ¿sabíais que iba a ser retrocompatible con NES?, de hecho era una de las exigencias del ahora fallecido presidente, sin embargo el coste se disparaba al incluir esa propiedad, pasando de 250$ a 325$. Nintendo no podía permitirse semejante subida si pretendían lanzar una plataforma accesible económicamente, por ello, bueno, el desenlace de eso ya lo sabéis…

 

Algo que quizás el gigante japonés no se esperaba fue la reacción de los consumidores ante el anuncio de Super Nintendo, acusando a la compañía de explotar a los usuarios al lanzar un nuevo sistema que requería la compra de un nuevo software (ay si esos levantaran la cabeza ahora…). Tal fue el impacto de este movimiento, que incluso programas de televisión se hicieron eco del descontento generalizado.

 

Nintendo, el cowboy solitario

 

No había duda de que Nintendo dominaba el mercado de videojuegos por aquel entonces, dado su poder, la compañía hacía lo que quería para obtener beneficios y dejarlo todo bien atado. Cosas como el juicio entre ella y Blockbuster para combatir el alquiler de juegos o el comienzo de la revista Nintendo Power, limitando la actividad de las publicaciones independientes, fueron la causa de “incomodidades” entre demás miembros del sector del videojuego y la gran N.

 

A consecuencia de esto, Sega recibió un apoyo masivo tanto por parte de los medios de prensa como por la propia Blockbuster, que no tuvieron pega alguna en publicitar por todo lo alto al erizo azul en su debut, Sonic The Hedgehog. Como dicen por ahí: no hay cosa que una más que tener un enemigo en común, y Kalinske supo aprovechar a la perfección el odio generalizado hacia Nintendo (que se lo había ganado a pulso) para volverlo a su favor.

 

La gran N y el aniversario de Pearl Harbor

 

Dadas las peculiares tácticas de mercado de Nintendo, el gobierno tuvo que actuar en su contra. Este acto motivó un intenso debate en el país entre los que defendían la acción del gobierno porque pensaban que la gran N pretendía monopolizar el mercado y había que pararle los pies, y los que argumentaban que se trataba de una artimaña de Estados Unidos para evitar el éxito de una compañía japonesa en el país de las barras y estrellas. Siendo esta última creencia la más extendida dado que, curiosamente, el gobierno demandó a la compañía el 7 de diciembre de 1989, día del 48 aniversario del ataque de Japón a Pearl Harbor, evento clave en el desarrollo de la II Guerra Mundial y que todos sabemos cómo acabó…

 

Fuera como fuese, la compañía nipona tuvo la suficiente mano izquiera como para llegar a un acuerdo con el que darían un cupón de 5$ a todos aquéllos que comprasen una NES entre el 1 de junio de 1988 y el 31 de diciembre de 1990. Quitándose así al gobierno de encima y obligando a los consumidores a dejarse 50$ en un juego de NES para conseguir dicho cupón. Una jugada redonda.

 

 

Curiosamente lo que más chocó a Harris, autor del libro, no fue el duelo entre Sega y Nintendo, si no otro que tenía lugar al mismo tiempo y cuyo claro indicio fue la diferencia del diseño de Sonic vista en terreno europeo y americano con el del puercoespín visto en Japón… ¡El mayor rival de Sega era ella misma!

 

1405-04 Console Wars Imagenes 1

 

“Cuando me adentré en escribir Guerra de Consolas, esperaba las historias de guerra más despiadadas por la enemistad entre Sega y Nintendo, pero lo que más me sorprendió fue descubrir que mientras se libraba esa batalla, una guerra incluso mayor estaba teniendo lugar entre Sega América y Sega Japón.

Todavía no puedo creer que Sega dejase pasar la oportunidad de sacar las consolas que fueron Sony PlayStation y Nintendo 64. Y todavía más sorprendente que el hecho de que se quedó fuera de estas consolas, que la llevó a su muerte prematura, fueron las extrañas razones por las que se dio esto.”

 

El fin de la Sega que conocimos en la era de los 16 bits fue debido ni más ni menos que a las desavenencias entre la división japonesa y la americana y las consecuencias que éstas trajeron. Los motivos no los sabemos, pero seguro que cuando Console Wars salga a la venta podremos enterarnos mejor.

 

La obra de Blake J. Harris saldrá a la venta el próximo 13 de mayo. Aunque todavía no hay confirmación oficial de su traducción al castellano, podéis estar tranquilos ya que Seth Rogen y Evan Goldberg han decidido que todo lo que este libro refleja merece ser llevado al celuloide, por lo que próximamente tendremos novedades sobre el salto a la gran pantalla de la guerra de los 16 bits.

 

Igualmente, si sois de los que os gusta enteraros antes que los demás de las cosas y el inglés no os supone un problema, podéis acceder a la reserva en Amazon de Console Wars: Sega, Nintendo, and the Battle That Defined a Generation haciendo clic aquí.

 

Fuente

2 Respuestas

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas