Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Las nuevas consolas de Microsoft y Sony, además de poderosas, tienen una hambruna insaciable en el denominado modo reposo, ese periodo de espera en el que dejas tu consola “apagada” mientras no estás jugando. Esto es algo que sale a relucir gracias a un estudio realizado por The Natural Resources Defense Council, que ha determinado que la suma de la energía consumida por todas las videoconsolas en modo reposo durante un año en Estados Unidos, va camino de superar lo que consumen todos los habitantes de la ciudad de Houston en un año… Eso son más de 2 millones de personas,  mil millones de dólares anuales… Una bestialidad.

 

Xbox One y PlayStation 4 consumen de dos a tres veces más electricidad que sus antecesoras. Se hace hincapié en la función que permite a los usuarios de la consola de Microsoft iniciarla por medio de las palabras “Xbox on”, lo cual tiene un consumo constante de 15 vatios mientras no se está utilizando el sistema, ya estemos en el trabajo, haciendo la compra, durmiendo por la noche, etc., Xbox One precisará de esa alimentación mientras espera las mágicas palabras de su amo para despertar. Esta función sería responsable de un gasto de 400 millones de dólares anuales en Norteamérica, lo que sería casi equivalente, según este estudio, a disponer de una planta energética de 750-megawatts sólo para alimentar dicha función de todas las Xbox One norteamericanas.

 

La otra cara de la moneda la tenemos en Wii U, pues Nintendo incluso ha conseguido que su sistema más energéticamente eficiente que su anterior videoconsola doméstica, a la vez que la ha dotado de un poder bastante superior. No es ningún secreto que durante la concepción de Wii U se trató de realizar una consola reducida en tamaño y de bajo consumo de energía, algo que por contra también se ve reflejado en una potencia inferior a la nueva generación de Microsoft y Sony.

 

El gráfico que encontrarás a continuación representa el consumo de las videoconsolas de pasada y nueva generación de estos tres importantes fabricantes, medido en kilovatios por hora al año. Por supuesto, todo esto se puede ver desde dos puntos de vista. Primero de forma individual, el tema del ahorro de nuestras facturas seguro que interesará a más de uno, aunque no nos parezca un gasto abusivo visto de forma anual. Por contra, si lo miramos de forma colectiva, y hacemos caso a las comparativas comentadas al inicio del artículo, queda bastante patente que se trata de un despilfarro energético desde el punto de vista ecológico. Está claro que una videoconsola más potente debe consumir más, pero sus fabricantes también deberían hacer todo lo posible para reducir este impacto, sobre todo teniendo en cuenta que en todo momento estamos hablando del periodo en el que las consolas están en modo reposo y no están siendo utilizadas por el usuario.

 

 

1405-18 consumo energético consolas Sony Microsoft Nintendo

 

Fuente

4 Respuestas

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas