Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Si has seguido bien de cerca Yo-kai Watch, sabrás que no transcurre en un mundo de fantasía. El protagonista no es otro que el típico niño (de anime) japonés, que va a la escuela, juega en el parque, pasea por la montaña de al lado de su casa, deambula por el barrio con sus amigos, etc… hasta que llega el día en que encuentra una misteriosa máquina de cápsulas de juguetes, y el el interior de una ese reloj que le permite interactuar con las almas errantes que pueblan todo su mundo.

 

Quizás su éxito radique ahí; ¿qué separa a cualquier niño japonés de convertirse en Keita Amano, o su alternativa femenina, Fumika Kodama? Buscar por todas partes el reloj espectral en la vida real… o bien hacerse con Yo-kai Watch. Akihiro Hino, presidente de Level-5, cuenta en qué consiste esta fórmula que acerca al público ofreciéndoles parte de su vida cotidiana:

 

“Queríamos expresar una visión del mundo moderno que los niños pudieran relacionar con un videojuego de rol. También he crecido cansado de hacer historias en las que el protagonista madura tras luchar contra enemigos... Es una estructura donde una serie de episodios se van sucediendo uno tras otro a través de circunstancias ordinarias, en lugar de estar enfocado a lo que podríamos imponer elaborando una fantasía construida.”

 

Puede que precisamente todo eso sea lo que haya hecho dudar a Level-5 a anunciar por fin que esta serie llegará a Occidente en 2015, puesto que está muy enfocada en Japón y sus habitantes, algo que difiere mucho de, por ejemplo, la serie Profesor Layton.

 

Fuente

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas