Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Y, por fin, cerramos el ciclo de preguntas y respuestas del antiguo miembro de Nintendo, Dan Adelman. Durante los últimos días no hemos parado de traeros información referente a las palabras que el bueno de Adelman ha compartido con la web Dromble en una reciente entrevista y, con estas líneas, cerramos dicha conversación.

 

Ha hablado de todo, de la eShop, de las thirds, de la directiva de la compañía… Vamos, que no ha dejado títere con cabeza con sus palabras. Sin embargo, hay un último asunto sobre el que no ha tratado y que está muy vinculado a su labor como Líder de Contenido Digital y Desarrollo de Nintendo: la Consola Virtual.

 

1501-25 Dan Adelman

 

Este apartado del catálogo virtual de la gran N goza de un gran peso dada la posibilidad que ofrece para “mirar al pasado” y disfrutar de aquellos títulos que marcaron la infancia o juventud de más de un veterano del videojuego. Dada esta importancia, la compañía nipona tuvo que estudiar en profundidad cómo administrar sus contenidos y, sobre todo, cómo establecer la política de precios -llegando a los resultados tan criticados/alabados que tenemos hoy en día-.

 

Evidentemente, Adelman también tiene bastante que hablar al respecto, así que a continuación os dejamos con sus palabras:

 

¿Puedes hablar de cómo Nintendo América fijó los precios de la Consola Virtual de Wii? ¿Por qué decidisteis fijar los precios de la CV con una tarifa plana por consola? En vista a unos cinco años, ¿crees que será más difícil vender viejos juegos retro a los precios actuales?

En primer lugar nos fijamos en una investigación de mercado para ver en qué plataformas estaba interesado el público. Tuvimos casi cada sistema clásico en la lista y estos fueron los que prevalecieron como favoritos. También hicimos otra investigación sobre las intenciones de pago de los consumidores, lo que nos llevó a establecer unos precios acordes a ella. Hubo mucho debate sobre si se debía cobrar más por Super Mario Bros. 3 que por Ice Climbers, y finalmente decidimos poner un precio fijo por plataforma por dos motivos. Primero, es más fácil de administrar desde un punto de vista interno. Si cada juego tuviera un precio diferente, habría muchas opiniones sobre cada juego, y consolidar todo ese feedback se llevaría demasiado tiempo. Segundo, había una pequeña sensación de mantener como rehén la infancia del público si se ponían ciertos juegos con precios mayores que otros. Por coger un ejemplo absurdo, imagina que cobráramos 50$ por Super Mario Bros. Habría gente con un fuerte sentimiento de nostalgia por este juego que habría pagado a regañadientes. Pero se sentirían engañados y explotados.

Nintendo entiende la importancia que tiene en la infancia de mucha gente, así que tratan de evitar deshacer esa bondad. Finalmente, todos tienen un juego que, para ellos, fue su mayor recuerdo de niño. Recuerdo haber echado alrededor de 100 horas en Nobunaga’s Ambition con mis hermanos. Para otros, ese juego podría ser Ice Climbers. No he visto nada al respecto, pero sospecho que la mayoría de ventas de la Consola Virtual se deben a personas que ya han jugado al título cuando eran pequeños. Estoy seguro de que hay algunos casos de gente que han vuelto para jugar a aquéllos que se perdieron, pero si tuviera que hacer una suposición, diría que supone en torno a un 25% del mercado. El otro 75% pertenece al público que busca revivir sus recuerdos.

Es difícil decir que los precios permanecerán a largo plazo. Mi instinto me dice que la demanda total no es muy sensible al precio. Incluso 10$ por un juego de N64 no va a romper los ahorros de nadie. Creo que el mayor factor es la fatiga. Muchos ya han rascado ese picor de la nostalgia, así que puede que no necesiten volver a jugar a esos títulos.

 

Desde un punto de vista de negocio, ¿podrías dar un argumento sobre por qué un lanzamiento escalonado es la mejor forma de lanzar juegos en la Consola Virtual?

Realmente no vale la pena debatir los pros y los contras, porque el hecho es que es la única forma de hacerlo. Creo que muchos subestiman la cantidad de trabajo que supone preparar esos juegos de la Consola Virtual, no es que Nintendo esté sentada sobre un montón de juegos y los vaya repartiendo lentamente. Dicho esto, este tipo de acercamiento también tuvo ciertos beneficios de marketing. Dio a las personas una razón para volver cada semana y ver qué había nuevo. Además, también les daba tiempo para pensar individualmente en cada juego. Si Nintendo soltara 300 juegos en la eShop hoy, habría algún clásico de tu infancia que simplemente olvidarías y ni siquiera pensarías en buscar entre todos los juegos para encontrarlo. Si hay un pequeño número de juegos cada semana, hay una mayor probabilidad de que la gente se dé cuenta de los juegos que salen y resurjan sus viejos recuerdos.

 

Fuente

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas