Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Son una de las grandes bazas de Xenoblade Chronicles X, algo que nos han metido por los ojos en cada uno de los últimos tráilers de este titánico RPG. Los Skells (o Dolls, si te gusta más el nombre nipón de estos útiles mechas/robots, pues a saber como se llamarán cuando llegue a España en diciembre) han sido los grandes protagonistas de casi todo material compartido por Monolith Soft. Y aún así, aproximadamente treinta horas de juego te separarán de poder pilotarlos una vez inicies la aventura.

 

Quizás algún jugador se llevaría las manos  a la cabeza al escuchar tal cantidad de tiempo, pues muchos juegos no duran ni eso. El caso es que esta restricción tiene mucha lógica, puesto que inicialmente el juegonos invitará a explorar “a pie” el mundo de Mira, encontrando obstáculos insavables para las capacidades de un humano normal, lo que planteará retos como buscar vías alternativas… cosa que, cuando puedas volar libremente, perderá por completo su gracia.

 

Y aquí tenemos las declaraciones de Tetsuya Takahashi, director de Xenoblade Chronicles X y responsable creativo del título de Monolith Soft, que deja bien claras las razones por las que decidieron retardar la obtención de nuestro primer Skell.

“La razón por la que decidimos hacerlo así se debe a la magnitud de cambios que se producen en el juego de juego a partir de conseguir un Skell. Queríamos asegurarnos de que existieran las dificultades iniciales con las que tendrías que haberte encontrado tratando de ir a través de zonas o de encontrar la forma de llevar a un punto determinado, algo que tiene gran sentido antes de tener un Skell.

No queremos que desde el comienzo la gente pueda transportarse al extremo opuesto del continente. Queríamos que tuvieran la experiencia de conocer de primera mano la distancia mediante la ejecución de la misma. Una vez consiguen la oportunidad de controlar un Skell, realmente cambia la sensación del juego. Y sentimos que estos son pasos graduales que te facilitan este proceso.

Cuando la gente escucha 30 horas de juego, podrían reaccionar ante este número. Pero creo que algo con lo que se sentirán familiarizados los jugadores de MMO, la idea de que 30 horas no son necesariamente un tiempo muy largo, si se piensa en el tiempo total de juegabilidad que llegarán a acumular. Eso sí, ciertamente en los términos de los JRPG tradicionales, puede sentirse como que queda bastante lejos, pero creo que hemos diseñado el contenido de tal forma que se hace rápido así como vas avanzando a través de él.”

 

Personalmente, y lejos de estar molesto por ello, pienso que es una decisión muy acertada, puesto que era algo que me preocupaba bastante después de ver el mundo de posibilidades que se abren una vez obtienes tu Skell. Lo malo en este caso es tener que esperar hasta diciembre de 2015 para poder disfrutar de Xenoblade Chronicles X, enterándonos de detalles por el camino que quizás me habría gustado conocer por mi propia experiencia.

 

Fuente

2 Respuestas

  1. Desgra
    Desgra

    Estoy de acuerdo en todo lo que se ha dicho en el artículo. Sin duda es una buena forma de explorar más “detalladamente” el mundo e ir descubriendo las cosas que tiene desde el punto de vista humano, para posteriormente poder explorarlas desde el punto de vista del Skell/Doll.

    Por otro lado 30 horas son pocas en comparación con la duración total del juego, pero si eres una persona de las que solo pueden jugar 1 u 2 horas al día… igual se te hace algo largo.

  2. alias79
    alias79

    Depende del juego, las horas se funden más o menos rápidas jajaja. Me da que en este 30 horas van a ser un suspiro, para mi, puede que sean 50, con lo que me paro en todos sitios.

    Yo aplaudo esta decisión, me ha alegrado bastante. Era una de las cosas que me preocupaba, de hecho. Eso sí, lo que más me habría gustado habría sido no saber nada de los Skells hasta llegado el momento de conseguirlos… Y encima se nos va a diciembre…. Aaaayyyyy… De verdad, no quiero ni pensar en ello!!!

Hacer Comentario

Abrir la barra de herramientas