Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis – forma.8 (Wii U). Exploración y supervivencia al más puro estilo Metroidvania

¿Qué harías si te encontrases solo en un planeta alienígena desconocido, sin armas, sin información y sin saber cómo escapar de él? MixedBad, estudio italiano independiente, nos pone en esa tesitura con forma.8, un juego de aventura y acción en 2D al más puro estilo Metroidvania, donde tendremos que explorar un mapa enorme y luchar contra una serie de enemigos que se muestran hostiles a nuestra presencia.

 

Lanzado el 23 de febrero de este mismo año en Wii U (también en Xbox One, PS4, PSVita, PC y dispositivos móviles), fue retrasado en varias ocasiones, desde que fuera presentado allá por el año 2014, mostrándose incluso como uno de los Nindies para Wii U durante el E3 de 2015. Sin embargo, esta espera (llegando incluso a sopesar la posibilidad de que no saliese en Wii U debido a la inminente salida de Nintendo Switch) ha valido la pena. ¿Quiéres saber por qué?

 

 

Exploración y supervivencia Metroidvania

En forma.8 manejamos a una pequeña sonda espacial que ha sido enviada a un planeta desconocido para localizar una gran fuente de energía, necesaria para sobrevivir y poder volver a casa. Sin embargo, nada más empezar nos encontramos con que no estamos solos en este mundo, por lo que tendremos que luchar si queremos completar nuestra misión con éxito.

 

Para ello, contamos con un escudo que nos permite repeler y destruir a nuestros enemigos, así como un conjunto de 10 potenciadores en total, que nos permitirán desarrollar nuestras habilidades para hacer frente a este planeta. Sin embargo, estos potenciadores no serán cosa fácil de conseguir, puesto que tendremos que hacernos con diferentes coleccionables si queremos desarrollar estas nuevas habilidades, siendo algunos de ellos un verdadero reto.

 

 

Por otro lado, nos encontramos con un mapa enorme por explorar, a la vez que una gran variedad de enemigos y jefes que aparecen cuando menos te lo esperas, así como una gran cantidad de puzzles y puertas cerradas que nos hacen pensar y explorar una y otra vez las diferentes salas y caminos para poder superarlas al más puro estilo Metroidvania.

 

La historia no es muy profunda. De hecho, no existe como tal, puesto que apenas se nos da una breve explicación gráfica a partir del vídeo introductorio del juego, por lo que nos vemos en la conjetura de suponer cuál es nuestro objetivo, por qué hemos llegado hasta allí y qué debemos hallar para escapar. Es cierto que no necesitamos como tal una historia compleja o detallada, puesto que eso nos permite entrar de lleno en el juego con más dudas que respuestas desde el principio, pero sí que se echa en falta algo de argumento, aunque fuese visual. Si queremos conocer la historia como tal, la cual sigue sin ser algo rica de argumento, nos vemos forzados a buscar por internet o interpretar bastante el breve vídeo al inicio y la exploración que llevamos a cabo durante toda la aventura. Por otra parte, la falta de una historia sólida es suplida con éxito por su jugabilidad, belleza y estética.

 

La belleza está en el exterior

Las habilidades y los controles con los que contamos al inicio son muy básicos, ya que solo disponemos del joystick para movernos por el mapa y el escudo para atacar, pero según vamos avanzando, el uso de nuevas herramientas y situaciones nos lleva a exprimir nuestra destreza al máximo para seguir avanzando, algo que nos encanta. Sin embargo, nos encontramos con que en ciertas ocasiones el control es algo engorroso y nos puede llegar a frustrar bastante, pues el mismo movimiento de nuestra pequeña sonda presenta algunas dificultades para ser controlada y direccionada tal y como queremos. Por situarnos mejor: si vamos hacia la derecha y queremos frenar para cambiar de sentido hacia la izquierda, el frenado no será en seco, sino que posee una pequeña desaceleración que nos dificulta la acción en determinados momentos. De todas formas, este control algo engorroso solo se nos da en zonas muy concretas o situaciones específicas, nada que no podamos superar con práctica (y algo de maña).

 

Otro dato importante a remarcar es que la doble pantalla del Wii U Gamepad es totalmente desaprovechada, puesto que la única opción que presenta es la de jugarlo en modo Off TV. Es cierto que mientras jugamos en nuestra televisión podemos mirar el mapa en el Gamepad, pero igualmente aparece en la pantalla del televisor, por lo que no presenta una utilidad real al jugarlo de esta forma. Creo que la posibilidad de poder usar el mapa de forma permanente en el mando cuando jugamos en sobremesa hubiese sido cuanto menos útil y positivo.

 

 

A pesar de todo, si de algo tenemos que felicitar a forma.8 es, sin lugar a dudas, por su apartado gráfico. El juego presenta una estética preciosa a lo largo de sus diferentes niveles y zonas, llenas de color y con paisajes que nos transmiten una sensación de tranquilidad y asombro que nos hace olvidar por un momento la situación en la que se encuentra nuestra sonda espacial. La música acompaña perfectamente a los gráficos y los paisajes, aportándonos ese toque de relajación para afrontar las diferentes adversidades y puzzles que nos vamos encontrando. Volviendo a hacer hincapié en el mismo aspecto, los paisajes ampliados de los momentos en los que nos encontramos fuera del mapa propiamente dicho son de lo más bonito y relajante del juego, y el mayor punto a su favor.

 

Por último, su duración es de entre 7 y 9 horas, aportándonos algunas horas más de juego si queremos hacernos con todos los potenciadores para alcanzar el 100%, algo que nos supondrá un verdadero reto. Aunque pueda parecer un juego corto, consideramos que es la duración idónea para lo que el juego propone y presenta.

 

forma.8 – Bello, luego existo

forma.8 es uno de los últimos videojuegos que ha recibido (y recibirá) la cada vez más olvidada Wii U, pero sin lugar a dudas una de las formas más bellas de “despedirse” de ella. Su estilo de juego 2D, su estética y su jugabilidad Metroidvania es una buena forma de dar el relevo de los Nindies a su hermana Nintendo Switch, y a su vez amenizar la espera de uno de sus “padres artísticos” como es el próximo Metroid. Samus Returns. Sin lugar a dudas, un juego que gana más por sus virtudes (sobre todo visuales) que por sus defectos.

forma.8 cumple gratamente con su cometida. Bello artísticamente, sabe suplir la falta de una historia propiamente dicho.
Historia50
Jugabilidad70
Gráficos80
Sonido75
Duración70
Nota de lectores0 Votos0
Pros
Gran acabado artístico y música que acompaña a la perfección a la aventura.
Exploración y jugabilidad de la vieja escuela Metroidvania, que nos hará sumergirnos en un mundo enorme lleno de desafíos.
Su duración es idónea para lo que el juego ofrece, permitiéndonos sumar algunas horas extras en caso de querer hacernos con el 100%.
Contras
Historia pobre, apenas existente.
El control puede llegar a ser muy engorroso en ciertos momentos.
El gamepad de Wii U no tiene ningún uso, más allá de la posibilidad de jugarlo Off TV.
70
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
The Bug Butcher
The Bug Butcher se encuentra camino a Nintendo Switch