Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Imagina que tu vida es simple, sencilla y divertida. Imagina que vives en la tranquilidad rodeado de los tuyos, pero que una noche tienes una pesadilla que te hace despertar en mitad de tu sueño para descubrir que tus miedos han tornado reales… Y que encima eres una bombilla (sin ánimo de ofender a las bombillas). ¿Lograrías iluminar tu lucha y salvar a tu abuelo y a tu polillaperro de tales peligros? Esta es la idea principal de Bulb Boy.

 

Bulb Boy es una aventura point and click (aventura gráfica) y puzzles en 2D de terror ‘cuqui’, galardonada con múltiples premios, en la que controlamos a un niño bombilla que se ve obligado a enfrentarse a sus mayores miedos para salvar su casa y a su familia de una serie de monstruos de lo más bizarros (en el significado más anglosajón de la palabra). Creado por el estudio independiente polaco Bulbware, el cual está compuesto por solo dos personas, Artur Mikolajczyk y Szymon Lukasik, fue lanzado en 2015 para PC y Mac, llegando en 2016 a iOS y Android y en 2017 a Xbox One y Nintendo Switch.

 

Bulb Boy – Nintendo Switch Trailer [ESRB]

 

Una bombilla para iluminarlos a todos

La historia gira en torno a un niño bombilla, su abuelo y su polillaperro que viven tranquilamente en su bombillacasa, hasta que una noche, y tras despertar de una pesadilla, descubrimos que todo aquello que soñamos puede tornar en la peor de las realidades. Nuestro casa, y con ella nuestro abuelo y nuestro polillaperro, han sido atrapados por una serie de monstruos a los que tendremos que hacer frente de diferentes maneras, además de conocer mediante feedbacks algunos acontecimientos del pasado de la familia bombilla.

 

Aunque la historia no presenta diálogo alguno, es tan descriptiva gráficamente que no es necesario para meternos de lleno en ella, consiguiendo una muy buena ambientación y haciendo uso de los ya tradicionales bocadillos de cómic pero con dibujos, útiles para cuando no sepamos cómo superar algún desafío.

 

 

La jugabilidad es sencilla a la vez que intuitiva dado que, aunque es una aventura gráfica (como ya señalamos unos párrafos más arriba), la resolución de los puzzles que nos encontraremos en nuestra tarea de rescatar a nuestra familia no presentan muchos problemas, ya que no puedes cambiar de pantalla hasta haber resuelto el desafío existente en la misma, por lo que sólo tenemos que interactuar con todo lo que sea posible y conseguir que la unión de esos objetos den lugar a una solución que nos abra paso en la aventura. Además, por si fuese poco, tenemos una opción de ayuda en el menú de pausa que nos muestra el objeto o interacción que necesitamos para seguir avanzando. Las habilidades de Bulb Boy, por llamarlas de algún modo, le dan un punto positivo a la forma en que afrontamos ciertos peligros, aunque sigue siendo lineal, sencillo e intuitivo.

 

Picardía en forma de bombilla

Si tenemos que señalar el punto más positivo de Bulb Boy sería, sin lugar a dudas, su estética ‘cuqui’ y gráficos, acompañado de buena manera por un sonido envolvente que nos hace imbuirnos totalmente en el juego (de ahí que demos algún que otro salto de la silla). Aunque debido a la historia y la “forma” de nuestro protagonista el ambiente es oscuro y tétrico, el uso de la iluminación y los detalles son motivos de elogio. Es por ello que, si prestamos atención a lo largo del juego, nos encontraremos con algunos easter eggs muy bien currados y que seguro nos sacan alguna risa pícara. Además, el toque bizarro de los monstruos a los que nos enfrentamos y la música que le acompaña, hacen que vivamos algunos momentos de verdadera tensión.

 

 

Sin embargo, si de algo peca este juego tan divertido como terrorífico, es de su duración. Ya su jugabilidad lineal e intuitiva hacía que fuese más limitado en lo que a exploración se refiere, pero si a ello le unimos una duración de entre 1 y 2 horas literales, el juego puede hacernos pensar en si merece la pena probarlo (a lo que ya de antemano os decimos que sí). Es bien sabido que existen juegos cortos que son verdaderas obras maestras, al igual que existen juegos de horas y horas pero que no aportan nada más que repetir lo mismo una y otra vez, pero en el caso que nos incumbe se nos puede quedar bastante corto. Además, su nula rejugabilidad es otro punto en contra, pues no existen coleccionables ni ningún aliciente para volver a jugarlo más allá de repetir los mismos niveles.

 

Bulb Boy: Héroe, pero no mucho

Bulb Boy es una experiencia que se inspira en clásicos de las aventuras gráficas de los años 80 como Machinarium y Gobliiins, la cual tiene una historia divertida, picardía y algún que otro susto que consigue envolvernos de principio a fin en él. Además, si pensamos que fue creado por tan solo dos personas, el logro es aún mayor. Sin embargo, eso no quita que su duración y su nula rejugabilidad, sobre todo, pueda echar para atrás a más de uno, cosa que desaconsejamos. Es corto, sí, pero que eso no te limite la oportunidad de disfrutar de este genuino indie.

 

Análisis - Bulb Boy (Nintendo Switch). Una bombilla que no ilumina durante mucho tiempo
Bulb Boy es una experiencia muy corta e intuitiva, aunque también divertida, original y bella. Que su duración no te impida darle una oportunidad.
Historia60%
Jugabilidad60%
Gráficos65%
Sonido65%
Duración45%
Pros.
  • Sentido del humor muy característico y bueno, incluidos sus easter eggs.
  • Su estética 'cuqui' a la vez que bizarra.
  • La música acompaña a la perfección el ambiente aterrador en el que nos encontramos.
Contras.
  • Dura apenas 2 horas.
  • Aventura gráfica muy lineal, sencilla e intuitiva.
  • No tiene ningún tipo de rejugabilidad más allá de repetir los mismos niveles.
60%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
99%

Hacer Comentario