Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En este mundo tan enmarañado y complejo escasean los absolutos. Cosas inseparables, como el mar y la playa, el pan y el tomate o la saga Mario & Luigi y las portátiles de Nintendo. Y es que AlphaDream lleva exprimiendo esta saga desde 2003 con una productividad envidiable. Esta semana llega a Nintendo 3DS la sexta entrega (y la tercera de la consola). Eso sí, si bien todos los juegos fueron bien recibidos por la crítica y público, empezaban a mostrar signos de desgaste, más evidentes en el último, Mario & Luigi: Paper Jam (2015), quizás el título menos inspirado de todos a pesar de su crossover con Paper Mario. Pareciera que lo último que necesita la serie en este punto un remaster, pero irónicamente, Mario & Luigi: Superstar Saga + Secuaces de Bowser es el mejor rejuvenecedor posible.

 

Hay dos razones de esto, tan grandes como los dos juegos que reseñamos aquí. Por un lado, Superstar Saga es un remake de la primera entrega de GBA, que pule gráficos y control pero deja el resto intacto, es decir, un roleo clásico pero con muchas ideas propias, sencillo pero variado, y con unos diálogos en estado de gracia. Por otro, Secuaces de Bowser es una historia paralela a la original, pero que introduce una mecánica completamente nueva, basada en la estrategia. Más corto y limitado que la aventura principal, pero más largo y profundo de lo que pudiera parecer a simple vista. No es un minijuego de propina, sino un juego hecho y derecho que podría haber encontrado su hueco a precio reducido en la eShop.

 

Este pack forma un cartucho sencillamente irresistible, tanto a los que jugaran en su día al juego original, a los que se hayan enganchado en alguna de sus secuelas, o a los que jamás se hayan acercado a esta serie. Vamos a pasar ahora a desgranar las bondades de ambos juegos por separado, empezando, claro, por el fundamental e inmortal Superstar Saga.

 

Mario & Luigi: Superstar Saga + Secuaces de Bowser – Tráiler de lanzamiento (Nintendo 3DS)

 

Superstar Saga – La mejor aventura, entre judías

Elegir un Mario & Luigi de las estanterías no es una decisión de riesgo: todas las entregas han mantenido intactos una serie de principios jugables, siempre fieles al JRPG por turnos tradicional, y con elementos inspirados en Mario RPG de SNES y Paper Mario. No inventa las ruedas del rol, pero las hace girar a un ritmo propio que ya es inconfundible. Todo el que haya jugado a alguna entrega recordará los combates por turnos llenos de secuencias interactivos o la exploración por el mapa mediante movimientos coordinados de Mario y Luigi, con saltos y martillos. Cada entrega mantiene este esquema con variaciones muy ligeras, destinando el motor de innovación a la historia y la ambientación: los viajes en el tiempo en el segundo, el co-protagonismo de Bowser en el tercero, los mundos oníricos de Luigi en el cuarto y los elementos de papel en el quinto. Superstar Saga no tiene una peculiaridad que permita definirlo con tanta concisión, algo excusable al ser el primero que mezcló todas estas ideas.

 

Y sin embargo, la nostalgia no nos engaña: Superstar Saga es, fácilmente, la entrega más redonda de todas. Tengo varias teorías acerca de por qué esta sigue siendo nuestra aventura favorita de Mario & Luigi, aunque aclaro antes que esto tiene un punto de subjetividad. En una saga tan continuista, con juegos tan parejos en cuanto a estructura, jugabilidad y dificultad, ninguno destaca sobre otro de forma evidente; sus factores de diferenciación recaen sobre todo en la historia, y de nuevo, todas siguen un esquema parecido. Por eso el primero que juegues te puede parecer el mejor, ya que en el siguiente repites mecánicas que ya dominas y su humor ya no te sorprende tanto. Dividir la acción en dos pantallas, las partes de scroll lateral, las batallas de titanes o los potenciadores en forma de cartas fueron las ideas de sus secuelas para ofrecer alguna forma nueva que jugar, y el que no las echemos mucho de menos habla muy bien de Superstar Saga.

 

Mario & Luigi Superstar Saga + Bowser

 

 

La máxima de “menos es más” se aplica en este juego. Con menos opciones y mecánicas que sus secuelas, encuentra mejor el equilibrio entre dar variedad al jugador sin extasiarlo. Bien porque algunos eran poco más que distracciones visuales con poco jugo, como las batallas de titanes o cartoñecos, bien porque recargaban las posibilidades estratégicas para una dificultad que no lo requería, como las cartas de Paper Jam, no todos los elementos de las anteriores entregas cuajaban del todo. Aquí la mezcla entre combates, exploración y puzles funciona a la perfección. Ayuda que el ritmo del juego sea endiablado: no pasarás en una misma localización más de veinte o treinta minutos, la progresión de nuevas habilidades es constante y aunque los jefes finales son sencillos salen de debajo de las piedras. Es también considerablemente más corto, lo que ayuda a evitar el tedio, sin que por ello sea “corto” como tal: sus 20 horas no te las quita nadie, sin que ninguna se sienta de relleno.

 

Pero si algo de verdad enciende los Mario & Luigi son sus guiones. El humor con situaciones disparatadas en laaaargas secuencias de diálogo es una constante, y Superstar Saga se beneficia de su ambientación en el Reino Judía. La saga Mario no se caracteriza precisamente por una mitología profunda y coherente, pero cambiar el Reino Champiñón, con los mismos castillos y Toads que hemos visto decenas de veces, por una nueva localización y personajes es muy refrescante y distingue a Superstar Saga no solo entre los Mario RPGs, sino de la franquicia en general. El Reino Judía merece una segunda visita… y el juego nos la da, de la mano de un valiente Goomba.

 

Mario & Luigi Superstar Saga + Bowser

 

 

Secuaces de Bowser – La revolución de los esbirros

El juego es idéntico al original, y las únicas novedades son pequeños reajustes de la jugabilidad y el diseño para acercarlos a las entregas de 3DS: algunos enemigos lucen distintos, la pantalla táctil aloja atajos para las acciones y el minimapa, y ahora permite guardar en cualquier momento desde el menú. A muchos les bastaría con esto, y justificaría por sí solo el cartucho (mejor a precio reducido…), tanto para los que lo jugaron en su día y quieran experimentar un chute de nostalgia como para los que lo caten por primera vez. Afortunadamente, AlphaDream ha desarrollado esta aventura paralela, que extiende de forma considerable la duración del título e introduce novedades jugables muy agraciadas.

 

Esta vez, los protagonistas son los esbirros de Bowser (Goomba, Koopa, Boo…) quienes, desperdigados por todo el Reino Judía, se embarcan en la misión de rescatar a su amo Bowser y el resto de esbirros, bajo influencia de la Bruja Jijí. Aunque nunca llegas a controlar directamente a ninguno, ya que se trata de un juego de estrategia en el que las batallas se desarrollan automáticamente en tiempo real. Nosotros elegimos la formación de ocho esbirros que se enfrentará a los enemigos. Los hay de tres tipos: infantería, aviación y artillería, relacionados en un triángulo de poder. Tendremos que decidir qué tipo de unidades serán más ventajosas para formar una cuadrilla equilibrada, aunque otros factores entran en juego: un Shy Guy es especialmente efectivo contra un Lakitu, por ejemplo. Formar una tropa efectiva no siempre es tarea fácil, ya que nos enfrentaremos a combinaciones de enemigos de todo tipo, y pronto se torna imprescindible diseñar una específica para cada batalla (aunque sea mediante el ensayo y error) en vez de arramplar siempre con la misma.

 

Esto no quiere decir que durante los encuentros te quedes de espectador, pues ejerciendo de capitán podremos dar órdenes durante la batalla que pueden ser decisivas, aunque para darlas gastamos unos puntos muy limitados: subir la moral de la tropa, frustrar los ataques especiales o conseguir bonus aleatorios (subir ataque, aumentar la experiencia de la batalla, dañar a los enemigos…). Así mismo, a semejanza de las peleas en el juego, cuando un esbirro haga un ataque especial (automático) tendremos que estar atentos para pulsar A en el momento oportuno para causar más daño.

 

Todo esto es explicado en el primer mundo del juego, que funciona como tutorial y que introduce todos estos factores de forma muy lenta, hasta que casi sin darte cuenta estás organizando tus tropas, potenciándolas con objetos y mordiéndote las uñas durante las batallas. La curva de dificultad pega un subidón muy brusco que te puede pillar desprevenido. Como intentes llevarlo “al momento”, sin repetir misiones para subir el nivel a tus tropas, lo vas a pasar muy mal en algunas misiones, aunque no recomendamos que te pases farmeando si no quieres arruinarte el reto. Si eres capaz de pillarle el punto, vas a disfrutar muchísimo, pues a pesar de sus limitadas opciones, todas están muy bien ajustadas. Dos o tres unidades bien colocadas pueden marcar la diferencia entre la derrota y una victoria ajustada. Es un nivel de reto / satisfacción que sorprende de un Mario & Luigi, juegos generalmente muy tranquilitos.

 

Mario & Luigi Superstar Saga + Bowser

 

Y eso ni siquiera es lo mejor del juego. La palma se la lleva, de nuevo, la historia. En paralelo a la aventura de los hermanos, Secuaces de Bowser no interfiere en la trama principal, pero visita muchos de los eventos y lugares desde una perspectiva distinta, con la participación, aunque sea a modo de cameo, de casi todos sus personajes. Lo que parece un detalle sin más se convierte en toda una experiencia de fan-service para el que haya jugado al original, atípica en los juegos de Nintendo. Ver aunque solo fuese un poquito más de este mundo, o leer nuevas líneas de diálogo de estos personajes olvidados por Nintendo fue todo un viaje nostálgico que me pilló desprevenido. Aunque el protagonismo absoluto se lo llevan los propios esbirros, con el Capitán Goomba como protagonista. Son raros como perros verdes (normalmente el humor gira sobre lo tonticos que son), pero acabarás encariñándote con ellos y con su lucha por reclamar su poder y sus derechos frente al desprecio que sufren por sus capitanes, los Koopalings. No sé si Nintendo tenía intención de hacer una apología a la lucha de clases o les salió sin querer (probablemente lo segundo), pero es todo un aliciente de un modo que además es bastante largo.

 

 

 

Mario & Luigi Superstar Saga + Secuaces de Bowser – Un pack irresistible… aunque sea en 2D

No voy a intentar ocultar mi entusiasmo frente a este juego. El Superstar Saga original es uno de mis juegos favoritos, y reencontrarme con él ha supuesto toda una experiencia. Es básicamente el mismo juego, con un lavado de cara que ni es rompedor ni falta que hacía, y algunos refinamientos de la jugabilidad. Por otro lado, Secuaces de Bowser se revela como una grata sorpresa, gracias a su jugabilidad atípica y sólida y su divertidísima historia. Su única pega (inexplicable) es la ausencia de efecto 3D en ambos juegos, aunque al menos lo compensa con un rendimiento en cuanto a fps mucho más fluido que sus predecesores en 3DS. Más allá de eso, es totalmente recomendable, con especial interés en los veteranos de la saga, que quizás sintieron un bajón tras Paper Jam. Redescubriendo su entrega más equilibrada y, posiblemente, mejor escrita, recordamos cuán divertidos pueden llegar a ser estos juegos, a la vez que su generoso modo extra introduce la mayor evolución jugable de la saga, que esperemos que marque el futuro de la saga.

 

 

Este análisis ha sido realizado con un código de descarga cedido por Nintendo España.

 

Análisis - Mario & Luigi Superstar Saga + Secuaces de Bowser. Judías al dente
Hay un fuerte factor nostálgico en Superstar Saga, pero el de GBA no se convirtió en juego de culto por nada. Puede que sea el Mario & Luigi más divertido, y compensa la falta de novedades con Secuaces de Bowser, un modo aparte con mucho recorrido.
JUGABILIDAD85%
HISTORIA90%
GRÁFICOS75%
SONIDO80%
DURACIÓN85%
PROS
  • Posiblemente, la mejor aventura de Mario & Luigi, la que mejor equilibra roleo, exploración, puzles.
  • El modo Secuades de Bowser es largo y desafiante, y aporta mucha variedad al cartucho.
  • El guion de ambos juegos está plagado de humor e ingenio, y la ambientación en el Reino Judía lo diferencia de otros juegos.
CONTRAS
  • No hay efecto 3D en ningún momento. Los otros Mario & Luigi de 3DS sí tenían, aunque eran menos fluidos.
  • La aventura principal no tiene ningún cambio sustancial respecto al juego de GBA (aunque sería raro si lo tuviese, ¿no?
  • Que carezcas del factor nostalgia. Qué se le va a hacer.
85%Nota Final

Una Respuesta

Hacer Comentario