Análisis – Gear.Club Unlimited. Dignísimo exponente del género en Nintendo Switch

Nintendo lleva muchos años explotando un factor diferenciador que, generalmente, le ha ido muy bien. Sin nada que frene el impulso de Switch, comparable al de Wii, no hay razones para alarmarse porque la compañía apueste más por la innovación formal y menos por la potencia bruta, y que sus franquicias propias sigan siendo sus mayores estandartes de su consola… aun perdiendo por el camino varias de las tendencias imperantes de la competencia.

Uno de estos sacrificios es el género de la conducción realista, sean simuladores o arcade. Salvo honrosas excepciones, fue un género que se prodigó muy poco en las consolas de Nintendo recientes, incapaces de estar a la altura de las altas exigencias técnicas, que proponía propuestas cada vez más realistas/espectaculares. El equipo francés Eden Games (Test Drive, V-Rally) ha aprovechado este hueco, y jugosa oportunidad de mercado, y presenta la versión para Nintendo Switch de Gear.Club, un juego de referencia de conducción para dispositivos móviles, la cual será exclusiva en consolas para la híbrida de Nintendo.

 

Accesibilidad y posibilidades para todo tipo de conductor

Gear.Club Unlimited se presenta como una versión Premium del juego de móviles. Por el precio fijo del cartucho (44,95 euros) se nos da acceso a todo el contenido del juego, sin micropagos, y con al menos tres ampliaciones futuras totalmente gratuitas. Aunque nos dijeron que se hizo de cero para la consola, el juego luce idéntico al de móviles en cuanto a diseño. La interfaz, la disposición de menú, la lista de misiones, los efectos visuales (la pequeña animación cuando subes de nivel), los monigotes que te guían por el juego… todo el juego tiene un regustillo inequívocamente smartphone en su puesta en escena, pero que, salvando algún detalle más puntilloso (el modo de personalización del taller, heredado de los builders, no funciona tan bien con joystick como lo haría en una pantalla táctil), no es algo negativo. Admito que, un vez superé mis prejuicios por venir de un juego de móvil (uno de mis defectos), tuve que rendirme ante la sencillez y claridad visual que tienen todos los menús y mapas.

 

 

Tanto los usuarios de móviles como los de Nintendo somos, en un gran porcentaje, jugadores sin experiencia en juegos de conducción más allá de los arcade o cartoon como Mario Kart, y Gear.Club acierta con una presentación muy amable, que te lleva muy de la mano durante los primeros pasos, introduciéndote poco a poco a los distintos modos de juego, y a coches y opciones de personalización cada vez más avanzadas. Se sitúa en una posición intermedia entre el simulador y el arcade, y aunque se queda parco en opciones comparado con otros grandes del género (que ni hace falta mencionar), se da profundidad suficiente para que el jugador más experimentado e interesado en la conducción tenga margen para experimentar, pero procurando siempre seguir una curva de aprendizaje que no intimide a nadie. De nuevo, un aspecto heredado del tipo de juego móvil, desbloquear nuevos eventos, pruebas y piezas con el tiempo, dinero ficticio y puntos de experiencia (donde entrarían en juego las microtransacciones), pero que se adapta de forma intuitiva al juego en consola.

 

Aunque el juego se jacta de tener 400 carreras en 200 circuitos, muchas de ellas repiten trazados y localizaciones, algunas las harás en menos de un minuto. Todas ellas escenarios naturales: rutas de montaña, de playa, atravesando pueblos mediterráneos o desiertos, aunque de trazados absurdos (carreteras circulares que no llevan a ninguna parte, y rompen un poco la ilusión de realismo, sobre todo si eres tan tiquismiquis como yo). Estas pruebas (que pueden ser carrera o contrarreloj, en asfalto o Rally) se agrupan en decenas de campeonatos repartidos alrededor del mapa, y según ganes medallas (y dinero) accederás a nuevas zonas del mapa y concesionarios donde comprar coches de mayor categoría para competir en nuevas copas. Este modo campaña, para un solo jugador, te llevará muchas horas completar, aunque con la trampa de que muchos de los circuitos se repiten entre sí.

 

 

Lo más interesante es el taller, o Performance Shop (porque el juego está traducido a medias), donde puedes modificar tus coches en siete formas diferentes (carrocería, mecánica, neumáticos, estética…). Tampoco es que las opciones de personalización sean inmensas, pero sí hay bastante como para mantenerte entretenido bastante rato, sobre todo si quieres conseguir dinero suficiente para mejorar todos tus coches, y dejar algo para comprarte un sofá y una máquina de café (totalmente circunstancial; de nuevo un elemento heredado del mundo móvil, pero que tiene su gracia). En total hay 32 coches reales de las marcas más importantes (Mercedes, BMW, Chevrolet…), una cifra bastante pequeña, aunque la misma estructura del juego te anima a elegir solo unos pocos y mejorarlos, y no pasar brevemente por todos ellos.

 

Carreteras bonitas, pero con baches

¿Pero cómo se siente el juego una ya con el volante en la mano? Pues, bien… ¿creo? Admito que no estoy familiarizado con los juegos de conducción en los que no sale Yoshi, pero la misma accesibilidad que el juego pone en la interfaz y la “mecánica” se aplica también a la conducción. En cualquier momento, desde el menú de pausa, puedes activar o desactivar asistentes de conducción en frenado y derrape, si quieres manejar la caja de cambios o dejarla automática, activar el giroscopio o incluso rebobinar 30 segundos por si te la pegas (función que no está disponible en el multijugador ni la liga online). Tampoco hace falta tener un diplomado en ingeniería para notar las diferencias que una buena suspensión o chasis afectan a la aceleración y la dirección, y en este sentido el juego cumple con su papel de medio-simulador, lo que de verdad anima a echar un rato en el taller, imprescindible si quieres mejorar tus tiempos y conseguir las tres estrellas en todos los eventos, progresivamente más difíciles. Como parte negativa, la física de colisiones es bastante tosca, no tiene sistema de daños (no daría buena imagen a las marcas) y no se puede mapear botones.

 

 

Una de las grandes novedades de esta versión para consolas es el multijugador local a pantalla partida para cuatro jugadores, que viene con todos los coches y circuitos desbloqueados, y permite jugar con un solo Joy Con, ideal para el modo sobremesa a dos jugadores. Los 1080p de resolución no se ven afectados por ello, aunque baja a 720p en modo portátil, se mantiene a 30 fps (con algunos tirones). Ciertamente, el juego no es un portento gráfico, sobre todo comparado con lo que pueden hacer las consolas de las 4kcompetencia, pero los coches están muy bien diseñados y puedes inspeccionarlos a gusto en el taller (el conductor es un maniquí inerte, eso sí), y aunque los escenarios son repetitivos, la sensación de velocidad está muy conseguida, hay efectos de luz chulos, y en general son paisajes bonitos de ver (aunque “muertos”, sin efectos climáticos y con fondos.jpg).

Eso sí, tened en cuenta que al juego le falta un hervor: hay detalles feúchos, como errores de traducción (Título de Pantalla, Ataque de Tiempo), desincronización de sonido y otros que podéis ver en las imágenes… pero también hay otros bugs más graves: cuelgues, pérdida de control del coche… En una ocasión hasta llegaron a desaparecer los rivales y la línea de meta, y me quedé encerrado en el circuito en un bucle infinito, un circuito de ida y vuelta de rotonda a rotonda. Esperemos que sean reparados con parches, algo que no dudamos porque la intención de Eden Games es mantener vivo el juego mucho tiempo: planea una serie DLCs gratuitos a lo largo del año, con nuevos eventos, coches, piezas, al menos una zona del mapa nueva (montañas nevadas)… y lo más ilusionante, multijugador online. El juego tiene un sistema de ligas muy completo y clasificación mundial de jugadores, pero basado en competir contra el crono, comparando resultados. Un modo de competir directamente contra jugadores de todo el mundo es, realmente, lo único que le faltaría a Gear.Club Unlimited para estar plenamente completo, ya que de por sí es un juego muy largo… y único en su género.

 

 

 

Conclusión – Gear.Club Unlimited, el juego que Switch necesitaba

Gear.Club Unlimited es, de momento, el único referente de conducción realista en el catálogo de Nintendo Switch, y cumple todos sus requerimientos con nota. No es casual que su espíritu de juego de móvil se adapte tan bien a la que es, al fin y al cabo, una tablet con ad-ons: accesible de inmediato para todo tipo de jugadores y perfecto para partidas cortas. Aunque la experiencia de 20 años de Eden Games con juegos de conducción se deja notar: tiene muchas de opciones de personalización de coches y una jugabilidad sensible a esos cambios, que hacen que sea también estimulante para jugadores más experimentados. Con decenas de eventos y la promesa de DLCs gratuitos, es también muy duradero. Salvando limitaciones técnias de difícil solución (empezando por la ausencia de gatillos analógicos de la consola), su mayor mancha es una molesta serie de bugs, que esperemos se limen en el futuro. La consola del momento ya cuenta con un exponente dignísimo del género, y ningún fan debería pasarlo por alto.

 

Gear Club Unlimited Switch

Análisis realizado gracias a un código de descarga cedido por Meridiem Games

Muy directo y accesible para el jugador casual, pero con bastante profundidad en su vertiente simulación. No es rival para los grandes del género, pero se ve y se juega razonablemente bien, y es muy completo. Switch necesitaba un juego así.
Nota de lectores2 Votos
74
PROS
Muchas opciones de personalización del coche, que se notan en la jugabilidad.
Muy accesible: interfaz clara y visual, partidas cortas y con multi local.
Sin microtransacciones, y futuros DLCs gratuitos.
CONTRAS
Tiene bastantes bugs, algunos anecdóticos, pero otros rompen la jugabilidad y reinician el juego.
La ausencia (de momento) de multijugador online "en tiempo real".
Los circuitos se repiten más que el ajo, y hay detalles gráficos feos.
75
Más artículos
Animal Crossing
Famitsu publica la lista de juegos y de consolas con más ventas en Japón (27/07/20 – 02/08/20)