Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Contenido adicional a parte, The Legend of Zelda: Breath of the Wild viene de serie con 120 santuarios, cada uno de ellos con un amable monje Sheikah momificado en su interior que nos otorgará un Símbolo de Valía. A sumar a eso, también tenemos las cuatro Bestias Divinas, que quizás sería “lo más parecido” (así, entre comillas) a las mazmorras vistas en anteriores videjuegos de la serie. Quizás este sea el punto que un fan de la saga podría reprocharle a un magnífico título, el mejor de 2017 para muchos, que desde hace años venía advirtiendo que rompería con los pilares más conocidos, llegando a sorprender a todo aquel que hubiera jugado previamente a un Zelda. Y vaya si lo hizo.

 

No cabe duda que la base de la experiencia deThe Legend of Zelda: Breath of the Wild es precisamente ese mundo masivo salpicado de santuarios por todos los rincones. La cuestión es… ¿qué habría ocurrido de haber recurrido a las tradicionales mazmorras? Hidemaro Fujibayashi, director del título, relató en el reciente Nintendo Power Podcast cómo llegaron a la conclusión de que necesitaban cambiar la fórmula mazmorra por la del santuario, llegando finalmente al nacimiento de las Bestias Divinas.

 

“Hidemaro Fujibayashi: En pasados juegos de Zelda, una mazmorra era muy, pero que muy larga, y debido a que este juego contaba con un mundo verdaderamente grande para explorar, y una de los temas que queríamos tener era el de buscar cosas, pensamos en cuál era el promedio de encontrar santuarios mientras los jugadores iban viajando por el mundo. Y una vez lo calculamos, llegamos a la conclusión de unos 100 santuarios o más. Y en cuanto a su tamaño, pensamos en hacer mazmorras largas y grandes, pero eso habría llevado demasiado tiempo, y los jugadores también habrían dedicado mucho de su tiempo en estas mazmorras, así que pensamos en la opción del un santuario de 10 minutos. Determinamos que esa era una buena duración.

Cuando consideramos que cada santuario llevaría aproximadamente unos 10 minutos, pensamos que para un título de Zelda esto no sería suficiente, que no se tendría esa sensación de encontrar una mazmorra en el juego, así que pensamos en que podríamos incorporar una gran mazmorra y así fue como llegamos a las Bestias Divinas. Y así, cuando pensábamos en las Bestias d Divinas, las ideamos como algo que se podría ver en la lejanía, quizás con una forma humanoide, pero debido a que los elegidos controlaban a las Bestias Divinas, pensamos en que sería interesante que las Bestias Divinas en sí mismas fuesen una mazmorra. Y así se cumplió el requisito de una mazmorra en movimiento que se vería desde la lejanía. Así es como se nos ocurrió la idea de las Bestias Divinas.”

 

A decir verdad, y no sé si a vosotros os sucedería lo mismo, las Bestias Divinas no me ofrecieron la misma sensación que una mazmorra, por lo que, en ese sentido, sí que eché en falta el espíritu de la serie, algo que, por otro lado, no hace que este capítulo deje de ser un excelente videojuego por sí mismo. No habría estado de más haberle dedicado una parte a los fans, un rinconcito en Hyrule para satisfacer esta necesidad a base de una mazmorra épica, como solo Nintendo sabe hacer. Quizás tengamos que esperar al próximo The Legend of Zelda, título para el que se prometen aún más sorpresas.

 

Fuente

3 Respuestas

  1. Trekker87
    Trekker87

    A ver, en parte tienen razón, ya que al ser un mundo tan extenso sí que es verdad que encontrarte un santuario de 10 min está bien, pero como dices, a mí las Bestias Divinas no me supieron a mazmorra, algo que he echado en falta. Llegan a poner mazmorras, que es algo mítico en la serie y para mí se hubiese llevado el 10. Espero que para el próximo título vuelvan las mazmorras.

  2. Desgra
    Desgra

    Creo que todos pensamos igual. Si las bestias divinas hubieran sido mazmorras clásicas, con un diseño diferente para cada una como con los Zelda “clásicos” ya habría sido el juego totalmente redondo en mi opinión.

Hacer Comentario