Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Nintendo Switch se está revelando como la consola portátil ideal para disfrutar en compañía, en parte gracias a su misma estructura, que permite desacoplar dos mandos, además de conectar varios más con facilidad, y en parte gracias a que su cada vez más extenso catálogo recoge diversos títulos de calidad donde varios jugadores tienen oportunidad de participar de manera independiente, haciéndose frente unos contra otros o incluso cooperando activamente para poder avanzar en la partida. Dentro de esta última opción cooperativa no son pocas las opciones que hay de los más variados géneros, ya sea de puzles como en Death Squared, o de acción pura como en Neon Chrome, entre otros muchos; pero sin duda se echaba en falta una aportación más cercana al RPG de acción, y de qué mejor mano podría venir que de Frozenbyte con Nine Parchments.

 

 

Probablemente a muchos os suene esta compañía independiente finlandesa que desde 2001 está creando títulos de gran calidad con especial énfasis en mostrar un cuidado acabado visual y en ofrecer experiencias de juego de lo más atractivas. En Wii U tuvimos oportunidad de probar los dos primeros títulos de su conocida trilogía Trine, una saga de fantasía y juego cooperativo que destacó también por ser de los pocos títulos de dicha consola en hacer uso del chat online durante las partidas, y en la consola híbrida comenzaron por lanzar su más que original Has-Been Heroes, para ahora traernos el atractivo RPG de acción para cuatro que ahora nos ocupa y que nos lleva a la búsqueda de nueve importantes pergaminos mágicos. ¿Preparados para comenzar esta importante misión? ¿Merece la pena emprender esta odisea? Sólo continuando la lectura de este análisis podéis saberlo. ¡Adelante!

 

Nine Parchments – Trailer (Nintendo Switch)

 

En busca del pergamino perdido

Una serie de pergaminos mágicos que contienen potentes hechizos han desaparecido, y un grupo de aprendices de magos es la opción (aparentemente) más adecuada para partir en su búsqueda y captura, de modo que prepara tu mejor túnica y báculo que salimos de viaje. Así pues, toca recorrerse los recovecos de un colorido mundo de magia inspirado en el universo de la mencionada saga Trine, con playas, bosques, desiertos, oscuras cavernas, tundras heladas entre otros imaginativos entornos, mientras nos ocupamos de eliminar a todas las fieras salvajes con poderes elementales que persisten en bloquearnos el paso. Para salir airosos tenemos que echar mano de nuestros poderosos hechizos, también basados en poderes elementales como el fuego, el hielo o el rayo, partiendo de la sencilla mecánica de que unas fuerzas se contrarrestan frente a otras, de modo que frente a un monstruo de hielo hay que echar mano de la bola de fuego para dañarlo, en tanto es invulnerable a nuestro rayo de hielo, por poner un ejemplo.

 

 

Nine Parchments se estructura como una serie de niveles asentados en varias zonas temáticas, contando con un jefe guardián de uno de los pergaminos al final de cada una de las mismas, cada tres o cuatro fases normales. Cada nivel sigue un recorrido centrado en seguir un camino con más o menos vueltas, pero sin opción de escoger entre rutas alternativas, quizás es algo que se puede justificar en el hecho de que vamos detrás de unos pergaminos desaparecidos y no haciendo exploración del mundo que nos rodea, aunque no obstante se echa en falta un poco más de libertad, aparte de tener que andar ojo avizor para encontrar unas cinco plumas mágicas que se hayan desperdigadas en cada uno de los niveles. Un punto positivo en cambio es que como magos vamos creciendo conforme encontramos un nuevo pergamino, ya que cada uno de ellos nos aporta un hechizo extra, a escoger de entre tres en cada ocasión de un total de 40 diferentes, lo que nos permite evolucionar con un repertorio más potente y variado conforme vamos avanzando en la aventura.

 

 

Un mundo de magia y fantasía

 

Uno de los apartados más destacable de este título es el visual, y es que gráficamente Nine Parchments es un juego que sorprende con unos gráficos coloridos y llenos de detalles, lo que nos hace recrearnos de gusto mientras avanzamos por diversos territorios. Un pequeño detalle es el de que la cámara está un poco alejada, algo comprensible en parte por el hecho de que es un juego pensado para el multijugador, dando una cierta libertad de desplazamiento y ubicación como equipo, para no tener que apretujarnos unos con otros mientras peleamos contra hordas de enemigos, lo que nos puede evitar más de una emboscada, no obstante, no hubiera estado de más dar la opción de ajustar la cámara a más o menos distancia, sobre todo cuando jugamos en solitario, y para evitar alguna caída imprevista en los accidentes del terreno que pasan más desapercibidos. Otro detalle menos excusable es el del tamaño de letra algo diminuto, y aunque es un hecho generalizado en muchos juegos desde que se implantó el HD no deja de ser una molestia, especialmente cuando jugamos en la pantalla de la tele a cierta distancia, cuando tratamos de ver las características de los objetos y magias o los nombres de las zonas.

 

 

En cuanto al apartado músical, encontramos melodías muy correctas que acompañan de maravilla a la acción y al universo mágico que nos rodea, no son muy pegadizas, pero son acertadas a lo que sucede en cada momento de la partida. Destacan las voces que acompañan las escenas cinemáticas, todas ellas en inglés, y en determinados puntos de algunos niveles, centradas en contarnos cómo avanza la trama o en avisarnos de algún peligro que se avecina, en el caso del narrador, o en aportar algo de humor a la situación, en el del personaje que manejamos; en conjunto transmiten la encantadora sensación de sumergirnos en una película de animación interactiva, lo que le da un bonito detalle de profundidad a la experiencia de juego.

 

 

Aprendiz de mago pero letal

Los controles de este juego son fáciles de cogerles manejo, pero no tanto de dominarlos de manera experta, se basan en el esquema del doble joystick, con el izquierdo nos desplazamos y con el derecho escogemos la dirección en que lanzamos nuestros hechizos (con el ZR), con el A o el B saltamos, con el Y hacemos un teletransporte, imprescindible para escapar de más de un atolladero con los enemigos, con el X entramos en el menú desde el que elegir nuestro equipamiento (sombrero y báculo), con el ZL hacemos golpes físicos en forma de bastonazos, y con el L y R rotamos entre la selección de hechizos disponibles en cada momento (empezamos con tres y acabamos con nueve, como se puede intuir). El personaje se desplaza bien, quizás se echa en falta un poco más de velocidad al moverse, pero por lo demás responde de maravilla.

 

 

Como recomendación personal, sobre todo para quienes cuenten con manos grandes, es mucho más cómodo de jugar en el mando pro, ya que con los Joy-Con pegados a la consola se hace un poco incómodo tener que echar mano (o dedo) continuamente del segundo stick para escoger la dirección de disparo. Tanto los sortilegios como el teletransporte cuentan con una barra de energía que se recarga poco a poco después de usarlos, y de golpe tras acabar con un grupo completo de enemigos, es importante alternar entre ellos, tanto por razones estratégicas de fuerzas y debilidades como para no vernos vulnerables sin poder atacar con magia durante un rato.

 

 

Una aventura que se pasa volando

Uno de los pocos puntos negativos que se puede a Nine Parchments es su relativa baja duración, dado que seguimos una ruta fija sin opciones de exploración y que empezamos con tres de los nueve pergaminos ya en nuestro poder, salvo en los niveles donde nos atasquemos un poco más por los apuros que nos ocasionen los enemigos, y tras desbloquear todos los ocho personajes seleccionables, por todo ello tardaremos alrededor de unas seis a siete horas en superar la campaña, unas horas de mucha diversión eso sí. Por supuesto tenemos la opción de echar mano de los niveles de dificultad más elevados, donde nuestra vida no se recupera tras derrotar a cada oleada de monstruos o donde ni siquiera dispondremos de los sucesivos puntos de guardado dentro de cada fase, lo que sin duda contribuye a alargar el reto un poco más.

 

 

Sólo contamos con un modo de juego, la aventura principal, que podemos disfrutar en solitario o en multijugador, tanto en local como en online, esta última opción, la del multijugador en cualquiera de sus variantes, es donde verdaderamente el juego brilla, y no sólo por el aliciente de la ayuda extra a la hora de derrotar monstruos, sino porque algunos hechizos pueden combinarse con efectos reforzados, lo que le da un enfoque cooperativo de lo más interesante, especialmente cuando peleamos contra uno de los poderosos jefes guardianes. En cuanto al modo de un jugador, también está bien cuidado, no es tan divertido como el otro, pero igualmente lo pasas genial siguiendo con más atención las peripecias de los pobres aprendices de mago en su odisea.

 

 

Nine Parchments – Siete vidas tiene un gato y nueve los pergaminos de un mago

En conclusión, Frozenbyte vuelve a sorprender con un juego que promete mucha diversión de calidad, con una propuesta que es original en su enfoque cooperativo combinado con elementos de rol, ideal para disfrutar en compañía de amigos físicos o virtuales, y también en solitario por supuesto. Se echa en falta un poco más de duración y más opciones de exploración, de rutas alternativas por ejemplo, para terminar de perfilarse como un señor juegazo, pero en todo caso el listón lo pone bien alto y desde luego es casi un imprescindible para nuestra consola híbrida, especialmente para los más fans de los juegos estilo Diablo.

 

Análisis - Nine Parchments (Nintendo Switch). Colega, ¿dónde está mi pergamino?
Nine Parchments ofrece una experiencia de RPG de acción cooperativa que resulta adictiva, siguiendo la magia del universo de la saga Trine
Pros
  • Gráficos coloridos y detallados
  • Multijugador local y online cooperativo
  • Mecánicas cuidadas basadas en combinar diferentes tipos de hechizos
Contras
  • Desarrollo un tanto lineal, sin muchas opciones de exploración
  • Cámara un tanto alejada y letra diminuta
  • Falta un poco más de duración, deja con ganas de más
89%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
80%

Hacer Comentario