Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Una vez más, me encuentro frente al teclado, con mi leche con cacao a un lado, y Meet Ilia (The Legend of Zelda: Twilight Princess) de fondo para compartir con vosotros mi más reciente reflexión.

 

Todos los fans de Pokémon hemos soñado alguna vez con convertirnos en entrenadores como los de los juegos. Viajar por el mundo, encontrarse con estas extrañas criaturas, capturarlas y entrenarlas… Sería una forma especial de darle un toque emocionante a nuestra vida diaria, ¿no creéis? Pues ese deseo iba a convertirse en realidad con la llegada de Pokémon GO. En una colaboración inesperada entre Niantic y The Pokémon Company, la desarrolladora del juego Ingress iba a tomar todo lo que había aprendido con su título basado en geolocalización para crear una aplicación en la que nos convertiríamos en entrenadores Pokémon. Sin embargo, la emoción inicial que sentía ha cambiado, después de todos estos meses, a un “pasotismo” total hacia dicho juego. Y no puedo evitar preguntarme por qué.

 

 

¿Somos entrenadores de verdad?

Al principio, la premisa de Niantic parecía bastante sólida. Con nuestra aplicación activada, solo teníamos que caminar por nuestro mundo y, según donde estuviéramos, irían apareciendo Pokémon a nuestro paso que podíamos capturar. ¡Incluso lanzamos la Pokéball, pudiendo fallar si nuestra puntería es mala! Había Poképaradas en las que ocnseguir objetos, gimnasios en los que luchar… El lanzamiento de Pokémon GO supuso un gran estruendo: literalmente TODO el mundo jugaba al dicho juego. Incluso en programas de corazón hablaban de esto. Incluso en revistas como “HOLA” publicaban guías para jugar. Obviamente, la mayor parte de este público casual acabó abandonando su aventura después de unos meses, pero Pokémon GO sigue teniendo una gran legión de fans que lo disfrutan día a día. Sin embargo, aquí estoy yo, que me encanta Pokémon desde hace años, pero que Pokémon GO ya no me entretiene.

 

Pokémon GO Mewtwo Raid Incursión

 

Y es que, como presentación inicial, la aplicación estaba bien. Es decir, capturas Pokémon, los coleccionas, luchas en los gimnasios. A pesar de ello, después de año y medio desde su lanzamiento, no puedo evitar sentir que la aplicación no ha “evolucionado” (nótese el chiste ahí) de la misma forma que lo hacen los Pokémon. Han incluido Pokémon de generaciones posteriores, han añadido más objetos, han cambiado el sistema de los gimnasios y añadido combates grupales contra legendarios… Aun así, Pokémon GO no me ofrece esa “experiencia de entrenador” que parecía que iba a ofrecer. Porque, si se supone que somos entrenadores Pokémon, ¿por qué no puedo enfrentarme directamente a un rival? ¿Por qué no puedo intercambiar Pokémon con otras personas? ¿Por qué parece que ni siquiera los estoy “entrenando”? Niantic sigue prometiendo que los intercambios y los combates llegarán, pero lo único que veo es que hay más Pokémon disponibles, un sistema muy intrincado para conseguir Pokémon legendarios y nuevas funciones de RA y meteorología. Y ya está.

 

¿Un juego a medias?

Hablemos, por ejemplo, de los gimnasios, esos lugares en los que se suponía que lucharíamos contra otros entrenadores. Y en cierto modo, así es: te estás enfrentando a los Pokémon de otros jugadores, mejorados por estos… Pero al final del día, no estás luchando contra el jugador en sí, sino contra la IA (Inteligencia Artificial). Lo mismo ocurre en el caso contrario: cuando tú dejas un Pokémon para proteger un gimnasio, no eres tú el que está luchando contra los jugadores que vayan a arrebatarte el puesto, sino que es otra vez la IA la que hace todo el trabajo. Y digo yo: si al fin y al cabo estamos luchando contra la IA, ¿por qué no permitirnos, por ejemplo, luchar contra los Pokémon salvajes? Si me aparece un Pidgey por ducentésimo quincuagésima tercera vez y no quiero capturarlo porque me parece un desperdicio gastar una Pokéball en otro Pidgey, ¿por qué no puedo luchar contra el susodicho pajarito Pokémon con alguno de los míos y poder entrenarlos así?

También tenemos el caso de la aparición de los Pokémon. Sinceramente, no sé quién fue el genio que tuvo la brillante idea de que algunos Pokémon fueran “exclusivos” de ciertas regiones, o que según la zona aparecerán un tipo de criaturas u otras. Claro, eso da más realismo al título, pero ¿de qué sirve añadir esa variedad si no existe la posibilidad de intercambiarlos? Si yo tengo un Pokémon exclusivo de mi región y tengo un amigo en Japón con un monstruo que solo aparece allí, la naturaleza dicta que nos los intercambiemos. Pero esa ley lógica no funciona en Pokémon GO: o voy a Japón o me aguanto y me quedo sin ese monstruo (y lo mismo se puede decir de mi compañero nipón).

 

Pokémon GO actualización 0.6.9

 

¿Dónde está el fallo? Aunque suene cruel, creo que el fallo está en la propia Niantic y en su concepción del mundo Pokémon. La aplicación parece más bien diseñada simplemente para capturar Pokémon y coleccionarlos, con los combates como un añadido más. Parece que no se pararon a pensar en esa especie de “trifuerza” a lo Legend of Zelda que hace que la fórmula Pokémon sea tan popular: capturar, luchar e intercambiar. Si tomo Pokémon Ultraluna, yo puedo capturar Pokémon y entrenarlos, luchar tanto contra la IA como contra jugadores de todo el mundo e intercambiar monstruos con dichos jugadores. Eso es lo que ha permitido que la serie adquiriera la popularidad que tiene hoy en día. Y precisamente eso es lo que Niantic parece haber pasado por alto. No pido que se incluya el mismo sistema RPG complejo que los juegos principales, pero que al menos, en vez de centrarse en añadir más Pokémon porque sí, que se empeñen en añadir esas funciones que tanto pueden añadir a la jugabilidad. Aunque las comparaciones son odiosas, creo sinceramente que Maguss, un título actualmente en beta cerrada y con un Kickstarter mal planificado, ofrece mejores elementos que Pokémon GO (como, por ejemplo, poder luchar contra las criaturas que aparecen).

 

Las posibilidades de Pokémon GO

Como conclusión, no quiero que penséis que me cae mal Niantic o que quería ponerles a parir. Nada más lejos de la realidad. Si he escrito todo este artículo es precisamente porque reo que Pokémon GO tiene el potencial para ser algo grande y que dure durante mucho tiempo, pero no creo que lo logre si sigue el camino que está recorriendo hoy en día. Niantic tiene que trabajar más para añadir elementos que realmente supongan un cambio, que aporten variedad al juego, y que no parezca que la aplicación es solo un lanzabolas con la cara de Pikachu de por medio.

Ahora os toca a vosotros, que para algo esto se llama “Un Café Para Charlar” (aunque yo tome leche). ¿Pensáis que Pokémon GO va por el buen camino?

Una Respuesta

  1. Juanjo0103

    Totalmente de acuerdo contigo en la gran mayoría de puntos del artículo. Como jugador diario de Pokémon GO y amante de la franquicia, llega a ser monótono en ocasiones hasta durante eventos. Antes habría salido a capturar un Pokémon que aún no tuviese si apareciese en el radar. En cambio ahora, lo veo y según las ganas, el tiempo y la hora, salgo o no a por él.

    El juego tiene un gran potencial como dices, pero sí es cierto que o van más lentos de lo que deberían para acercarnos aún más la experiencia de entrenador de los juegos originales, o es que tienen muy poco personal para hacer frente a taaantas cosas que aún quedan por meter… El caso es que por una o por otra, el juego necesita YA una experiencia competitiva, de mejora de los gimnasios, intercambios y entrenadores reales entre sí (lista de amigos en el juego, combates vía bluetooth,… cosas así).

Hacer Comentario