Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Nintendo Switch se convirtió durante 2017 en un inesperado objeto de deseo, haciendo que la consola híbrida desapareciera de las estanterías, con la consiguiente frustración de aquellos que querían hacerse con ella a toda costa. Hemos escuchado innumerables historias de Japón, con colas literalmente kilométricas, pero no hay que irse tan lejos para encontrar lugares en los que hacerse con una Nintendo Switch era algo desesperante. Por suerte para aquellos que todavía no se han decidido a dar el paso (o podido), a principios del presente año la situación se normalizó. En una reciente entrevista, Tatsumi Kimishima ha relatado cómo vivieron toda esta situación.

 

El presidente de la Gran N se entrevistó un par de veces con el minorista nipón Diamond, dando lugar a tratar diversos temas, como la evolución de la incursión de la compañía en los móviles, o el tema que nos ocupa, la terrible falta de stock en las tiendas. El minorista comentó como infinidad de tiendas sin más remedio colgaban los carteles de “Sin stock” / “Vendido”, siendo un infierno comprarla en navidades. Kimishima cuenta como en abril de 2017 Nintendo esperaba vender 10 millones de Nintendo Switch, cifra que se ha dejado muy atrás. Tenían el precedente de Wii U y esperaban que vendiera bastante, pero no tanto. Con una sonrisa, Kimishima dijo que deberían haber producido más unidades, pero en aquella época 10 millones parecía un número increíble. Desde el lanzamiento de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, hasta Mario Kart 8 Deluxe, las ventas fueron impulsadas hasta tal punto que las tiendas no dieron abasto con el stock que recibían. De ahí que a los pocos meses Nintendo incrementara un 40% su previsión de ventas hasta los 14 millones.

 

Kimishima es consciente de que en Japón y Europa ha habido problemas para hacerse con Nintendo Switch. Pudieron aumentar la estructura de producción, fabricando más unidades y aumentando su línea de producción, además de solicitando a los proveedores de piezas que aumentaran su producción para proporcionarles lo que necesitaban, pues si no, no habrían podido crear más consolas. El mandamás de Nintendo dice que llegados a año nuevo, aún no se había resuelto al completo el problema de stock. En Japón ahora no se da tanto la situación de que un cliente tiene que esperar varios días para hacerse con la consola híbrida, si no la encuentran en una tienda, tendrán suerte en otra. No es que se haya solucionado los problemas de stock, pero sí mejorado. ¿Quizás porque estamos viviendo ahora mismo una época de lanzamientos durmiente? Tras el Xenoblade Chronicles 2, no ha sido lanzada novedad alguna que pudiera haber repercutido en un aumento de ventas de Nintendo Switch, y aún así, las cifras se mantienen en tierras niponas. 

 

Fuente

Hacer Comentario