Ayuda a NextN comprando en Amazon
Flinthook Switch

Análisis – Flinthook (Nintendo Switch) Engánchate a la intrépida vida pirata espacial

Uno de los géneros que más se ha popularizado de unos años a esta parte ha sido el de los Rogue-Like, ese estilo de juegos basados en la superación unida al riesgo de mandarlo todo por la borda en el momento de perder la partida y a la estructura de niveles generados de manera aleatoria, unido sobre todo a ese aspecto gráfico retro basado en grandes y coloridos píxeles que recuerdan mucho a la lejana época de los 16 bits. Algún ejemplo se ha dejado caer ya por la eShop de la consola híbrida, como es el caso de One More Dungeon, pero al tratarse de un género con unos conceptos que pueden dar tanto de sí, nunca está de más que surjan nuevas incorporaciones que disfrutar, como es el caso que nos ocupa, Flinthook.

 

Flinthook Switch

 

Tribute Games es el equipo independiente que anda detrás del desarrollo de este título, su más reciente proyecto tras participar en otros como Mercenary Kings, Curses ‘n Chaos, Wizorb o Ninja Senki entre otros, que tienen en común esa nostálgica estética propia de grandes clásicos de Super Nintendo. Pero algo especial se puede destacar de este título y es su curioso estilo de gráficos dibujados a mano, además de combinar elementos propios de historias de piratas con la emoción de las aventuras espaciales y una historia atrayente por su originalidad. Lo que queda por preguntar es, ¿esta obra en conjunto merece la pena? Echad un vistazo al siguiente análisis y tendréis la respuesta. ¡Al abordaje!

 

Érase un fantasma a un pirata pegado

En lel espacio profundo siembra el terror el temible Clan Cluster, unos fieros piratas que se están apropiando de todos los tesoros del universo, y entre ellos un pobre fantasma desamparado, para desesperación de su también fantasmal compañero. Y como eso de llevar una existencia incorpórea no da para hacer muchas venganzas, pues nada mejor que tomar un cuerpo humanoide y dedicarse a expoliar y destruir cada uno de los barcos del perverso clan. Esa es la historia de trasfondo que Flinthook tiene, curiosamente es relatada tan sólo en su intro y en su final, en tanto que en su transcurso no parece tener especial importancia, enganchando una fase tras otra tan sólo interrumpidas por ocasionales escenas mudas y algunas conversaciones para entretener sin profundizar más allá.

 

Flinthook Switch

 

Este juego se estructura en cinco zonas regidas por sendos jefes piratas del mencionado clan, que se dividen a su vez en una serie de aeronaves con aspecto de barcos, divididos en múltiples habitaciones interconectadas por escotillas. La estructura que cada barco presenta y los peligros que aguardan en cada habitáculo se genera de manera aleatoria cada vez que entramos, así como los tesoros que podemos encontrar tanto en cofres como escondidos en vasijas y cajas que podemos romper a tiro limpio. Al final de cada barco aguarda un pequeño jefe final y un último cofre con una especie de medalla o ficha, con la misma alimentamos a una criatura que llevamos con nosotros que actúa a modo de brújula para orientarnos a nuevos tesoros y al respectivo jefe pirata de la zona.

 

 

El encanto de los píxeles de antaño

Flinthook recrea a la perfección el estilo visual de muchos juegos clásicos de la época de los 16 bits, con coloridos sprites visibles, en este caso con encantador aspecto de ser dibujados a mano. Los escenarios recrean el interior de diferentes tipos de barcos y los enemigos representan diversos tipos de monstruos y criaturas alienígenas que tienen un aspecto de lo más simpático y llamativo, un poco al diseño cartoon que se puede ver en los más recientes juegos de Rayman. Destacan las animaciones de los personajes, especialmente las del protagonista, que incluso siendo un fantasma y lo pequeño de su sprite, transmite bastante bien las emociones que experimenta.

 

Flinthook Switch

 

En cuanto al apartado sonoro, son apreciables las nostálgicas melodías de estilo chiptune o retro, que transportan de inmediato a la infancia a aquellos que tuvimos la Snes como primera consola. Se echa en falta algunos efectos sonoros más allá de las explosiones y disparos, particularmente hubiera sido un detalle la inclusión de algunas voces para los cortos monólogos de los personajes con los que nos cruzamos y que regentan tiendas, no es que sea un aspecto especialmente importante pero hubiese estado bien como pequeño extra.

 

 

Un pirata de altos vuelos

Este título presenta unos controles bastante sencillos de aprender, básicamente el botón B para saltar, el Y para disparar esferas de plasma de corto alcance, el X para usar objetos secundarios, ZR para lanzar el ancla en cualquier dirección con la que propulsarnos por el aire al engancharla de los diversos aros que hay presentes en cada habitación que recorremos y ZL para usar durante unos segundos el Slow Motion, ideal cuando nos rodean los disparos enemigos y otros grandes peligros. La jugabilidad es estupenda en general, está pensada para que, con un poco de habilidad en el uso del ancla, casi ni pisemos el suelo a base de lanzarnos de un aro a otro y de triscar por las paredes arriba cual cabra montesa o Mega Man en la saga X, lo que le da un toque de agilidad impresionante; la única pequeña pega es que para apuntar con la pistola y con el ancla en cualquier dirección dentro de los 360º se usa el mismo stick izquierdo con que nos desplazamos en lugar de aprovechar el stick derecho, lo cual sería más cómodo para poder movernos y apuntar en diferentes direcciones al mismo tiempo, aunque es un detalle menor.

 

Flinthook Switch

 

Los controles por tanto responden bien en todo momento, pensado quizás para que en caso de perder toda la energía y de paso el avance conseguido, por aquello de ser un Rogue-Like, no podamos achacarlo más que a un fallo en los reflejos y no al juego en sí. Hay que decir que, aunque la generación de niveles es de manera procedural, los cambios dentro de una misma fase son más debidos al cambio en la ubicación de las habitaciones dentro del mapa que a las sorpresas que nos encontremos en cada una de ellas, no obstante, la variedad se mantiene lo suficiente como para que no se haga repetitivo en ningún momento.

 

 

La azarosa vida espacial

Flinthook se compone de dos modos de juego, la aventura principal estructurada en cinco regiones, cada una con su respectivo jefe pirata y alrededor de cuatro niveles de estructura aleatoria que superar entre la lista de aeronaves propuesta para asaltar, y el otro los desafíos que vamos desbloqueando, consistentes en versiones más complicadas de las fases normales. Con el dinero y los tesoros que vamos encontrando por los niveles podemos adquirir objetos secundarios, recuperar vida y obtener todo tipo de mejoras: para saltar más alto, moverse más rápido, contar con más tiempo de Slow Motion, disparar más lejos… estas mejoras adquiridas las podemos equipar a nuestro gusto dentro de los límites marcados por los slots de que disponemos, y contribuyen mucho a facilitar la tarea de superar fases y jefes finales. El avance sólo se mantiene si derrotamos al jefe final de cada zona, no así el progreso dentro de cada una, es decir, se pierden los sellos espaciales que obtenemos con cada nivel superado y con los que alimentamos a nuestra criatura brújula para que nos lleve hasta ellos.

 

Flinthook Switch

 

En suma, incluso si vamos a tiro hecho buscando al mini jefe de cada nivel, sin explorarlos por completo en busca de las reliquias coleccionables y de todos los tesoros ocultos, nada más que para ver el final de la historia, y teniendo en cuenta el factor Rogue-Like que nos llevará a repetir nuestros pasos más de una vez, tardaremos alrededor de unas doce a catorce horas de duración en superar la aventura principal. Por supuesto, si somos muy metódicos y perfeccionistas, con ganas de conseguir el 100% de secretos, tardaremos bastante más; a ese respecto, hubiese redondeado mucho la experiencia algún tipo de modo multijugador o de ranking online con que picarnos, alargando mucho más la vida de este por lo demás potente título.

 

 

Flinthook – Un fantasma anclado a un tesoro

En conclusión, tenemos una propuesta de juego de acción de lo más interesante, en la que priman la sencillez, los buenos reflejos y una jugabilidad adictiva, recupera la nostalgia de aquellos plataformas de la época de los 16 bits, tanto por su estética retro como por la comodidad de sentarse y disfrutar sin complicaciones. Los elementos Rogue-Like contribuyen a crear un reto interesante, que hace necesario tener mucha habilidad si no se quiere quedar atrapado en un bucle de repetición de fases, pero bien combinado con otros elementos de progresión a través de mejoras y exploración de diferentes legiones de aeronaves espaciales por zonas. Como pegas, pocas, la ausencia de un modo multijugador o la posibilidad de mejorar los controles con la opción de apuntar usando el segundo stick, para darle un toque mejor acabado, por lo demás, se trata de un título de lo más recomendable, en especial para todos aquellos a quienes les apasione los arcades de estilo retro de habilidad pura.

 

Flinthook Switch
Este análisis ha sido realizado gracias al código cedido por Tribute Games
Flinthook es un plataformas de acción de estilo retro, con elementos Rogue-Like y niveles procedurales que recuerda la edad de oro de los 16 bits
Nota de lectores1 Vota61
Pros
- Sistema de mejoras de lo más currado, ayuda a ajustar la dificultad para más tipos de jugadores
- Gráficos bonitos dibujados a mano, historia interesante, jugabilidad adictiva, muchos tesoros y reliquias por encontrar
- Los niveles generados proceduralmente le dan un toque de variedad
Contras
- Falta un modo multijugador para completar la experiencia
- No permite apuntar haciendo uso del segundo Joystick, pierde un poco de comodidad a la hora de disparar y propulsarse
86
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Super Smash Bros Ultimate Espíritus
Y más detalles de Super Smash Bros. Ultimate de mano de Sakurai. ¡Kirby no se salvó por favoritismos!