Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

No es fácil ser la secuela de un clásico. El haber estado en la cumbre del mundo de los videojuegos décadas atrás no garantiza ese puesto ahora. De hecho, lo dificulta aún más: te lo pone en bandeja para sellarlo con doble candado: el de las expectativas generadas por tu legado y el del salto generacional. Más allá de los casos de Nintendo (y no todos), como Mario, Zelda o Donkey Kong, pocos compañeros de su promoción han aguantado el paso del tiempo.

 

A nadie se le ocurriría decir que Pac-Man es una mascota olvidada. El comecocos de Namco ha protagonizado juegos de todo tipo, los productos basados en su serie animada están en todas las jugueterías y los múltiples cameos que hace en películas, series y otros juegos no pasan desapercibidas para nadie. Sin embargo, es evidente que las cosas no son iguales que en 1980. Si bien todo el mundo adora a Pac-Man por lo que es y lo que significa, no son tantos lo que lo adoran por lo que hace. Como Sonic (quizás sin insistir tanto) sus intentos de reinventarse y fusionar géneros no han gozado de relevancia ni demasiado éxito. Parece que Pac-Man está condenado a vagar eternamente por sus mismos laberintos sin que nada cambie, salvo quizás alguna que otra floritura visual.

PAC-MAN Championship Edition 2 Plus Announcement for Nintendo Switch

 

Las reglas han cambiado

Pac-Man Championship Edition 2 Plus dice que no a todo eso. A primera vista, es el Pac-Man de toda la vida con florituras visuales. Pero nada más coger los mandos, notarás que muchas cosas son distintas. La más llamativa, la velocidad. Pac-Man se mueve a toda leche, y no hace más que acelerar a cada laberinto que completa. Alcanza cotas que ponen a prueba los reflejos y los nervios, hasta el punto de llegar a ser desquiciante en las primeras partidas. A cambio de la velocidad imposible, se quita peso en el otro lado de la balanza de dificultad: los enemigos. Ahora, los fantasmas no te matarán si te chocas con ellos. Pero si te pasas empujándole, se enfadarán y aumentarán su velocidad, y esta vez si te matarán. Pero para entonces, tu habrás pasado por debajo mientras se cogían el rebote (literal) y estarás bien lejos de ellos.

 

Los objetivos del juego también han cambiado. Ya no es siempre necesario recoger todas las bolitas amarillas para superar el laberinto, bastará con rellenar una barra para que aparezca una fruta. Por supuesto, si las coges todas ganas puntos, pero pierdes tiempo, que puede ser mucho más valioso si quieres llegar más lejos, donde la dificultad y la recompensa es mayor. Para ir rápidamente a comerte la fruta (o escapar de una acorralada o encuentro mortal), puedes usar un salto bomba que te deja automáticamente en el centro del nivel… a cambio de perder unos puntos de bonificación extra al final.

 

¿Quieres más cosas nuevas? Muchos niveles están llenos de pequeños fantasmas durmiendo, que al despertarlos, se colocarán en la cola del fantasma más grande. Cómete entonces la bola dorada, que en algunos niveles aparece en lugar de la fruta, y Pac-Man pasará a modo depredador. A una velocidad desorbitada, tendrás que perseguir y rodear los trenes fantasmas para devorarlos en un festín de puntos y colores.

 

 

Atracón de pizzas y cocos

Pac-Man Championship se controla como el Pac-Man de siempre, pero es un juego muy distinto. Las reglas básicas han cambiado, no drásticamente, pero sí lo suficiente como para hacerte tener que cambiar el chip. De lo contrario, te puedes encontrar con una experiencia frustrante. Todo sigue basándose en reflejos y en adelantarte a los movimientos de tus enemigos, pero a un ritmo tan frenético acaba volviéndose algo confuso y hasta incómodo. Desde luego, de lo que no se le puede achacar al juego es de falta de originalidad. De entre todas las apariciones de Pac-Man los últimos años, esta puede considerarse la única que es verdaderamente secuela del original: toma la base, la agita y crea una verdadera continuación, que da por sentado tus conocimientos previos para ponerte un nuevo reto, más complejo y que demanda cierta paciencia y práctica.

 

Además, el paquete viene bien cargado de contenido. El modo Puntuación consiste en diez retos con tres niveles de dificultad y un relajado modo práctica, sin muertes. Consiste en una sucesión de laberintos durante cinco minutos, en el que la velocidad va en aumento. Algunos consisten en comerse todas las bolas amarillas, otros requieren eliminar los trenes fantasma antes. La gracia, como en el arcade, consiste en retarse para aumentar la puntuación, que se puede comparar en ránkings mundiales y por amigos. Por cierto, en este modo puedes personalizar el aspecto del juego: cambiar el fondo, el color de las bolas, la música, la cámara y el diseño de personajes. Es realmente divertido cambiar entre el aspecto más retro y los modelos en 3D.

 

 

El juego también incluye un modo más líneal, con recompensas más delineadas. Esta Aventura cuenta con varias decenas de niveles en seis mundos. Cada uno es una selección de entre 1 y 9 laberintos, dependiendo de su magnitud, que se pueden superar en alrededor de un minuto cada uno. De nuevo, mezcla varios objetivos, y te recompensará con estrellas según el nivel de dificultad que elijas. Por supuesto, “pasarse” la historia es rápido y sencillo, pero si quieres conseguir todas las estrellas te espera un reto para valientes. Aunque este sea, por sus mecánicas, un juego difícil, verás que el reto depende en gran medida del tiempo y las vidas disponibles. Los tres niveles de dificultad de la campaña aseguran que ningún jugador se pueda sentir desamparado.

 

En un hueco aparte del menú principal, se encuentra el modo cooperativo, exclusivo de Nintendo Switch, que es lo que añade de verdad el “Plus” a este título (que salió en 2016 para el resto de plataformas). Como siempre, se puede jugar compartiendo los dos Joy Con de la consola, lo cual siempre es un lujazo. Aunque aquí echarás mucho de menos una cruceta: los botones frontales no van mal, pero el stick es demasiado impreciso (aunque se puede calibrar la sensibilidad desde opciones). Básicamente, es similar al juego principal, aunque algunas reglas cambian: ahora los fantasmas te matan de un golpe, aunque te deja unos segundos de margen para escapar si te chocas con ellos. Es bastante divertido cooperar con otro jugador para cubrir más terreno o, sobre todo, acorralar a los fantasmas. También son diferentes las batallas contra jefes, en unos niveles donde saltamos sobre los fantasmones para derrotarlos (mucho más interesantes que los jefes del modo Aventura, que son iguales que el resto de niveles. La pega es que se hace algo corto comparado con el juego principal, aunque, evidentemente, sus diez niveles de cinco minutos son rejugables hasta el infinito. Si no tienes a nadie, la CPU te hace un apaño.

 

 

Conclusión – El Comecocos 2.0

Pac Man Championship Edition 2 Plus tiene la apariencia del clásico, pero su jugabilidad es muy distinta. Tanto, que puede disgustar a algunos. No está exento de fallos: los laberintos se hacen repetitivos, el ritmo es a veces demasiado descarrilado, y se echan en falta cosas del modo para un jugador en el cooperativo y viceversa. Pero, estando ante Pac-Man, nada menos, agradecemos enormemente que innoven, y sepan por dónde innovar: sin excesos, cogiendo los fundamentos del original y removiéndolos para pillar desprevenidos hasta al jugador más curtido del arcade.

 

Hemos realizado este análisis con un código de descarga cedido por Bandai Namco

 

 

Análisis - Pac Man Championship Edition 2 Plus (Nintendo Switch). El Comecocos 2.0
Pac-Man Championship Edition 2 Plus ofrece una experiencia jugable bastante diferente, y puede que prefieras el original. Aún así, mantiene el sabor y la adicción del arcade, tiene un multi interesante y mucho contenido.
PROS
  • Con las mecánicas fundamentales de Pac-Man crea algo nuevo y diferente.
  • Multitud de contenido: ránkings online, muchos niveles para un jugador y un cooperativo interesante.
  • Las opciones de personalización visuales son realmente chulas.
CONTRAS
  • Sí, es algo nuevo... y eso puede que no guste a todos.
  • Son 2x1, pero da la sensación que los juegos no hablan entre ellos: los jefes del cooperativo, por ejemplo, son muy diferentes (y superiores) a los de la campaña para uno.
  • ¿Sería incluir el original, o un modo como el original, una especie de autosabotaje del juego nuevo? Aunque solo fuera para comparar...
77%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario