Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Streets of Red: Devil’s Dare es uno de esos títulos cuyas intenciones quedan claras desde el minuto uno. Nos encontramos ante un beat’em up en el que todo el que se acerca a nosotros acaba calentito. Mamporros a mansalva, humor, monstruos a punta pala y mucha nostalgia se dan cita en esta oda a lo arcade y retro. Ni más, ni menos, un planteamiento honesto que concuerda con sus pretensiones ¿Estáis preparados para salvaros salvar el mundo? ¡Vamos con el análisis!

 

Streets Of Red Launch Trailer [Available on PS4 & Switch on 12th April 2018]

 

Streets of Red: Devil’s Dare. Videojuegos Vs películas de terror

Para que vamos a negarlo; somos unos nostálgicos de narices. Cualquier ocasión es buena para recordar aquellas míticas partidas en el salón recreativo de turno. Cientos de monedas de 5 duros perdidas cuyo recuerdo tenemos que amortizar de algún modo. Streets of Red es un yo contra el barrio de los de toda la vida en el que la novedad radica en la capacidad de mejorar nuestras habilidades y sobre todo en las cientos de referencias a clásicos del cine y los videojuegos de todos los tiempos. Alien, Jason de Viernes 13 o Moquete de Cazafantasmas son solo algunos de los personajes que NO aparecen en Streets of Red.

 

¡Feliz Viernes 13!

 

La historia da comienzo en Benny Arcade Expo 20xx, el mayor evento de videojuegos del mundo mundial. De repente y sin venir a cuento comienzan a aparecer hordas de zombies a diestro y siniestro ¿Nuestros protagonistas?, un grupo de personas normales que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado. Un Ada llamada Iván (por supuesto que NO se trata de Navi o no veis que es roja) nos propone un trato:

 

“Si queréis sobrevivir a este horror, necesitaréis poderes para abriros paso luchando.. y yo estoy aquí, precisamente para ello. A cambio solo pido el alma de todos los monstruos que destruyáis.”

 

Al grito de Let the game begin da comienzo la aventura más loca, frenética y disparatada que os podéis imaginar. El juego nos permite escoger tres modos de dificultad, casual, clásico y experto. Ya que, palabra de madre, en el término medio está la virtud, opto por afrontar mi primera incursión en el nivel clásico. Un pequeño tutorial (que puedes consultar cuando quieras desde el propio menú del juego) nos adiestra en lo que será el sistema de batalla de Streets of Red. Parece, a priori, un sistema sencillo pero las sensaciones tras unos minutos de juego apuntan a que será fundamental dominarlo si queremos llegar a buen puerto.

 

¿Quién limpia toda esta sangre?

 

 

Cada nivel está compuesto por varias fases de duración escasa, pudiendo superarse muchas de ellas en menos de 5 minutos. A su vez, existen más de 15 jefes finales, algunos de ellos de gran tamaño y espectacularidad. Por otro lado, los escenarios, aunque no elevados en número, resultan variados. Un tren, un elevador, un castillo, un laboratorio o un autobús escolar son solo algunos de ellos. Durante el transcurso de la aventura contaremos con diversos elementos destruibles para obtener energía o monedas, pero estos decorados no logran dotar de profundidad a dichos escenarios ya que son meros elementos con los que conseguir otros elementos. Algunos objetos, como sofás, se reciclan en niveles, como el castillo, donde no tiene mucho sentido su aparición. Realizar masacres destrozando a varios enemigos a la vez tiene premio en forma de dinero o energía extra. A estos combos se les llama Fatalities y tampoco tienen NADA que ver con Mortal Kombat.

 

Cuando terminas un nivel puedes elegir, siempre que tengas dinero suficiente, una mejora (defensiva, ofensiva, tesoro a elegir o una vida extra en forma de alma robada). Resulta del todo necesario aprovisionarse con las mejoras, habilidades o vidas extra que aparecen por el camino ya que aquí si mueres pierdes todos tus progresos sin posibilidad de continuar por donde lo dejaste. Personalmente es algo a lo que nos hubiera gustado que se le sacara más partido ya que su dificultad, por desgracia, no es tan de la vieja escuela como hubiéramos deseado. A pesar de todo, queda claro que en Streets of Red necesitamos dinero hasta para continuar, literalmente, la aventura.

 

¿Hay alien ahí?

 

Conclusión

Streets of Red: Devil’s Dare es un juego muy corto. Nuestra primera andadura, en dificultad clásica, nos ha durado media tarde. El modo Survival, en el que hordas de enemigos te atacan y tú tienes que mantenerte el máximo tiempo posible en pie alarga algo su vida. A su vez, queda desbloquear el juego en el resto de niveles de dificultad y exprimir el verdadero protagonista: el multijugador local de hasta 4 jugadores, toda una delicia a disfrutar en compañía de hasta 3 amigos. La música es resultona y parece una mezcla entre Los Goonies, Castlevania y Stranger Things. Si bien es cierto que al final de nuestro camino tenemos la sensación de que las nuevas melodías se generan, en exceso, a partir del reciclado de las anteriores. Por otro lado, destacar que viene en perfecto inglés, aunque ni los textos abundan ni el nivel de dominio del idioma que requieren es elevado.

 

Las impresiones son claras, Streets of Red es un título que apuesta claramente por el multijugador y 6 personajes con mecánicas claramente diferenciadas para suplir su escasa duración y sus pocos modos de juego. El otrora añorado terror pixelado no venía del matón de turno al que teníamos que enfrentarnos, ni de la ambientación ultra realista o del ambiente estremecedor, eran otros tiempos. El terror venía de la mano, nunca mejor dicho, de quedarse sin monedas para proseguir nuestro progreso y en eso este título cumple de forma bastante aceptable. ¿Nos echamos unas partidas?

 

 

El análisis de Streets of Red: Devil’s Dare ha sido posible gracias a un código de descarga de la versión Nintendo Switch proporcionado por Secret Base.

Análisis – Streets of Red: Devil’s Dare (Nintendo Switch). ¡Terror y mamporros pixelados!
El estudio independiente de Singapur Secret Base nos trae, con Street of Red: Devil’s Dare, un título en el que tendremos que enfrentarnos a hordas de monstruos entre continuas parodias y reminiscencias a personajes de videojuegos y clásicos del cine terror. No hay mucho más donde escarbar, más allá del sistema de progresión de habilidades, el modo Survival o un multijugador local de hasta 4 jugadores que hace que la corta experiencia de juego gane enteros en compañía.
PROS
  • Arcade en estado puro. Un yo contra el barrio en toda regla
  • Reminiscencias al cine de terror y el mundo de los videojuegos
  • Un multijugador endiabladamente divertido
CONTRAS
  • Escasa duración
  • Curva de dificultad demasiado blanda
  • En perfecto inglés
74%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
78%

Hacer Comentario