Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Para un videojuego llevar más de 15 años en el mercado siempre supone un obstáculo difícil de superar si quiere sorprender a los jugadores, pero no por ello es algo imposible. A lo largo de esta review vamos a hablar de Crimsonland, un título desarrollado por 10tons que salió a la venta originalmente el 22 de abril del 2003 y que, tras atravesar varias plataformas, acabó llegando a Nintendo Switch. ¿Consiguió superar la prueba del inexorable paso del tiempo? Esa duda la respondemos con este análisis.

 

Crimsonland Launch Trailer

 

¿Quién necesita historia teniendo un buen cañón de iones?

Crimsonland es un shooter en perspectiva cenital que prefiere adentrarse del tirón en la acción, antes que codearse con tramas enrevesadas que corten el frenetismo con el que se libera el plomo por el escenario. En otras palabras, es un arcade que carece de argumento. Este da dos alternativas para jugar: el modo “Quest, que es la opción principal por la que hay que pasar para desbloquear las 30 armas, los 55 perks y el modo “Survival“; que consiste en medir las capacidades de supervivencia del usuario mediante mapas con enemigos infinitos y rankings online en 5 modalidades de juego distintas.

 

Una vez hechas las presentaciones de las posibilidades jugables, toca profundizar en estas. El modo “Quest” posee 3 dificultades: normal, hardcore y grim. Las 2 últimas se obtienen después de finalizar la campaña de la dificultad anterior por primera vez. Tiene 60 niveles en el total, los cuales suelen diferenciarse entre sí por cambios en la apariencia del suelo y por tener concentraciones de alguna clase de criatura. Avisamos que Crimsonland no presume de tener un diseño de escenarios decente; estos son cuadriláteros planos sin obstáculos que solo cambian el fondo, por lo que el aspecto del entorno no influye en casi nada en la jugabilidad más allá de la comodidad que ofrece un color u otro para los ojos.

 

 

Si por casualidad estás buscando una experiencia desafiante, te aconsejamos jugar en “Grim” y en la sección “Gameplay” del menú “Options”, marcar la casilla de “1.5x faster game speed” y desmarcar la de “Gain perks in quests”. ¿Que qué son los perks? Los “perks” son los bonificadores que se obtienen cada vez que se sube de nivel en una fase. Para subir de nivel lo que hay que hacer es aniquilar alienígenas, zombies, arañas, etcétera, hasta que una barrita que está en la parte superior de la pantalla se rellene. Una vez completada, te dejan escoger una bonificación de entre un surtido de 4 que salen al azar (existen premios que aumentan las recompensas elegibles). ¿Es posible saber cuántos individuos faltan por exterminar? Sí, aunque no dan cifras concretas, también hay una barra que progresa con cada baja que sumes. Por otro lado está el modo supervivencia, que como ya os adelantamos, está dividido en 5 clases con sus respectivos rankings online:

 

  • Survival: esta es la opción a elegir para aquellos que aman el modo “Quest”. Sus normas son idénticas, con la diferencia de que la fase acaba cuando algún monstruo logra eliminar al soldado que controlamos.
  • Rush: tú y un rifle de asalto contra el mundo, sin ningún tipo de ayuda o posibilidad de cambiar de arma.
  • Weapon Picker: a diferencia del modo “Quest”, las armas aquí tienen munición limitada, por lo que hay que estar cambiando de artilugio de matar con lo que sea que la diosa de la fortuna se digne a soltar.
  • Nukefism: ¿te gustan las explosiones? ¡Enhorabuena! Las armas en “Nukefism” desaparecen y dependes de tu capacidad de hacer un buen uso de los “power ups” que encuentres.
  • Blitz: es lo mismo que “Survival”, pero acelerado. La sangre y las balas van de la mano en esta modalidad.

 

En otro orden de cosas, tratemos los controles en sí. Este lanzamiento es dual stick; emplea la palanca izquierda para el movimiento y el joystick derecho para apuntar, al igual que, verbigracia, Time Recoil. Queremos puntualizar que tiene la posibilidad de ser jugado por 4 personas en modo local, pero es necesario tener mandos adicionales sin importar cual sea el número de jugadores.

 

Un asunto que preocupa con tantos elementos en pantalla, es si eso puede costarle caro. Por suerte no nos decepcionaron: va fluido en todo momento en Nintendo Switch y aun con cientos de seres asediándonos o jugando en la función portátil de híbrida, no notamos caídas en el framerate. Su modo principal deja a Crimsonland en una duración aproximada de 5 horas, que se amplían bastante gracias a su sistema de logros propio que cuenta con 21 trofeos, a que muestra de forma continua las estadísticas de las partidas (lo que incita a dar una segunda vuelta para superarse a uno mismo en cada fase) y a los rankings online.

 

El arte de la guerra no tiene colores bonitos

El festival de sangre no nos cegó a la hora de ver lo evidente: que hayan cientos de entes, explosiones y otros efectos, sin estar acompañados de descensos en los fps se debía notar en algún lado, y ese lado fue el apartado gráfico. Nos topamos con un lanzamiento con modelados muy sencillos que a menudo eran reciclados para elaborar a otros enemigos con un color distinto o con cambios mínimos como un aumento de tamaño.

 

 

Durante las masacres escuchamos una banda sonora escueta, que no contaba con ninguna pieza memorable y que se podía volver un poco repetitiva con el paso del tiempo. Los efectos sonoros siguieron un ritmo semejante: en general cumplieron con su cometido pero tampoco destacaron, es más, algunos sonidos fueron incluso pesados de aguantar (el ruido que emite el “pulse gun” es un claro ejemplo de ello).

 

Crimsonland – Si la tierra es carmesí lo es por algo

En definitiva, Crimsonland es un Twin Stick Shooter que al no tener una dificultad elevada o una trama que fuerce a concentrarse demasiado en él, goza de cierto potencial para ser un título bueno para combatir esos ratos tan tediosos que tenemos a diario en sitios como el bus o el metro. En otras situaciones, no es un lanzamiento que recomendemos mucho, pues es simple en todos los sentidos y en sesiones largas es algo redundante.

 

Así debió sentirse Amazon cuando surgió la polémica Nintendo Switch a 138 euros xD.

 

Hemos podido realizar este análisis gracias a una copia digital de Crimsonland proporcionada por 10tons.

Este es un lanzamiento dual stick lleno de pólvora, que a pesar de que no destaca en casi ningún apartado, tiene potencial para brillar en esos momentos en los que toca esperar que el tiempo transcurra.
Nota de lectores0 Votos0
Pros
Que proporcione los resultados exactos de las partidas y que cuente con un sistema de logros propio le otorga una alta rejugabilidad
Aun con cientos de enemigos y efectos en pantalla no sufre ralentizaciones en el framerate
Tiene rankings online en los modos de supervivencia
Contras
Se vuelve repetitivo en periodos prolongados de juego
Los años no le sentaron precisamente bien al apartado gráfico
Sus escenarios son solo decoración, pues no aportan nada a la jugabilidad al carecer de obstáculos y tener siempre la misma forma
59

Hacer Comentario