Ayuda a NextN comprando en Amazon

Hablando de… Gunpei Yokoi, el arquitecto de la magia portátil

Tras la gran acogida que tuvo nuestro primer «Hablando de…«, volvemos con las pilas cargadas y con muchas ganas de hablaros de las grandes personas que han hecho posible que Nintendo esté donde se encuentra ahora mismo. En esta ocasión, vamos a centrarnos en la figura de Gunpei Yokoi, la persona que hizo posible que existieran las consolas portátiles y dio forma a la eterna Game Boy, entre otros grandes logros.

 

De las Hanafuda a los juguetes

Nacido en 1941, Gunpei Yokoi fue una de las grandes mentes que pasaron por Nintendo. Comenzó muy joven, trabajando para la empresa de Kioto tras graduarse en Electrónica por la Universidad de Doshisha. Dio sus primeros pasos en la cadena de montaje de cartas Hanafuda de la Gran N, siendo ingeniero de mantenimiento de las maquinas que las fabricaban. Allí, para matar el tiempo, se dedicó a crear un brazo extensible con piezas que encontraba sueltas en la fabrica, con tal suerte que, un día, el presidente de Nintendo, Hiroshi Yamauchi, descubrió este curioso y fantástico invento.

 

 

Fascinado por semejante ingenio, Yamauchi le pidió que desarrollara este invento como un juguete para que se pudiera vender en la próxima campaña navideña, y así fue. Al poco tiempo daría forma a un juguete al que llamó «Ultra Hand«. Este peculiar mecanismo alcanzó tanto éxito que hizo a su responsable ascender a la sección de desarrollo de productos, donde realizó las mayores contribuciones al mundo de los videojuegos. De hecho, este paso fue clave para dar pie al origen de las consolas portátiles tal y como las conocemos en la actualidad.

 

Gunpei Yokoi, el padre de las consolas portátiles

La gran leyenda sobre cómo Gunpei Yokoi creó las Game & Watch es una historia bastante interesante. Una de esass que refleja cómo sólo una persona con el talento creativo de este caballero pudo llegar a construir semejante prodigio a partir de una idea centella.

 

Todo comenzó durante un trayecto en el tren bala japonés, donde observó a un pasajero con su calculadora realizando operaciones para entretenerse durante el recorrido. Aquel detalle encendió una chispa en su ingeniosa mente, llevándolo a pensar que podía crear una maquina con la que cualquiera pudiera jugar en cualquier parte, naciendo así la idea de las Game & Watch. Pero no todo fue dicho y hecho, para lograr que su criatura viera la luz tuvo que ocurrir otro golpe de suerte.

 

 

Un día cualquiera, el chófer de Yamauchi se puso enfermo y Yokoi, a regañadientes, tuvo que encargarse de conducir el vehículo en cuestión para llevar al presidente de la compañía a su destino (se trataba de un coche occidental, algo que no todos los nipones sabían manejar por aquel entonces). Durante ese trayecto, y con tal de dar algo de conversación ante el sepulcral silencio que reinaba, el genio acabó describiendo su proyecto al presidente, que no parecía inmutarse ante la idea que se le estaba presentando. Sin embargo, la realidad era que el mandamás de Nintendo estaba prestando especial atención, tanta, que había quedado impresionado por la idea y decidió dar luz verde a tamaña empresa aliándose con la mayor fabricante de pantallas LCD para calculadoras: Sharp.

 

Aunque no todo fue tan sencillo como parece, ya que Yokoi se encontró con un pequeño problema que estuvo a punto de hacer que las Game & Watch no vieran la luz, un problema referente a los cristales LCD. Sharp le comunicó a Yokoi, tras varias reuniones, que las reducidas pantallas de cristal, cuando entraban en contacto con el fondo, creaban un efecto denominado Anillos de Newton, que impedía jugar con comodidad ya que estropeaba la imagen a mostrar. Esto era debido a que las diminutas consolas requerían tener mucha superficie sin apoyo, por lo que se curvaban y tocaban el fondo. Pero esto no desanimó al japonés, que sugirió realizar pequeñas extrusiones para que sirvieran de apoyo, a lo que el fabricante respondió que era imposible. Se necesitaba una máquina de gofrado, y su manipulación partiría cualquier cristal de ese tipo.

 

Para Yokoi la palabra imposible no existía, por lo que él mismo inventó una nueva máquina de gofrado que permitía realizar la modificación que deseaba (máquina que, evidentemente, patentó), haciendo posible que la imagen se viera con nitidez y sin miedo a la aparición de los anillos que lo estropeaban todo.

 

 

Tras el rotundo éxito que obtuvo este nuevo aparato electrónico de Nintendo, la compañía japonesa decidió no quedarse quieta y continuó fabricando nuevas ediciones con notables mejoras, desde la sustitución de las pequeñas pantallas LCD por otras denominadas Wide Screen, hasta la incorporación de la preciada cruceta de control. Además, algunas de las G&W fueron fabricadas con una doble pantalla, y la acción del juego podía pasar de la una a la otra rápidamente. Esta idea, por cierto, se rescataría muchos años más tarde con el concepto de Nintendo DS, Nintendo 3DS e incluso Wii U.

 

Aunque no todo quedó aquí, años más tarde decidió llevar más lejos aún su idea de consola portátil, creando la magistral Game Boy, que se convirtió en uno de los pilares base de la gran N. Una consola que, a pesar de carecer de colores, llegó a reinar dentro de un mercado que ofrecía otras posibilidades incluso más ambiciosas. La Game Gear de SEGA quiso ganar esta carrera en una época en la que era la principal competencia de Nintendo, ofrecía una pantalla con colores, por lo que sus juegos se veían con una gran calidad; pero no contaban con la mayor baza que hizo que Game Boy les ganara de calle, y era un factor tan sencillo como práctico, la duración de su batería y el escaso número de pilas que necesitaba. A consecuencia de esto, Game Boy resultaba más económico, tuvo un muchísimo mayor tirón a nivel comercial y acabó construyendo un catálogo que aún a día de hoy deja rastros.

 

 

Ascenso y caída de un genio

Pero, desgraciadamente, no todo fue fácil en la vida de Gunpei Yokoi. Todo lo que sube acaba cayendo.

 

Tras años de aciertos y de éxitos tuvo un pequeño traspiés, uno que le costó desgraciadamente su prestigio en Nintendo. Puede que sea una leyenda urbana o puede que sea real, pero la asociación del fracaso de la Virtual Boy es la que muchos creen que fue el motivo por el cual el prestigioso genio salió por la puerta de atrás de la que fue la empresa a la que tanto ofreció, aunque hace poco tiempo salieron a la luz unas declaraciones suyas que indicaban que no fue así, sino que su auténtica motivación era la libertad de crear sin restricciones ni ataduras.

 

La verdadera razón por la que Gunpei Yokoi abandonó Nintendo

 

Sea cierto o no el motivo, la realidad es que ya es algo difícil de comprobar, sobre todo debido al triste fallecimiento de esta figura tan importante para la industria del videojuego. Fallecimiento que, por cierto, siempre ha estado plagado de dudas, teorías y conspiraciones. Unos creen que la Yakuza (la mafia japonesa) pudo estar detrás de su muerte y otros que, simplemente, el suyo fue uno de esos tristes casos en los que las desgracias se suman rápidamente para traer un fatal desenlace.

 

Todo ocurrió el 4 de octubre de 1997. El malogrado genio tuvo un pequeño accidente mientras circulaba en un coche conducido por Etsuo Kiso, uno de los hombres de negocios de Nintendo por aquellos años. Kiso tuvo un choque con un camión y Yokoi sufrió la fractura de un par de costillas, aún así salió a ayudar a los afectados del accidente con la mala fortuna de que fue arrollado por otro coche que circulaba rápidamente por esa autopista. Así fue como falleció un gran hombre, creador de la Ultra Hand, las Game & Watch, el R.O.B., el Zapper o la Game Boy entre otras muchas más cosas.

 

Más artículos
Stardew Valley
Stardew Valley detalla el contenido de la actualización 1.4. ¡Grandes mejoras para nuestra vida rural!