Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Vamos a dejar una cosa clara, los videojuegos de estrategia y yo no nos llevamos demasiado bien. Por alguna razón, estos títulos que millones de personas en el mundo disfrutan como enanos, no son para mí. Warcraft, Age of Empires e incluso Fire Emblem, con esa mezcla de estrategia y RPG que propone, pasan por encima de mi radar. No me malinterpretéis, me atraen y realmente me gusta ver cómo otras personas los disfrutan, pero soy de esos que, cuando juegan, prefieren no tener que deliberar cada paso que dan. Sin embargo, últimamente he sentido una gran atracción por una obra de este género, pues su propuesta parecía interesante y carismática, así que me dispuse a darle una oportunidad. Hoy analizamos Crush Your Enemies para Nintendo Switch.

 

Crush Your Enemies – brutal RTS game coming to Nintendo Switch

 

Bárbaros, cerveza y mamporros

Crush Your Enemies nos pone en un contexto donde el bárbaro Brog, el típico “machote”, y su hijo Fuzgut, más sensible y resolutivo y menos violento, deben enfrentarse a hordas de enemigos para proteger sus intereses. En realidad, la historia es lo de menos, aunque las conversaciones que escuchamos a lo largo de la aventura resultan comedidamente divertidas, ya que, aunque es cierto que pueden caer en algunos de los tropos más comunes del “cuñadismo”, el exagerado acento de los protagonistas y su ruda forma de hablar tienen su gracia. Sea como sea, no voy a hacer más hincapié en este aspecto, pues tenemos asuntos mucho más importantes de los que hablar.

 

La jugabilidad concentra todos los aspectos más importantes de Crush Your Enemies. En este sentido, nos encontramos con un juego de estrategia bastante accesible debido a su curva de dificultad, sus sencillas mecánicas y la relativa facilidad para superar las diferentes batallas. El flujo de la aventura consiste en una serie de fases entre las que, comúnmente, alguna conversación entre los personajes entra en escena. En cada uno de los niveles vivimos combates en tiempo real en los que el objetivo principal consiste en acabar con las hordas de enemigos rivales, aunque en ocasiones el fin último del enfrentamiento puede cambiar y consistir en aguantar sin perecer un par de minutos y otras metas que dan a Crush Your Enemies cierta variedad. En el campo de batalla se presentan unas mecánicas relativamente sencillas para una persona que, como yo, no es aficionada a este tipo de videojuegos, pero que pueden antojarse excesivamente simples para los más veteranos en el género. De este modo, el sistema se sustenta en la gestión de las unidades.

 

 

Cada combate da comienzo en un escenario en forma de cuadrícula con un cierto número de unidades aliadas y enemigas y termina en el momento en que cumplimos el objetivo principal o bien cuando nuestras tropas son derrotadas. Para hacer frente a las adversidades, nuestros soldados pueden ejecutar varias acciones. La más elemental de ellas es el ataque a los rivales, aunque para llegar hasta ellos hemos de conquistar las zonas de la cuadrícula pertenecientes a su terreno, lo que lleva más o menos tiempo dependiendo de cuántos soldados marchen a la par, siendo 50 el número máximo. Sin embargo, si el juego dependiera de esta única mecánica se haría demasiado sencillo y repetitivo, así que, para paliar este efecto, Crush Your Enemies introduce diferentes tipos de unidades, como soldados más fuertes, arqueros o infantería con escudo, entre otras. Para obtener este tipo de aliados solamente tenemos que enviar el número de hombres que queramos especializar al edificio específico de cada tipo de unidad. Además, y como era de imaginar, existe un árbol de fortalezas y debilidades entre los distintos tipos, pero ese descubrimiento os lo dejo a vosotros.

 

Olvidable en lo sonoro, correcto en lo visual

Las dos mecánicas restantes tienen que ver con la gestión del número de unidades y el uso de objetos durante el enfrentamiento. La primera se basa en que, aunque nuestros aliados vayan cayendo, podemos obtener más siempre que quede al menos un soldado en la base central. De este modo es posible conseguir un flujo constante de unidades mientras manejamos las que se encuentran batallando. La segunda, por otro lado, se corresponde con el uso de objetos que nos otorgan ciertas ventajas en momentos puntuales, como la colocación en cualquier punto del escenario de una base auxiliar y temporal donde aumentar nuestros números durante un período de tiempo, o el aumento momentáneo de la fuerza de los soldados de una cuadrícula. Estos consumibles se pueden comprar mediante la única moneda posible: las jarras de cerveza, que obtenemos simplemente superando las fases de la aventura. Por último, he de comentar que cada uno de los niveles tiene tres objetivos con dificultad creciente, aunque solo es necesario completar el primero para superarlo.

 

 

En lo relativo al apartado gráfico, Crush Your Enemies apuesta por un estilo simplista pero efectivo, sin pretensiones, lo suficiente como para entender cada elemento de la pantalla y distinguirlo de los demás. Podría parece que no, pero este aspecto da un cierto carisma al título que sin duda funciona. En cuanto al apartado sonoro, he de decir que no recuerdo absolutamente ningún tema musical. No soy capaz de hacer memoria y que venga a mi cabeza una fanfarria, una sucesión de notas o un efecto de sonido más allá de las divertidas voces de los diálogos que, pese a no decir nada, simulan en tono burlón la entonación que cada personaje podría tener.

 

Crush Your Enemies – Un sencillo juego de estrategia. Tal vez demasiado

Crush Your Enemies es un videojuego de estrategia más accesible de lo que el género acostumbra a ofrecer. En mi caso esto es una ventaja, pues como he explicado anteriormente, no soy de esas personas a las que les gusta romperse la cabeza con mecánicas intrincadas y posibilidades infinitas. De hecho, a pesar del reciente anuncio de Civilization VI, una de las más grandes obras de estrategia jamás creadas, lo más probable es que nunca le brinde una oportunidad debido a la enorme cantidad de contenido que ofrece. Crush Your Enemies lo tiene todo para atraer a jugadores como yo, que nunca hemos dedicado nuestro tiempo a estos títulos más pausados y de carácter táctico. Sin embargo, los más experimentados podrían encontrar en él un juego simplón en sus mecánicas y demasiado sencillo como para satisfacer sus ganas de lanzar al campo de batalla al estratega que llevan dentro. No es un título sorprendente, sino que divierte y ya. Personalmente seguiré con mis gustos habituales, pero gracias, Crush Your Enemies, ha sido un placer.

 

Este análisis ha sido posible gracias a la cesión de un código de descarga de Crush Your Enemies para Nintendo Switch por parte de Good Shepherd Entertainment

Análisis - Crush Your Enemies (Nintendo Switch). Bárbaros rudos y estrategias sencillas
Crush Your Enemies nos transporta a los campos de batalla de los Bárbaros en un título de estrategia sencillo y que, si bien lo tiene todo para atraer nuevos jugadores al género, se antoja demasiado simple para los más experimentados.
Pros
  • Asequible para principiantes
  • Curva de dificultad ajustada
  • Diálogos muy divertidos
Contras
  • Falta del idioma español
  • Algunas fases pueden ser frustrantes si se intenta conseguir la máxima puntuación
71%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Hacer Comentario