Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Hay veces en las que viene bien alejarse de los grandes lanzamientos e incluso de los títulos indies más aclamados. Ocasiones en las que, simplemente, nos apetece dar una oportunidad a algo más humilde, más “casero”. Este sentimiento es, seguramente, el que me llevó a interesarme por el videojuego que hoy nos ocupa. Una obra sencilla, con una única mecánica y cuyo único objetivo, salta a la vista, es entretener al personal. Hoy analizamos Omvorm para Nintendo Switch, desarrollado por 4MB Interactive, un extremadamente pequeño estudio independiente localizado en Londres que acaba de comenzar su camino en la industria de los videojuegos.

 

Omvorm Nintendo Switch Trailer

 

Through the Fire and Flames (Geometry cover)

Omvorm es un título peculiar. Una obra realizada por una única persona y que, más que algo que esperarías encontrar en la eShop de Nintendo Switch, se asemeja a lo que cabría esperar de un juego cualquiera para teléfonos móviles. Esto se debe, principalmente, a su carácter de jugabilidad infinita basada en aguantar todo el tiempo posible sin ser derrotado y en acumular puntos por doquier. La premisa jugable se asemeja a lo que podríamos denominar como “el Guitar Hero de la geometría”. De este modo, Omvorm nos coloca sobre cuatro raíles, a lo largo de los cuales vemos llegar diferentes formas de entre cuatro posibles: una esfera, un cono, un cubo y un octaedro. Nuestro trabajo es el de, por medio de los botones ABXY o bien del joystick derecho, seleccionar el adecuado lo antes posible y, tras ello, acelerar la “cinta” para hacer colisionar ambas figuras y así conseguir una buena cantidad de puntos. Esta es la mecánica, realmente simple, sobre la que Omvorm se construye.

 

 

 

A medida que pasa el tiempo y ganamos más puntos, la cinta acelera, por lo que cada vez debemos afinar más nuestros reflejos para superar el obstáculo. Además, de vez en cuando podemos ver cómo otras formas tridimensionales que no son las anteriormente mencionadas se aproximan hacia nosotros. Para ser precisos, hablo de una estrella y una almohadilla (#), que hacen las veces de power-up y power-down respectivamente, aunque su efecto se reduce, básicamente, a aumentar o disminuir la velocidad de la cinta u otorgarnos alguna vida extra. Estos son todos los elementos que componen el título, por lo que podemos ver toda su jugabilidad en apenas un minuto de partida.

 

 

Modo multijugador. ¿Mejor o peor?

Omvorm tiene dos modos de juego diferenciados. El primero de ellos, llamado “Maratón”, constituye la forma más básica de disfrutarlo, y consiste en una cinta infinita donde la partida termina una vez perdemos todas nuestras vidas. Por otro lado, el título nos permite enfrentarnos a una serie de desafíos bajo el nombre de “Blitz” (tres para ser exactos), con duraciones de uno a tres minutos respectivamente, en los que nuestra habilidad para elegir formas geométricas y acelerarlas se ve puesta a prueba.

 

Gráficamente Omvorm no es ningún portento y, de hecho, es bastante simple. Cuatro líneas por aquí, unas formas geométricas de lo más sencillas por allá, un toquecito de color y… “voilá”, apartado gráfico realizado. Fuera del núcleo del juego, cabe destacar la sencillez de los menús, lo que contrasta con el hecho de que, aún siéndolo, a la desarrolladora se le olvidó incluir un par de etiquetas de texto en el menú de opciones. Por esta vez lo voy a dejar pasar, pero hay que poner más cuidado en estos detallitos en una obra con un alcance tan limitado. En lo relativo al apartado sonoro, sencillamente decir que no es destacable en absoluto, presentando una melodía electrónica que acompaña lo suficiente como para no resultar pesada.

 

 

 

Probablemente el apartado más interesante de Omvorm sea su modo multijugador, en el que podemos enfrentarnos a un amigo en modo local por la máxima puntuación. Durante la partida, nuestros aciertos y la recogida de power-ups nos permiten molestar al rival, al más puro estilo de los juegos clásicos tipo “Puyo-Puyo” (salvando las distancias). Sin embargo, la configuración de los mandos es un poco engorrosa, pues no podemos realizarla desde dentro del título y debemos salir al menú principal de Nintendo Switch e ir al apartado correspondiente

OMVORM – No es precisamente el GOTY

Omvorm es un título sin ningún tipo de pretensión más allá de divertir. Una de esas pequeñas obras que han llegado al mundo con la intención de pasar el rato y aprender un poco sobre el desarrollo de videojuegos. Al menos, así es como lo interpreto yo, porque de otro modo no le encuentro sentido. El concepto del juego me parece interesante, pero por desgracia se hace muy repetitivo demasiado rápido. No os voy a engañar, el tiempo de juego que he necesitado para realizar este análisis han sido apenas 20 minutos, porque con tres partidas ya me había hecho a la idea de lo que tenía para ofrecerme. No me importa que este tipo de experiencias lleguen a la eShop de Nintendo Switch, pero creo que el precio de 7,79€ es exagerado, más aún teniendo en cuenta la enorme cantidad de maravillas que podemos disfrutar por una cantidad similar o, incluso, mucho inferior. Por 0,99€ podría llegar a recomendar darle una oportunidad. Por casi 8€, ni loco.

 

Este análisis ha sido realizado gracias a la cesión de un código de descarga por parte de 4MB Interactive para NextN.

Omvorm presenta una premisa interesante que se ve enmascarada por una cantidad de contenido irrisorio que se traduce en una sensación temprana de aburrimiento, unos menús poco pulidos y un precio desorbitado.
Nota de lectores2 Votos50
Pros
La propuesta jugable es interesante
Contras
Contenido escasísimo
Precio desorbitado
Se hace repetitivo rápidamente
25

Hacer Comentario