Ayuda a NextN comprando en Amazon

Especial 20 Aniversario de The Legend of Zelda: Ocarina of time

Tal día como hoy, un 21 de noviembre 1998, se ponía a la venta en las tiendas japonesas uno de los títulos más especiales e influyentes dentro de la historia de la industria del videojuego, The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Artífice del paso a las tres dimensiones de la saga, revolucionario y considerado uno de los mejores juegos de todos los tiempos por jugadores y crítica. Hoy, rendimos homenaje a la gran aventura de Link, que, tras veinte años, es una leyenda que sigue perdurando en el tiempo.

 

 

SpaceWorld 1995: El origen de Zelda 64

Para empezar a hablar sobre Zelda: Ocarina of Time debemos de viajar al pasado, concretamente a noviembre de 1995. Es bien sabido que los de Kioto destacan precisamente por ir a contracorriente de la industria, de hecho, desde siempre han realizado sus propios eventos para presentar sus últimas novedades. Actualmente tenemos las retransmisiones de los Nintendo Direct, pero por aquel entonces, en los noventa y a comienzos del 2000, La Gran N organizaba su propia feria anual: el Shoshinkai, o más bien conocido como Nintendo SpaceWorld.

 

Con una Nintendo amenazada por la salida al mercado de PlayStation y Sega Saturn, además de contar con el retraso de su nueva máquina de 64 bits como principal hándicap, los nipones tenían que responder en su cita con la feria para revertir una situación nada favorable. Es por eso, que Yamauchi y compañía no se iban a quedar con los brazos cruzados. Lo que antes se llamaba Ultra 64 pasó a ser Nintendo 64, siendo este su nombre definitivo. Esta iba a recibir durante el evento diferentes demos técnicas de todo lo que estaba por llegar, entre todas ellas se encontraban títulos como Super Mario 64, seguido de cómo no, Zelda 64.

 

 

Pese a que todas las miradas estaban puestas en Super Mario 64, que ya se encontraba en una fase de desarrollo mucho más avanzada, los escasos segundos que mostraban el vídeo de Zelda 64 impresionaron al público de forma más que notoria. Era la primera vez que se veía a un Link en tres dimensiones, que esta vez, combatía con un extraño enemigo metalizado. Junto al tráiler, La Gran N anunció que su nueva máquina iba a tener la posibilidad de ampliarse con una unidad adicional llamada Nintendo Disk Drive 64, más conocida como 64DD. Este nuevo complemento pretendía resolver las limitaciones del cartucho frente a los CD, ampliando la memoria considerablemente. Como no podía ser de otra forma, Zelda 64 entraba en los planes de este nuevo formato para ser el gran abanderado del accesorio.

 

La concepción de una leyenda

Un año después, con Nintendo 64 y Super Mario 64 ya disponibles en el mercado tanto japonés como norteamericano, el equipo de desarrollo liderado por Shigeru Miyamoto fue liberado de su labor con el fontanero, centrándose al 100% en lo que sería el nuevo buque insignia de la máquina: Zelda 64. Siendo en el Spaceworld de 1996 cuando, por fin, La Gran N desveló información del proyecto, con un tráiler que mostraba el primer prototipo de Zelda 64. En este video, se puede ver a un Link muy diferente al del primitivo clip mostrado en el año anterior, además de estar ambientado en lo que sería la primera mazmorra del The Legend of Zelda original de NES con el motor de Super Mario 64, que fue desechada del título.

 

A partir de este momento, el juego se mostró más asiduamente, con diferentes capturas y betas que mostraban la evolución del juego. Estos prototipos cuentan con varios elementos que finalmente fueron descartados de la versión final, como una Ciudadela de Hyrule con edificios totalmente modelados en 3D, la presencia de Octorocs como enemigos, un HUD primitivo con sólo dos opciones para asignar objetos, además de unos Bosques Perdidos muy cambiados y más amplios.

 

 

Zelda 64

 

Aun así, la concepción del título no fue un camino de rosas. Trasladar un mundo como el de la saga a las tres dimensiones trajo varios quebraderos de cabeza al equipo de Miyamoto y fue un reto mayúsculo, especialmente a la hora de desarrollar la cámara. Finalmente se optó por implementar una fija, prescindiendo de usar la cámara libre ya vista en la aventura tridimensional del fontanero y utilizando los botones C del mando de Nintendo 64 para fijar los objetos del inventario.

 

De hecho, se planteó muy seriamente repetir la fórmula de Super Mario 64 y el Castillo de Peach, esta vez, con un héroe del tiempo que accediese a las diferentes zonas del juego mediante el uso de portales mágicos ubicados en el Castillo de Hyrule. Por suerte para Nintendo, consiguieron crear el mundo en tres dimensiones que tenían en mente, aunque el precio a pagar fue el retraso del juego, un año más.

 

Son tantos los cambios e ideas desechadas durante el desarrollo, que incluso el propio Miyamoto en un principio tenía en mente que Link tuviera una vista en primera persona, para que el jugador se metiera de lleno en la piel del personaje. Esta idea del gurú japonés finalmente fue descartada, en parte gracias a Koizumi, que sugirió implementar la vista en tercera persona, ya que fue él quien realizo el diseño del hyliano. Por último, a mediados de 1997 Nintendo decidió cambiar el formato de Ocarina of Time, lanzando el juego en un cartucho de 256Mb, el mayor hasta la fecha. La razón de la modificación es el retraso de 64DD, que finalmente se puso a la venta en Japón en el año 99, siendo un estrepitoso fracaso para la compañía.

 

256 Mb de pura revolución jugable

Finalmente, llegamos a los últimos meses del año 98, tras tres años de espera e incertidumbre sobre su llegada, The Legend of Zelda: Ocarina of Time ya era una realidad en Nintendo 64. Su llegada se produjo el 21 de noviembre en Japón, mientras que dos días fue lo hizo en Norteamérica y en Europa casi tres semanas después.

 

Desde su lanzamiento, se convirtió en un éxito, marcando un antes y un después en la industria. De hecho, cualquier juego del género, ya sea desarrollado por la propia Nintendo o por otras compañías han recogido su legado hasta el día de hoy. Pero ¿Qué es lo que lo hace tan especial y revolucionario para dejar esa imborrable huella? Podemos enumerar varios aspectos, desde el basto mundo de Hyrule, pasando por la interacción con el entorno en tres dimensiones, pero sin duda, la mecánica que impulsa a la aventura de Link como un juego avanzado para su época es el Z-Targetting.

 

Shigeru Miyamoto, cómo no, estaba al mando del proyecto. Junto a él se encontraba el incansable Koji Kondo para la banda sonora. Pero es aquí, cuando entran dos nombres que son imprescindibles de mencionar. El primero, es el del máximo responsable de la franquicia en la actualidad, Eiji Aonuma, que debutaba como director y se encargó de diseñar cada una de las mazmorras. Junto a él entra la figura más relevante a la hora de plantear el sistema de combate, Yoshiaki Koizumi, más que conocido por estar implicado en otros desarrollos de la saga Zelda como A Link to the Past y Link’s Awakening, además de ser un peso pesado en la concepción de Super Mario 64.

 

ListeNN 01 – El origen del legendario tema de The Legend of Zelda

 

zelda ocarina of time

 

A él, se le puede atribuir la creación del ya mencionado Z-Targetting, un sistema de fijado que mantiene marcado a cada uno de los enemigos, personajes y objetos con tal solo pulsar un botón. De esta forma, toda la acción que ocurre en los enfrentamientos gira en torno al elemento seleccionado, siendo de gran utilidad para no perder de vista a nuestro rival y gestionar los multitudinarios combates. Su añadido fue importante, siendo la mecánica que más ha trascendido con el paso del tiempo.

Tampoco nos podemos olvidar del diseño de mazmorras, especialmente el Templo del Agua, el ciclo día y noche, de cómo afectaba al mundo de Hyrule el paso del tiempo, el cambio entre Link niño y adulto, y por último, el uso de Epona. La yegua fue uno de los elementos clave del título para comprender lo que significaba la basta campiña y la enorme sensación de libertad, siendo otro de los toques de Koizumi en Ocarina of Time.

 

Todos los juegos son historia, solo uno es leyenda

Veinte años han pasado y Ocarina of Time sigue en el recuerdo como la leyenda que es. Sin duda, es el episodio más memorable de la saga y una de las piezas claves dentro de la industria, que hacen que el videojuego sea mucho más que un mero entretenimiento. En el que posiblemente sea el mejor año que hemos vivido en cuanto a lanzamientos, 1998, el título de Nintendo se consolidó como el mejor juego del año, además de sobrepasar los 7,6 millones de unidades vendidas en tan solo dos meses.

 

Pasaran los años y el juego de Shigeru Miyamoto y compañía seguirá en la retina de los jugadores por las sensaciones vividas, siendo una huella infranqueable y la obra culmen de los de Kioto. En este momento, Breath of the Wild ha recogido el testigo del título del 98, siendo el mayor heredero de Ocarina of Time, pero aun así, el debut de la saga en Nintendo 64 sigue siendo el juego mejor puntuado de la historia.

 

“El tiempo pasa y se lleva a la gente… Al igual que un río, siempre fluye… El sueño infantil será una noble ambición… El amor juvenil se convertirá en pasión… El espejo del agua refleja la progresión…” – Sheik.

 

Feliz 20º aniversario, The Legend of Zelda: Ocarina of Time

 

Fuente 1

  Fuente 2

 Fuente 3

  1. Quizás el que la salida de este juego, al igual que otros grandes títulos de la época como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid, me cogiese siendo un renacuajo de 6 años, hizo que no pudiese apreciar la revolución que supuso en la industria en su momento. Sin embargo, que un juego sea jugado 13 años más tarde (no pude hacerlo hasta su remasterización para 3DS) y que siga maravillando y enamorando como muchos otros juegos actuales no alcanzan a conseguir, hace imaginar la sensación de aquellos niños y no tan niños al disfrutarlo en 1998. La leyenda seguirá siendo leyenda…

  2. Ocarina of Time es y será siempre leyenda. Ha sido uno de los juegos más revolucionarios del mundo. Recuerdo cuando lo vi por primera vez, en la consola de una amiga. Estábamos en el cementerio de Kakariko, se volvió de noche y nos cagamos de miedo al ver a los stalfos. Hubo algo que me cautivó. Años más tarde, tuve mi Nintendo 64 y no pude resistirme a hacerme con esta joya. Lo disfruté como un enano pasándome todos los templos.
    He de decir que este juego es el que me marcó como jugador, y por ello es mi juego favorito.

    PD: Un gran artículo!

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
VOEZ
VOEZ se actualiza a su versión 1.5 añadiendo 11 nuevas canciones