Ayuda a NextN comprando en Amazon
Full Metal Furies Switch

Análisis – Full Metal Furies (Nintendo Switch). Déjate llevar por las Furias

Conforme transcurre el tiempo los videojuegos han ido ganando en complejidad de estilos y profundidad tanto de tramas como de mecánicas, de modo que donde antes se podía definir un juego como RPG, o Plataformas, o de puzles y hale, ahora se puede encontrar una combinación de varios o incluso nuevos estilos que no existían antes. Eso sí, sin olvidar esa esencia retro de los 8 y los 16 bits, que muchos indies se han encargado de recuperar y hasta de darle una segunda vida; este es el caso de la compañía independiente Cellar Door Games, quien tras el exitoso estreno de Rogue Legacy nos presenta su segundo trabajo, Full Metal Furies, un juego que a primera vista puede parecer un Beat’Em Up más, pero en realidad es más un RPG de acción combinado con mecánica Hack’n Slash, trabajo cooperativo a tope y hasta puzles de lo más sesudos, un poco de todo y bastante bien mezclado por cierto. Acompañadme pues en esta entretenida historia, donde vamos a tener la oportunidad de cambiar el curso de la historia, ¡adelante!

 

 

Un día de Furias

Alex, Erin, Meg y Triss, son cuatro chicas que han organizado un equipo de resistencia frente a los llamados Titanes, un grupo de belicosos seres que andan liándola con ganas de provocar una segunda guerra mundial, y claro, con el mundo ya casi en ruinas tras anteriores conflictos no es cuestión de que la humanidad se extinga. Así pues, nuestro grupo de llamadas Furias tiene como objetivo salvar el mundo del peligro, no obstante, la trama no es ni mucho menos tan plana o predecible como se pudiera pensar con este principio, de hecho, la cosa se va complicando conforme vamos avanzando en la aventura, en la que vamos persiguiendo a cada uno de los Titanes por distintas regiones, a través de un mapa en forma de cuadrícula isométrica que se va desvelando progresivamente. La historia toma elementos propios de los eventos del pasado siglo XX y de la mitología griega, en especial la nomenclatura utilizada, lo que hace que haya una mezcla de lo más interesante. Cada región se compone de varios niveles cortos en los que se van sucediendo series de enemigos, sin embargo, no es tan sencillo como machacar botones y listo, puesto que existe un sistema de barreras de colores que representa a cada una de las cuatro protagonistas, y que obliga a que participen todas ellas.

 

Full Metal Furies Switch

 

La cooperación por tanto es vital para sobrevivir en cada campaña, y lo es más aún porque cada personaje cuenta con sus respectivas habilidades (ataques corporales, protección frente a proyectiles, disparos a distancia…) que las hace ‘dramáticamente’ diferentes por así decirlo, al hacer que la manera de abordar los combates cambie por completo. Lo ideal en este caso es contar con cuatro participantes, ya sea a través del multijugador online o en local, ya que así cada jugador se puede repartir los combates y las tareas por habilidades, lo que le da un verdadero sentido de juego cooperativo, con la ventaja además de que lo que se va recogiendo por el camino beneficia a todos por igual. En caso de jugar en solitario, tenemos que escoger dos de los cuatro personajes (podemos volver a cambiarlos en el campamento base, lo que viene bien para que todas vayan subiendo de nivel de manera equilibrada), y podemos -debemos- alternar entre ambos según los combates lo requieran. El trayecto por los niveles en general no es demasiado lineal (derrota a los enemigos de una ‘habitación’ y avanza a la siguiente) dentro de lo que cabe, ya que además cuenta con algunas rutas alternativas para desbloquear áreas opcionales donde conseguir más premios.

 

Full Metal Furies Switch

 

Dando el canto

En cuanto a aspectos técnicos, el apartado gráfico recurre al estilo pixelart tan famoso en los últimos años, aunque no excesivamente marcados, por lo que luce bastante bien tanto en una pantalla grande de televisión como en la pantalla de la consola, gráficos muy coloridos con especial énfasis en resaltar las personalidades de las heroínas, los personajes se mueven de lado cuando nos desplazamos hacia arriba o abajo, muy al estilo de los Beat’Em Up clásicos. Destaca el especial sentido del humor de las conversaciones entre los personajes que tienen lugar sobre todo al comienzo de cada nivel, muchos juegos de palabras, dobles sentidos y en general bastante buen humor pese a lo oscura que llega a ser la trama a veces, una manera estupenda de mantener el tono alegre a lo largo de la historia, con un tamaño de letra que, aunque no está mal, tampoco habría estado de más haberla puesto un pelín más grande. A nivel visual, se ve bonito, las áreas suelen ser las usuales de los rpgs: zonas nevadas, boscosas, etcétera, nada especialmente llamativo, pero recrea bastante bien el ambiente de declive tras una situación conflictiva o postapocalíptica, lo que permite sumergirse bien en la historia. En cuanto al apartado sonoro, destaca el uso de melodías de estilo chipmunk con tonos rock, que a ratos recuerda a la saga Mega Man X en su época de la SNES, no hay voces más allá de los ocasionales gruñidos y jadeos de los personajes al realizar ciertos ataques o recibir daño, quizás se echa en falta que hubiera habido algunas en los numerosos diálogos, para darle un mayor énfasis a lo que se dice, pero vamos, dicho sea a modo de opinión personal, nada que sea realmente imprescindible.

 

Full Metal Furies Switch

 

Los controles son bastante completos, principalmente se usan los botones frontales (Y, ataque principal, X habilidad secundaria, B movimiento de evasión, A habilidad especial, varía con cada una de las cuatro protagonistas), el R para recargar munición en su caso y el ZR para intercambiar entre los dos personajes elegidos en modo individual o para interactuar con otros personajes, no obstante ése es el despliegue por defecto, que podemos reasignar a nuestro gusto en cualquier momento a través de las opciones. Es interesante la posibilidad de cambiar algunos aspectos del juego, como el nivel de dificultad o la opción de omitir diálogos más circunstanciales, por si queremos ir más a saco a la acción o si es la segunda vez que estamos jugando la aventura, aunque ya puedo decir que es una pena perdérselos porque graciosos son un rato; más interesante aún es que se incluya sendas opciones especiales para que las personas con ciertos problemas a la hora de distinguir colores o con diferente capacidad auditiva también puedan jugar a la perfección, es un detalle de lo más atento que se debería cuidar más a menudo para que los videojuegos puedan llegar a un público más amplio. Como señalábamos antes, este título hace especial hincapié en el juego cooperativo en base a las diferencias entre las cuatro Furias, un enfoque muy de rpg que se refuerza en el sistema de niveles de experiencia y de mejoras especializadas con forma como de árbol de alternativas en expansión, un aspecto que le da bastante profundidad en la mecánica y rejugabilidad, algo perfecto para completar su vertiente multijugador.

 

Full Metal Furies Switch

 

Full Metal Furies – Esfuerzos titánicos que dan sus frutos

En conjunto, lo cierto es que Full Metal Furies es un juego que sorprende bastante, visto de primeras bajo un vistazo somero parece un título hack’n slash de lo más genérico dentro de la inmensidad del océano de juegos indies, sin embargo, cuando lo miras de cerca es cuando te das cuenta de todo el gran trabajo que hay detrás para convertirlo en una obra de gran profundidad. RPG de acción, beat’em up, puzles, todo un compendio de géneros aderezado con un formato multijugador verdaderamente cooperativo en online (de pago) y offline (con amigotes) bastante competitivo y entretenido. El humor que despliega y lo carismáticos que resultan sus personajes, hasta los malos, demuestra el buen trabajo realizado por Cellar Door Games y el esfuerzo por ofrecer algo diferente dentro de un catálogo con tan fuerte -y creciente- competencia, sin abusar del concepto nostalgia y sin necesitar de grandes ejecuciones gráficas para ofrecer un producto de lo más competente.

 

Full Metal Furies Switch
Análisis realizado gracias al código cedido por Cellar Door Games
Los creadores de Rogue Legacy presentan su siguiente obra: Full Metal Furies, un RPG de acción cooperativa que mezcla estilo beat'em up con puzles
PROS
Multijugador de lo más cooperativo, y encima online
El sentido del humor que se gasta
Los pequeños detalles en atención al público con diferentes capacidades visuales y auditivas
CONTRAS
En solitario no es tan entretenido como en multijugador, qué se le va a hacer
El tamaño de letra resulta un pelín pequeño
A pesar de tener un nivel de dificultad fácil en ocasiones resulta un pelín complicado, sobre todo para un jugador
85
Más artículos
Super Smash Bros. Ultimate Pokémon
Super Smash Bros. Ultimate da la bienvenida a Espada y Escudo con un torneo