Ayuda a NextN comprando en Amazon
Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God

Análisis — Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God (Nintendo Switch). Local abandonado

Se alquila local. Razón aquí

Iniciar desde cero un negocio propio no es tarea fácil. Son muchos los factores a tener en cuenta. Hay que hacer un análisis del microentorno y del macroentorno de tu empresa. Hay que elaborar un informe para conocer los gastos en los que habrá que concurrir. Y muchas más cosas, como contratar proveedores o la estrategia de marketing a seguir para promocionarte, por mencionar algunas. En definitiva: establecer un negocio propio requiere de mucha planificación y conocimiento.

 

Os preguntaréis a qué viene esta clase de economía. Pues bien, el juego que hoy analizamos, Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God, trata de Patty, una joven que decide abrir y administrar un restaurante para ganar un dinero con el que recuperar los bienes de su familia. Como veis, la sinopsis del título y la introducción del análisis guardan relación. Sin embargo, son los errores de bulto que cometen Rideon y KEMCO con este juego los que me han llevado a escribirlo de esa manera. Y es que la desarrolladora y distribuidora parece que han lanzado su título en Nintendo Switch a la ligera, como quien no quiere la cosa. Veamos las costuras de Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God en este análisis.

 

 

Una buena idea. Y nada más

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God es en esencia un JRPG. En el juego nosotros regentamos un establecimiento culinario. Pero es un videojuego, no pasamos nuestro tiempo llevando un libro de cuentas o limpiando el local. La mayor parte de dicho tiempo estamos en cocinas preparando los platos que servimos a los comensales que van llegando y recolectando frutas y verduras a la par que matamos monstruos para conseguir ingredientes para nuestras elaboraciones.

 

Como veis, tenemos una premisa parecida a la que ofrece Battle Chef Brigade, otro título de Nintendo Switch, pero mucho más enfocado a los combates por turnos contra las bestias del lugar. Sin embargo, una vez escarbamos un poco en la superficie, solo un poquito, empezamos a verle las costuras al título. Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God es un título que originalmente fue lanzado para dispositivos móviles de forma gratuita. Se nota mucho que tiene una experiencia orientada a ese mercado. Un mercado que sin una buena adaptación no pega ni con cola con Nintendo Switch. Ni con ninguna otra plataforma.

 

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God

 

La exploración en diversos territorios resulta aburrida. Esto es así porque los combates son meros trámites para conseguir ingredientes. Existe una opción para que los combates vayan automáticamente, que es como lo acabé poniendo. Hacemos esto porque la dificultad de los mismos es nula y la variedad de enemigos es muy escasa. Los combates se resuelven con ataques normales todo el rato y acaban aburriendo con una celeridad inusitada. Esto unido a que los enfrentamientos, aleatorios, que nos cortan el avance muy a menudo, y a que la exploración se reduce a: entrar en un territorio, buscar cultivos, recolectar cultivos y salir del territorio, provocan una sensación de que somos el becario del restaurante. Y este proceso se repite una y otra y otra y otra y otra vez. Si a la segunda incursión acabamos aburridos y cansados imaginad hacerlo constantemente.

 

La otra parte de la jugabilidad consiste en cocinar los menús del restaurante. Sin embargo, algo como administrar nuestro negocio que podría haber resultado divertido, tal y como nos demuestra Moonlighter, se acaba conviertiendo en otra tarea repetitiva y aburrida. Para cocinar debemos conocer la receta, y aunque podemos preparar platos sin conocimiento de la misma, acabamos creando platos que el juego califica como basura, perdiendo unos valiosos ingredientes y teniendo que repetir el proceso de farmeo del párrafo anterior. Al final, cocinar se convierte en mirar nuestra lista de alimentos y ver si podemos preparar algo con ellos. Lo que viene a ser administrar nuestro inventario. Y no es divertido.

 

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God

 

Planteamiento catastrófico

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God es un juego gratuito vendido por 20 euros en Nintendo Switch. Puede adquirirse en iOS y Android sin pagar ni un duro o pagando 8 euros si se quiere disfrutar de una experiencia sin limitaciones de tiempo. NO ESTÁ PENSADO PARA UNA EXPERIENCIA DE JUEGO TRADICIONAL. El juego está enfocado a poder hacer un número limitado de acciones por día, con un contador que se va rellenando conforme pasa el tiempo. No puedes eliminar la restricción de tiempo y pensar que el juego no se va a resentir. Se resiente bastante.

 

Los gráficos del juego se dividen en dos: aquellos que son sprites en 2D y los fondos en 3D. Los sprites de los personajes están bastante trabajados y detallados, permitiendo diferenciar a los personajes realmente bien. Además, nos transporta a la época de la Game Boy Advance, haciendo que recordemos algunos títulos de la consola que hacián gala de sprites increíbles. Por otro lado, los fondos en 3D son realmente feos. Las texturas y el nivel de detalle brillan por su total ausencia. Se lleva la palma que veamos en casi todo momento los límites de los escenarios. Son cutres de una forma que demuestra la desidia con la que fueron creados.

 

Para acabar, mencionar que las músicas del juego acompañan bien y entretienen de forma que no queramos tirar el mando contra la superficie más cercana. El título está subtitulado solamente al inglés, lo cual siempre aparece en los puntos negativos del análisis ya que, aunque no le quite puntos de la valoración, acota el público al que podría llegar; sin embargo, esta vez no aparece por todos los aspectos previamente comentados.

 

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God

 

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God — Bancarrota

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God tiene una propuesta interesante que se esfuerza constantemente en desaprovechar. Todo lo que acabamos haciendo en el juego se torna aburrido y repetitivo con una facilidad que da miedo. La monotonía hace acto de presencia desde el minuto cero para instalarse y no marcharse. El combate no hay por donde cogerlo, es un desastre que si pudiera saltarse nadie lo jugaría voluntariamente. El cocinado consiste en administrar un inventario sin ningún tipo de diversión o encanto. Ambas jugabilidades son tareas. Obligaciones que el juego nos pone delante para progresar y que en ningún momento se nos recompensa por hacerlas.

 

No puedes eliminar las mecánicas que hacen de tu título free-to-play un producto rentable y venderlo a 20 euros porque no fue diseñado con ese plan de mercado en mente. Hablaba al principio de lo que es necesario para crear algo propio desde cero. Es evidente que KEMCO y Rideon no han planificado bien este lanzamiento. No es propio de una compañía profesional. Por todos los motivos que expongo desaconsejo categóricamente comprar Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God en Nintendo Switch. Si después de leer el análisis aún tienes ganas de probar el juego, hazme un favor y prueba la versión gratuita de móviles. Te garantizo que me lo agradecerás.

 

Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God

Este análisis ha sido realizado gracias a un código de descarga de Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God para Nintendo Switch proporcionado por KEMCO.

Local abandonado
Marenian Tavern Story: Patty and the Hungry God es un título que falla en la jugabilidad de una forma que destroza el potencial que tenía nada más comenzar a jugar. Sus orígenes como free-to-play para móviles lastran un producto ya de por sí muy enfocado a "usar y tirar", algo impensable en una compra que cuesta 20 euros.
PROS
La idea de regentar un restaurante y tener que conseguir tú mismo los ingredientes de los platos a cocinar es prometedora.
Los sprites de los personaje son preciosos y están bien detallados.
La música acompaña bien al título.
CONTRAS
Tiene un diseño sin pies ni cabeza. Ejemplo de la ley del mínimo esfuezo y sus peores consecuencias.
Los fondos son feos con ganas. Los gráficos de los que hacen gala son paupérrimos.
Combates monótonos y sin profundidad. Un desastre que no hay por donde cogerlo.
20
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Meow Motors Switch
Meow Motors calienta motores para su más que próxima salida en Nintendo Switch