Ayuda a NextN comprando en Amazon

La LEGO Película 2 – Crítica de cine. ¿Tan fabulosa como la primera?

Antes del videojuego para Nintendo Switch, no te pierdas en cines la esperada secuela de la película.

Esta semana llega a los cines La LEGO Película 2, la esperada secuela de una de las mejores películas de animación de los últimos tiempos. Hace cinco años, La LEGO Película sorprendió a todos con su humor, su increíble animación y su emotiva e inteligente historia. Tras dos spin offs (de LEGO Batman y LEGO Ninjago) por fin nos llega la continuación de las aventuras de Emmet y Lucy. Una aventura intergaláctica y musical que, gracias a Warner Bros. España, hemos podido ver en primicia antes de su estreno.

 

 

El motivo, la presentación del videojuego, que llegará a la eShop de Nintendo Switch el 1 de marzo (y posteriormente en formato físico). Además de probar el primer nivel del juego, charlamos con el produtor de TT Games, Chris Rose, quien nos contó todas las novedades del título, que no son pocas: niveles de historia integrados en el mundo abierto, combate y movimientos mejorados, más libertad de construcción para superar los puzles, niveles ambientados en ambas películas… Todo esto os lo contaremos próximamente en la entrevista, y por supuesto, en su correspondiente análisis. Pero antes, os traemos algo un poco diferente: la crítica de la película. Que, os adelantamos, es estupenda. Si pensáis ir al cine este fin de semana, no lo dudéis, La LEGO Película 2 es una opción fantástica para grandes y pequeños por igual.

 

https://twitter.com/WBGamesSpain/status/1092848064124071937

 

La LEGO Película 2 – Todo sigue siendo fabuloso

Todo era fabuloso en La LEGO Película, una de las más agradables sorpresas del cine de 2014. Una película que fue mucho más allá de la premisa de ser un anuncio larguísimo de los juguetes, ofreciendo inesperadas lecturas sobre la sociedad de consumo. Que sí, ya sé que esta clase de mensajes son problemáticos cuando vienen de multinacionales millonarias como Warner y LEGO, pero eso no niega que los artífices de la película, Phil Lord y Chris Miller, fueran enormemente inteligentes al colocar la creatividad que fomenta un juguete como LEGO en el epicentro de una sencilla pero emotiva relación padre-hijo. Todo esto, con infinidad de gags y cameos, un ritmo frenético y una animación deslumbrante, emulando la técnica stop-motion que tan popular ha sido entre los usuarios de LEGO.

 

Fue un éxito de crítica y público, y catapultó a Lord/Miller a otros universos, como el de Star Wars Marvel, siendo también responsables de Spider-Man: Un Nuevo Universo, película que hace gala del mismo virtuosismo visual y maestría narrativa. Ahora, cinco años después de La LEGO Película, llega la secuela, que parte del divertido gag que cerró la anterior película. Sin hacer spoilers de la trama, solo diremos que el guion mantiene las mismas señas de identidad: acción frenética, casi una decena de localizaciones, veinte gags por minuto y sobre todo, la misma sensibilidad que hizo tan especial la primera.

 

 

¿Qué es madurar?, me preguntas mientras montas un dueto musical con Batman y un ladrillo amorfo de LEGO. ¿Qué es madurar?, me preguntas mientras un escuadrón de velocirraptores militarizados lucha contra muñecos Duplo. ¿Qué es madurar?, me preguntas mientras una película supuestamente infantil parodia el mundo de Mad Max. La respuesta inmediata quizás no sea muy diferente de la moraleja de la anterior película, pero la trama tiene más de un giro que no verás venir, y los personajes tienen más capas que muchos personajes “de carne y hueso” de otras historias. En resumidas cuentas, lo único que ha perdido la película es el factor sorpresa, porque todo lo demás se mantiene tan fresco y brillante como la primera vez.

 

Toda la película es una gozada. La historia realmente tiene giros brillantes y muy ingeniosos, y es suficientemente diferente a la de la primera cinta a pesar de tener, claro, muchos puntos en común. Emmet y Lucy vuelven a funcionar como contenedores de arquetipos: la inocencia e ingenuidad de Emmet, el pragmatismo y cinismo de Lucy. Pero se revelan mucho más redondos en esta ocasión, más humanos, gracias a una historia más centrada en ellos como personajes individuales y no tanto en el mundo LEGO como una sociedad. Así, la película tiene una entidad diferente, propia, algo que también se aprecia en lo visual, con una paleta de color más definida (predominando tonos rosas, blancos y azules del espacio) y unas secuencias de acción generalmente menos recargadas como en la primera parte.

 

 

Lo que no cambia es Batman robando el show, protagonizando los momentos más divertidos. Ni las infinitas referencias a sus películas, rupturas de la cuarta pared y cameos, incluyendo uno estelar por el que merece la pena verlo doblado. Tampoco se olvidan de la música, aunque en esta ocasión la pegadiza ‘Everything is awesome’ no está sola. ¡Esta vez, es un musical!

 

 

En resumen, La LEGO Película 2 es tan buena como la primera. Similar en tema y argumento, pero lo suficientemente diferenciada en bastantes aspectos (personajes más desarrollados, giros ingeniosos, aspecto visual más pulido) como para saber a nuevo. Comentar más cosas sería arruinar posibles sorpresas, de las cuales hay muchas y muy buenas. El universo cinematográfico LEGO se expande en formas inesperadas. La espera sin duda mereció la pena.

 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Klonoa se ha renovado como marca ¿Se viene algo nuevo?