Ayuda a NextN comprando en Amazon
Piczle Colors

Análisis – Piczle Colors (Nintendo Switch). A días grises, puzles de colores

Piczle Colors
Fecha de lanzamiento
31 enero, 2019
Género
Puzles
Lanzamiento Físico
No
Nuestra puntuación
76%

Siempre he sido un apasionado de los puzles. Desde bien pequeñito, los puzles han sido parte de mi vida, dedicándole un gran tiempo de diversión hasta que empecé a entrar en la etapa de la adolescencia, momento en el que fui dejándolos un poco más de lado, tanto por falta de tiempo y nuevos hobbies que fueron surgiendo -entre ellos los videojuegos-, como por otras responsabilidades como los estudios o el deporte. Sin embargo, y también gracias a los videojuegos, este entretenimiento de la infancia comenzó a surgir de nuevo por la cantidad de juegos del género que comenzaron a aparecer, sobre todo en consolas portátiles de Nintendo (DS y 3DS, más concretamente), tales como la saga de Profesor Layton, juegos de investigación policíaca como Hotel Dusk o, con la llegada de los títulos indies, algunos «puzles» más tradicionales como los Sudokus o los Picross. Entre estos últimos, aún recuerdo mi primer título, My Nintendo Picross: The Legend of Zelda: Twilight Princess, uno de los primeros juegos que estuvo disponible en el nuevo «Club Nintendo» por 1000 monedas de plata. Un juego que disfruté especialmente, tanto por la saga que era (mi favorita) como por su jugabilidad. Años después, retomo el género con una nueva particularidad: el uso de colores, y es que hoy analizo Piczle Colors para Nintendo Switch.

 

Desarrollado por Score Studios, y distribuido por Rainy Frog, Piczle Colors lleva a un nuevo nivel este tipo de rompecabezas, en el que no solo tenemos que tener en cuenta la numeración para marcar (o no) las casillas que se presentan, sino que tenemos que cuidar de seleccionar el color adecuado para crear la cosa u objeto inanimada que se esconde detrás de dicho picross. ¿Qué por qué decimos que los lleva a un nuevo nivel? Sigue leyendo para averiguarlo…

 

 

«La que has liao pollito»

Comenzamos en un día normal, en una casa de un científico repleta de experimentos normal, con una chica llamada Score-chan, un gato y… ¿Gig? El caso, que el científico-inventor nos enseña un nuevo invento, llamado Piczle Paint 3000, capaz de eliminar el color de cualquier objeto al que se le aplique. Sin embargo, Score-chan es más inquieta y traviesa de lo normal, por lo que coge el invento y sin querer lo vierte por toda la casa, convirtiendo todo en blanco y negro, ¡incluida la pizza! Y claro, no podemos permitir que la pizza luzca tonos grises, por lo que no nos queda otra que ponernos manos a la obra para volver a recuperar el color de todos los objetos de la casa y salvar así a la pizza de dicho destino cruel.

 

Ya de entrada, encontramos que no es un juego de puzles en el que saltamos de uno a otro sin más, sino que hay una historia, un trasfondo que nos lleva a completar dichos picross con un objetivo claro: recuperar la pizza el color de las cosas. La historia no es el mayor misterio ni la más envolvente del mundo de los videojuegos, pero se agradece tener un principio, desenlace y final que «justifique» la acción.

 

Piczle Colors
Instantes antes del fatídico desenlace

 

El sistema es sencillo y de sobra conocido para aquellos que hayan disfrutado de este tipo de rompecabezas. Un panel de diversas dimensiones, con números en el lateral izquierdo y en la parte superior que nos indican cuántas casillas deben ser coloreadas para finalmente recrear una figura. Sin embargo, en Piczle Colors la cosa no queda ahí, y se le añade una dificultad extra: el uso de distintos colores para completar los puzles. De esta forma, no solo se nos señala qué número de casillas deben ser seleccionadas, sino también cuántas de cada color existen en cada fila. Puede parecer un detalle sin importancia, pero de verdad que le añade una nueva forma de afrontarlos.

 

La vida es más divertida con color

Tenemos 6 agrupaciones de 50 puzles cada una, divididas en 6 botes de pintura que indican, a priori, la dificultad de dichos puzles, los cuales vamos desbloqueando al alcanzar un mínimo de rompecabezas resueltos en la tanda anterior. Aunque, como hemos dicho, la dificultad debería ir in crescendo según vamos pasando de agrupación, la realidad es que, en general, no son especialmente complicados; solo aumentan las dimensiones y, salvo alguno específico, el resto es sencillo y hasta posiblemente resuelto por lógica (al darnos cuenta de la imagen que representa). Además, si nos equivocamos -coloreando más de la cuenta de un mismo color-, el juego nos lo indica, facilitándolo aún más y dando pie al ensayo-error en algunos puntos del picross, en vez de seguir utilizando la lógica. Por si fuera poco, también tenemos la opción de pedir pistas de ayuda, aunque en caso de hacerlo no podremos conseguir la moneda de oro de dicho puzle, la cual sirve para desbloquear extras. De igual forma, el reto sigue estando ahí, y aunque esta sea la norma, algunos sí que nos hacen estrujar el cerebro al máximo.

 

Piczle Colors
Los extras y trofeos son, sin lugar a dudas, un acierto para darle aún más vida al juego

 

Pero, ¿qué le da más vida a un juego aparentemente sencillo y básico? Los logros y extras, sumados a la historia anteriormente expuesta. Piczle Colors cuenta con varios trofeos para desbloquear según vayamos completando distintos retos, así como una serie de extras que conseguimos al superar puzles sin ayuda, como indicamos en el párrafo anterior. Al llegar a un número determinado de monedas de oro, los extras comienzan a desbloquearse, los cuales, aparte de añadir un nuevo reto y motivación al juego, nos son bastante útiles para conocer más del juego y aportar una nueva rejugabilidad al título.

 

Si decidimos disfrutar de Piczle Colors en modo portátil, descubriremos una de los mejores usos que podían darle a un juego de este estilo: es totalmente táctil, lo que nos permite rellenar los picross tanto con botones como con el dedo. Juguemos de una forma o de la otra nos es igualmente cómoda, pero tener esta posibilidad, y que encima responda tan positivamente al tacto y los huecos seleccionados, siempre se agradece. Pero no todo podía ser de color rosa (demasiado sencillo). En algunos de los puzles que encontramos, la gama de colores es muy parecida (gris y gris un poco más oscuro, por ejemplo), y aunque se intentan diferenciar por el orden en el que se colocan o con un comando de ayuda que tenemos al pulsar el joystick izquierdo, no resulta suficiente, haciendo que nos equivoquemos en varias ocasiones al rellenar los cuadrados. De igual forma, la música, aunque puede ser silenciada al igual que los efectos sonoros o la notificación de pista, es repetitiva, y si hacemos varios puzles seguidos puede pasar de relajante y que ayuda a concentrarse, a hacer el efecto contrario y resultarnos más una molestia y distracción que un apoyo.

 

Piczle Colors
Las muecas es la ayuda visual que se nos ofrece, aunque no sabemos si la ayuda es peor que no tenerla

 

 

Piczle Colors – La reinvención colorida de los picross

Como amante de los puzles, tanto físicos como en los videojuegos, Piczle Colors me ha resultado una verdadera sorpresa, ese tipo de juego que de primeras no te llama quizás la atención, pero que una vez lo pruebas y descubres a sus encantadores protagonistas y su peculiar forma de resolver picross, te preguntas el por qué no le diste una oportunidad mucho antes. Es divertido, entretenido y, a pesar de no ser especialmente difícil, nos hace seguir haciendo puzles a todas horas, aprovechando además los recursos que ofrece una consola como Nintendo Switch. Si como a mí, te gustan los puzles, y a un precio de 12 euros en la eShop, este es sin duda un juego para tener en tu consola y disfrutar de su experiencia.

 

Piczle Colors

Este análisis ha sido realizado gracias a un código de descarga digital para Nintendo Switch cedido por Rainy Frog.

Picross de colores
Piczle Colors es una forma nueva y novedosa de completar los conocidos picross, puzles de números y espacios que crean imágenes al unirlos todos debidamente, utilizando los colores. El número de puzles disponibles, la historia, y sus extras y desbloqueables, hacen que estemos ante un juego que va un paso más allá del resto de su género.
PROS
Más de 300 picross para hacer
Tiene historia propia, extras, logros y desbloqueables que le dan una mayor profundidad y jugabilidad al título
Puede jugarse táctilmente
CONTRAS
Ciertas gamas de colores resultan complicadas de diferenciar entre sí
La dificultad no es muy elevada, ni siquiera en los últimos niveles
La música resulta repetitiva
76
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Análisis de Cadence of Hyrule – Nintendo Switch. Zelda parece, Crypt of the Necrodancer es