Ayuda a NextN comprando en Amazon
ARAGAMI

Asistimos a la presentación de Aragami: Shadow Edition para Nintendo Switch

La obra del estudio barcelonés Lince Works llega a Switch reivindicando el género del sigilo y la figura mítica del Ninja

Revisando los catálogos de las diferentes consolas, Nintendo Switch incluida, no hay muchos juegos que se apoyen de forma primordial en el sigilo o la infiltración. Claro que hay varios títulos, algunos de relumbrón, que se valen de esas mecánicas, pero más como un elemento adicional que como una base sólida sobre la que construir toda una narrativa de juego.

 

Hay que retrotraerse a las primeras aventuras de Solid Snake en la etapa de PSX, Mark of The Ninja o Dishonored, por buscar algo más reciente, o títulos legendarios como la saga Tenchu para encontrar algo así. Todos, sobre todo este último, son las influencias más directas de Aragami, de los barceloneses Lince Works. “La idea surgió para aprovechar el nicho que dejaron juegos de sigilo como Tenchu y similares. Buscando el hueco que había en el mercado para hacer un simulador de ninjas”, explica David León, director de desarrollo.

 

Pero en origen nació como el trabajo colegial de un grupo de estudiantes de un máster de la Universidad Pompeu i Fabra. Seis personas que no sabían hacer juegos y que basaron su trabajo en una idea simple: un solo escenario donde el sigilo, esconderse en las sombras y acabar con los enemigos. La idea fue mutando hasta convertirse en un proyecto para desarrollar un videojuego completo de forma comercial bajo el nombre de Twin Souls: Path of Shadows.

 

Con el tiempo ese juego cambió de nombre a Aragami, título que llega a Switch este próximo 21 de febrero en su edición Shadow, que incluye la expansión Nightfall y todo el contenido descargable lanzado hasta la fecha y que Lince Works presentó esta semana en el showroom de Nintendo en Madrid.

 

Un proyecto accidentado

Tan solo tres miembros del equipo original decidieron lanzarse a esta aventura fundando Lince Works, reclutando artistas entre conocidos y escuelas de diseño de la ciudad y montando un estudio con lo que se podía: desde equipos informáticos propios hasta mesas y sillas procedentes de una oficina que acababa de cerrar. “La captura de movimiento, por ejemplo,  la realizamos con un par de Kinects de la Xbox de segunda mano”, recuerda David al explicar como se desarrolló el proyecto durante aquellos primeros pasos.

 

Aragami se publicó por primera vez en Playstation 4 y Steam en 2016 después de pedir varios créditos y recibir el apoyo de Sony para poder completar el desarrollo tras pasar por una campaña de Kickstarter fallida. Fue Sony, de hecho, la que sugirió el cambio de nombre que pasó de Twin Souls: Path of shadows al actual.

 

“Quizá no planteamos bien la campaña. Dábamos por hecho que el Kickstarter iba a salir bien y gran parte del proyecto estaba basado en conseguir la financiación por esa vía. Aprendimos que había que enfocar estas cosas de otra forma”, cuenta Pere Rius, productor del juego al explicar sus experiencias con la plataforma de mecenazgo. “Es complicado conseguir la financiación de esta manera para un proyecto desconocido. No somos Tim Schaffer”.

 

Aún así el juego salió a la venta consiguiendo vender más de 400.000 copias desde entonces, de ellas, 70.000 solo en Steam durante el primer mes. Ha tenido muy buenas cifras en mercados como el de Estados Unidos o Alemania. “Sorprendentemente también se ha vendido muy bien en China. En España, sin embargo, las ventas están por debajo de países como Suecia”, explican los miembros de Lince Works. Nadie es profeta en su tierra.

 

ARAGAMI
Primeros diseños de Aragami

La sombra del ninja

Nos encontramos ante una aventura en 3D en tercera persona con una estética Cell Shading que recuerda a títulos como The Legend of Zelda: Windwaker o a los primeros juegos de la serie Sly Cooper, ambas influencias artísticas  reconocidas por Lince Works. Aquí controlamos a un Aragami, una especie de espectro o espíritu de la venganza cuya historia se ubica en un entorno inspirado en la cultura nipona pero sin trasladar la acción a ningún lugar real.

 

“Teníamos miedo a recrear un Japón real porque es una cultura que no es la nuestra así que la íbamos a cagar seguro. Cogimos influencias de la cultura asiática y con ello montamos un mundo imaginario con esos elementos”, argumenta David León sobre el apartado de diseño.

 

La acción transcurre en escenarios nocturnos en los que la iluminación es tremendamente importante a nivel jugable. El Aragami no solo usa las sombras para esconderse, se nutre de ellas para cargar su poder, es como su «maná». Por contra, la luz le debilita así que huir de las zonas iluminadas es vital.

 

Las habilidades o magias que el personaje va desbloqueando durante el juego también están relacionadas con el uso de las sombras pudiendo usarlas para teletransportarse a puntos concretos del escenario, aumentar su capacidad de combate o evitar ser descubierto. Por ejemplo, como pudimos comprobar jugando a la versión de prueba, hay una habilidad específica para ocultar los cadáveres que dejemos a nuestro paso y así evitar que el resto de NPCs los encuentren y den la alarma.

 

Otro aspecto interesante es la total ausencia de un HUD, de un interfaz de juego para poder visualizar aspectos como la salud del Aragami o su nivel de poder. Todo eso se refleja de una forma muy elegante en los distintos dibujos de la capa del personaje que van cambiando para representar esos elementos.

 

El sigilo lo es todo pero no es lo único, se ha intentado mantener un equilibrio entre los juegos de infiltración más hardcore y los juegos de acción más tradicionales. Hay distintas formas de afrontar los niveles, bien sin entrar en conflicto con los enemigos o intentando acabar con todos. Aún así, David León nos advierte: “la letalidad es muy elevada. Vas a querer que no te vean”.

 

David León y Pere Rius, director y productor de Aragami durante la presentación del juego en el showroom de Nintendo

La versión para Switch

A día de hoy Aragami cuenta con varios DLC y una expansión, Nightfall, una precuela del título base que añade nuevos niveles y dos nuevos personajes en lo que supone un claro guiño a la saga Tenchu. Todos esos contenidos se incluyen en la edición para Nintendo Switch, última consola a la que se suma el título tras aparecer en verano en Xbox One.

 

“Era raro tener el juego en Xbox One y no en Switch, porque nadie en el estudio tenía una Xbox y todos la Switch. Tampoco hay ningún juego de sigilo en su catálogo, con esta calidad, en 3D y en tercera persona”, explica David León cuando la salida de Assassins Creed III en Switch aún no pasa de rumor sin confirmar. Aún.

 

No obstante, el port a Switch no ha sido obra de Lince Works sino del estudio madrileño Stage Clear, que ya tienen experiencia en trasladar otros juegos a la híbrida de Nintendo, como por ejemplo Slain: Back from Hell o Runbow. Pere Rius admite que intentaron hacerlo ellos solos sin éxito. “No fuímos capaces de realizar el port por nuestra cuenta y Merge Games se puso en contacto con Stage Clear para que se encargaran de ello. Y el resultado no podía ser mejor”.

 

No ha habido que hacer ningún downgrade brutal respecto a las versiones de PS4 o Xbox. Se han reducido algunas partículas, algunos efectos, la distancia a la que se ven algunos objetos pero nada realmente importante, explica David León.

 

David describe como «genial» la sensación de jugar a Aragami en Switch. «Switch le va muy bien al juego, sobre todo en modo portátil. Además, es una consola muy agradecida con los indies porque su audiencia está acostumbrada a otro tipo de experiencias”

 

El juego original incluía un modo cooperativo online, la versión para Switch, también y cuenta con crossplay, pero solo con usuarios de PC y de Xbox. Como en otras ocasiones, Playstation se queda fuera. “Realmente depende de Sony porque el trabajo ya está hecho y funciona. Solo hay que darle a un botón, tocar una línea de código y ya” explican León y Rius.

 

Aragami: Shadow Edition

La Shadow Edition apareció por primera vez el pasado verano cuando el juego desembarcó en Xbox One incluyendo diversos DLCs y su expansión, Nightfall, en la que controlamos a dos asesinos ninja: Hyo y Shinobu. Aunque está concebida como precuela, los desarrolladores aconsejan empezar a jugar la historia desde el juego base.

 

«Es mejor para conocer las mecánicas del juego y también para evitar spoilers porque la historia de Nightfall sirve también para llenar algunos agujeros argumentales que tenía el juego original», advierte David León.

 

La expansión salió en 2017 pero no parece que vaya a ser el último episodio de la historia de Aragami tal y como dan a entender los chicos de Lince Works. “La idea es seguir trabajando en esta IP, eso seguro, pero aún no podemos dar ningún detalle al respecto”, contestan al preguntarles por sus futuros proyectos.

 

Por de pronto Aragami: Shadow Edition llega a Nintendo Switch este próximo 21 de febrero tanto en formato físico como en digital. Contará con una edición especial, una signature edition, que incluye contenido extra como un libro de arte del juego o la banda sonora del dúo Two Feathers.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Dead or Alive Xtreme 3 Scarlet Nintendo Switch
Dead or Alive Xtreme 3: Scarlet muestra a dos nuevas protagonistas