Ayuda a NextN comprando en Amazon
RICO

Análisis – RICO (Nintendo Switch). Un FPS de sabor aleatorio

¡Condimentando a base de balas!

RICO
Fecha de lanzamiento
14 marzo, 2019
Género
FPS, Acción
Formato Físico
Nuestra puntuación
59%

La desarrolladora independiente Ground Shatter, afincada en Reino Unido, es consciente de que los FPS, uno de los géneros por antonomasia del mundo de los videojuegos y el preferido de una buena parte de la comunidad jugona, no abundan en Nintendo Switch. Por ello, llega dispuesta a ofrecer con RICO, tanto en formato físico como digital, una propuesta realmente sencilla, directa al grano, cuyo caballo de batalla no es otro que la acción en estado puro y sin demasiadas contemplaciones (donde quieras y cuando quieras). A todo ello, se suman diversas opciones de personalización, decenas de enemigos, munición por un tubo, un toque roguelike con escenarios generados de forma procedural y un apartado gráfico cell-shading. Menudo cóctel, ¿verdad? Esperamos que no nos explote en las manos. Arrancamos un análisis, RICO, ¡rico!, ¿rico?

 

 

¿Cueces o enriqueces?

RICO. No, no, ni nos referimos a una canción ni a la frase por excelencia del maestro de la cocina, y otros menesteres, Carlos Arguiñano. RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations), así con mayúsculas, es el grupo de élite encargado de barrer el crimen en la ciudad ficticia de San Amaro (¿Galicia?). Nuestra misión, como miembro del equipo, no es otra que resolver en menos de 24 horas, gatillo fácil mediante, un importante caso. Todo ello se nos presenta en un envoltorio en forma de FPS que apuesta por mecánicas tan simples como efectivas: patear puertas, disparar a los malos y recoger, por el camino, toda las posibles pruebas.

 

RICO
¡Bienvenidos a San AMARgO!

 

No todo en la vida es disparar, ¿o sí?

Bajo esta sencilla, y quizás arcaica, propuesta, el jugador tiene claro desde el minuto uno tanto su objetivo como la necesidad de llevarlo a cabo en el menor tiempo posible. Y es que, cada vez que completamos determinados objetivos (que van desde recoger pruebas o destruir instalaciones hasta desactivar bombas) nuevas oleadas de enemigos van a por nosotros. Curioso, en este caso, el cartel de aviso: «refuerzos en camino». Refuerzos, sí, pero para los malos. Se abren entonces varias posibilidades ante nosotros. Escapar (si ya hemos completado nuestra misión principal) o plantarles cara para, posteriormente, poder continuar con nuestra particular escabechina, consiguiendo de esta forma más puntos para canjear en la armería. Y es que en RICO la cosa va de tomar decisiones en cuestión de segundos. Por otro lado, reforzando su inspiración cinematográfica, cada vez que abrimos, a patadas, una puerta, se nos otorgan unos valiosos segundos en tiempo bala para poder, si no acabar con todos los enemigos, dejarlos bastante diezmados.

 

Disparos con sabor aleatorio

RICO es, como ya comentaba unas líneas atrás, un título inspirado en el cine de acción moderno y, precisamente, derivado de ese carácter frenético y explosivo, surge una de sus señas de identidad: su contenido, escenarios y enemigos son generados de forma aleatoria. Es decir, cada partida, siguiendo unos patrones estructurales comunes, es distinta. Por otro lado, haciendo hincapié en los aspectos que comparte con los roguelike, si morimos durante una de las misiones de las que se compone nuestro caso, comenzamos de nuevo, teniendo que repetir, incluso (y esto se vuelve tremendamente tedioso) la fase de entrenamiento. Por todo ello, resulta recomendable hacer uso a menudo del mapa, marcando puntos críticos y dotando a nuestras incursiones de un toque estratégico que nos lleve a estudiar las mejores opciones a nuestra disposición. En contraposición, contamos con la posibilidad de guardar el progreso de nuestra partida tras completar cada incursión, pudiendo reanudar, cuando regresemos, desde el mismo punto. Además, si abandonamos la misión sin completar el objetivo principal, se nos permite tomar otra camino, ya que cada caso cuenta con varias bifurcaciones, que logran alargar algo su durabilidad.

 

RICO

 

Jugablemente hablando, nos encontramos ante un título correcto. Nuestros movimientos son precisos y no nos han jugado ni una mala pasada (fallos técnicos a parte). Las acciones a nuestra disposición (típicas en este género), por su parte, resultan sencillas de ejecutar y bastante intuitivas. Además, y esto ha sido toda una sorpresa/acierto, RICO incorpora control por movimiento. Por otro lado, a medida que completamos cada una de las fases de las que se compone nuestro caso (algo que también varía de una partida a otra) vamos ganando puntos para gastar en mejoras, nuevas armas o distintos tipos de aprovisionamiento en la armería, algo que dota al conjunto de cierta profundidad. A su vez, también debemos completar diversos objetivos adicionales si queremos ganar méritos extra, teniendo, incluso, que desbloquear el acceso a determinadas zonas inaccesibles al comienzo. Sus diferentes niveles de dificultad vienen marcados por la cantidad de munición y botiquines de vida esparcidos por los escenarios, siendo recomendable optar por el modo fácil solo si buscamos un paseo más que una aventura.

 

RICO, rico, pero sin fundamento

Llegamos a uno de los aspectos más polémicos de RICO, su apartado técnico. Son muchos los factores que han influido en el boom indie de la última década, pero Unity ha sido, sin lugar a dudas, una pieza clave en toda esta efervescencia independiente. Un motor verdaderamente versátil bajo el que hemos vistos verdaderas maravillas. No es el caso de RICO, título que, a pesar de contar con dicho motor, nos presenta un juego sin florituras técnicas, plagado de texturas de baja resolución, elementos bastante repetitivos, un sistema de destrucción de entornos arcaico y enemigos que atraviesan paredes o se quedan inertes en posiciones imposibles. Incluso, en un par de ocasiones, se han generado elementos en los pasillos que nos impedían progresar en la misión, teniendo que reiniciar por completo la partida. Por si fuera poco, nos hemos encontrado, bastante a menudo, escenarios cuyas paredes, suelos o techos desaparecen por completo, o enemigos que se quedan bloqueados corriendo hacia un punto concreto de una habitación. Y eso, por mencionar solo algunos de sus puntos más problemáticos. El entorno, como podéis leer, se convierte en muchas ocasiones en una trampa realmente mortal.

 

RICO
Esa vitrina nos ha impedido avanzar, teniendo que reiniciar la partida

 

En referencia a su apartado sonoro, poco hay que referir. Melodías bastante machaconas y unos efectos sonoros del montón. Sin estorbar, pasan sin pena ni gloria. No obstante, como todo no iba a ser malo, nos encontramos con que el diseño de los personajes luce un correcto cell shading que le sienta bien. Además, haciendo todo un alarde de nostalgia y salvando las distancias, los modelados de los distintos personajes que aparecen en pantalla recuerdan a sagas como XIII.

 

La Los buena buenos comida juegos saben mejor en compañía

Rico nos ofrece un modo llamado Operación Rápida, que nos permite realizar misiones aleatorias, repetir nuestro entrenamiento o resistir a distintas hordas de malhechores (aquí son los propios enemigos los que nos sueltan algo de munición, vida e incluso segundos de tiempo bala). Modo Caso viene a ser el modo principal, en donde nos toca resolver la trama; juego Diario, por su parte, nos brinda la posibilidad de competir en un ranking mundial con otros usuarios.

 

RICO

 

RICO, además, nos da la posibilidad de poder jugar en modo cooperativo tanto local a pantalla partida (solo disponible en modo TV), como online (previa subscripción a Nintendo Switch Online). Y ojo, porque es aquí precisamente donde más se disfruta este título. Dos jugadores, codo con codo, luchando contra ordas de criminales, suena bien, ¿verdad? Resulta importante destacar que no hemos podido probar el modo online, dado que, por causas obvias, no ha sido posible encontrar compañeros.

 

RICO

 

RICO – ¡Un FPS que apunta alto pero sin demasiada punteria!

RICO es un FPS cooperativo donde nos ponemos en la piel de un cuerpo de élite en su lucha contra el crimen. Muerte permanente, escenarios generados proceduralmente, cientos de enemigos y la posibilidad de jugar solo o en compañía, quedan empañados por sus fallos técnicos, su pobre acabado gráfico y sonoro y por sus mecánicas tremendamente repetitivas. En definitiva, os toca a vosotros, jugadores (voz de Matías Prats) analizar sus pros y sus contras para que la balanza jugable decida si es o no un título digno de vuestra colección.

 

RICO

Hemos analizado RICO para Nintendo Switch gracias a un código de descarga proporcionado por Rising Star Game.

Un FPS de sabor aleatorio
RICO es un FPS cuyo concepto de juego es realmente simple: recorrer escenarios generados aleatoriamente y eliminar a todos los criminales que se cruzan tras cada puerta (previo pateo). Un título que, pese a su pobre apartado gráfico y sus fallos técnicos, se deja disfrutar en compañía.
PROS
Todo un sofá co-op
 Control por movimiento
Su carácter aleatorio
CONTRAS
Importantes fallos técnicos
Pobre acabado gráfico. Unity puede dar mucho más de sí
Mecánicas demasiado repetitivas
59
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Fire Emblem
Fire Emblem: Three Houses presenta a Leonie. ¡Toda una futura mercenario!