Ayuda a NextN comprando en Amazon
Análisis Air Conflicts Collection Switch

Análisis Air Conflicts Collection – Nintendo Switch. Abróchense el cinturón: se avecinan turbulencias.

Fecha de lanzamiento
22 marzo, 2019
Número de jugadores
1-8
Idiomas
Inglés, Francés, Alemán, Italiano, Español, Ruso
Tamaño descarga
Secret Wars 1,66 GB / Pacific Carriers 1,53 GB
Nuestra puntuación
40%
COMPRAR

Nos encontramos hoy con un miembro más de la familia compuesta por los integrantes del género «simuladores de vuelo» disponibles en Nintendo Switch, este en concreto quizá calificable también como «shooter arcade«: Air Conflicts Collection, un pack que nos trae dos títulos multiplataforma desarrollados por la compañía «indie» Games Farm, llamados «Air Conflicts: Secret Wars» y «Air Conflicts: Pacific Carriers«. La franquicia Air Conflicts aterriza en el catálogo de la híbrida de Nintendo con la intención sacar a relucir su capacidad para transmitir al jugador lo que se siente al pilotar un avión, matizando la experiencia para introducir intensos momentos de acción y disparos a bordo de máquinas de guerra voladoras, al estar basados ambos en la Segunda Guerra Mundial. ¿Conseguirá Air Conflicts Collection, con ayuda de los dos videojuegos que incluye, cumplir su propósito? ¿Podrá plantar cara a títulos como Warplanes: WW2 Dogfight, Island Flight Simulator Ultrawings? ¿O fracasará en el intento? ¡No os perdáis el análisis que se viene! Y preparaos, porque nos espera un turbulento viaje…

 

Parecidos, pero diferentes. Los modos campaña de Air Conflicts: Secret Wars y Air Conflicts: Pacific Carriers

Ambas entregas de Air Conflicts: Collection poseen modos campaña de un solo jugador ambientados en la Segunda Guerra Mundial. Air Conflicts: Secret Wars nos permitirá vivir las peripecias de Dorothy Derbec, hija del ficticio piloto Guillaume Derbec que irá acompañada en nuestra aventura por Tommy Carter, al que Guillaume encomendó el cuidado de su hija en caso de morir en acto de servicio. La Segunda Guerra Mundial supone un contexto extremadamente hostil en el que DeeDee (mote que se le da a la protagonista) ha conseguido adaptarse sin meterse de lleno en ella, gracias a los trabajos que hace como contrabandista. En el progreso de la campaña, sin embargo, veremos como estos personajes se van involucrando cada vez más en el conflicto bélico que condiciona sus vidas, a veces por manipulación (como es el caso de Morózov) y otras por contribuir a la lucha contra los nazis (la defensa de los Chestnik).

 

El modo campaña de Air Conflicts: Pacific Carriers gira en torno al bombardeo de Pearl Harbor, contando además sucesos acontecidos antes y después del ataque sorpresa llevado a cabo por los japoneses. El título se centra más en los aspectos históricos del bombardeo sin apenas recurrir a la ficción, al ser nosotros los encargados de ejecutar operaciones como el hundimiento del portaaviones Akagi o el mismísimo ataque en Hawaii que inició la guerra entre Estados Unidos y Japón. También se nos ofrece llevar a cabo misiones secundarias, como emplear una torre vigía para divisar unidades enemigas o realizar patrullas aéreas, con el fin de aumentar el número de hombres a nuestro servicio.

 

Vamos a hablar a continuación de estos modos campaña más detenidamente.

 

Las sosillas aventuras de DeeDee – Campaña de Air Conflicts: Secret Wars

El modo campaña de Air Conflicts: Secret Wars no es precisamente para tirar cohetes. Ni la historia ni los personajes que participan en ella son memorables, pero cumplen su función de contar una historia coherente. Se agradecen, eso sí, la introducción del diario de DeeDee (que nos relata los eventos que se desarrollan durante la campaña desde su perspectiva) y de cinemáticas que aparecen conforme se desarrolla la historia que muestran un estilo de dibujo que quizá hayas visto en otro sitio. Las misiones son repetitivas, y muchas de ellas nos pedirán cruzar largas distancias completamente carentes de enemigos para llegar a un objetivo, algo que puede hacerse dejando la Nintendo Switch en cualquier superficie sin tocar los controles. Uno pensaría que esta clase de cosas las podría disfrutar un aficionado a los simuladores de vuelo, y estaría de acuerdo si no fuera porque el apartado gráfico de esta entrega de la saga Air Conflicts no es la gran cosa precisamente, con sombras parpadeantes y árboles planos que privan al jugador que las visualiza de cualquier ápice de inmersión.

Air Conflicts

En Air Conflicts: Secret Wars manejamos nuestra aeronave en tercera persona, pudiendo alternar entre otras perspectivas, como primera persona y cámara libre (recomiendo el uso de la tercera persona). A la hora de disparar se ha implementado una especie de «asistente de disparo» que fija un retículo cuando estamos lo suficientemente cerca de un avión enemigo, siendo a partir de ese momento cuando podemos dejar pulsado el botón A para freír a balazos a nuestro adversario, aunque tendremos que movernos adecuadamente si queremos acertar los disparos. A la hora de lanzar las bombas contaremos con la ayuda de una mirilla que se proyecta sobre la superficie que estemos sobrevolando, facilitándonos el atinar a las unidades enemigas terrestres. Para nuestras misiones se puede escoger entre aviones, muchos de los cuales se desbloquean conforme avanzamos en el modo campaña, con diferentes valores distribuidos en sus cuatro atributos: Potencia de fuego, Velocidad, Agilidad y Resistencia. A pesar de que el sentido común nos aconsejará coger el avión con más estrellitas en los atributos, en las misiones de infiltración tendremos que tener más cuidado, ya que algunos con características inferiores poseen banderas enemigas que nos servirán para camuflarnos mejor.

Air Conflicts
Existe la posibilidad de asestar golpes críticos a los aviones enemigos.

Aprovecho para dejar claro que este integrante del pack Air Conflicts: Collection hace un trabajo muy pobre en introducir sus mecánicas al jugador. No pasa solo con los controles, explicados a través de una pantalla de carga, sino con funciones como la de aterrizaje (cuyo funcionamiento pude deducir por mi cuenta) o la de «adrenalina» (habilidad que permite ralentizar el tiempo para poder maniobrar mejor), explicada en otra pantalla de carga. No puedes recurrir exclusivamente a pantallas de carga para explicar cosas tan fundamentales, en mi opinión. Otra cosa que no he llegado a ver explicada en ninguna parte de la campaña es que, terminando ciertas misiones, puedes mejorar las características de la propia piloto. Recuerdo el terminar una misión y quedarme chocado cuando el juego me pidió mejorar alguno de sus atributos: no tenía ni idea de a que se refería.

 

Por cierto: todos los diálogos de la campaña están doblados al inglés. En caso de que no quieras oír acentos forzados siempre puedes desactivar las voces desde el menú Opciones. O puedes hacer como yo y descubrir un bug que desactive el audio de los diálogos hasta que reinicies la consola. Muy extraño teniendo en cuenta que no hice nada fuera de lo normal para activar dicho fallo. Casualidad, supongo. Pasemos ahora a la siguiente entrega, el que considero el peor de los dos.

 

Quien mucho abarca el juego se carga – Campaña de Air Conflicts: Pacific Carriers

Aunque se juegan de forma similar, Air Conflicts: Pacific Carriers plantea muchísimos cambios respecto a la entrega antes descrita, el primero de ellos abandonar a la hija de Quebec para encarnar a numerosos soldados que, si no manejamos adecuadamente, es posible que veamos solo una vez. Además de poder elegir entre cazas, bombarderos de torpedos y bombarderos en picado, tendremos además la opción de modificar estos aviones con diferentes bombas y ametralladoras antes de cada misión de la campaña. Otra novedad implementada en el título consiste en la opción de cambiar el avión que manejamos por otro perteneciente a alguno de los hombres que nos acompañan dejando pulsado «arriba» en la cruceta del Joycon izquierdo, que dependiendo de la misión pueden ser cuatro o incluso más de seis. Esto puede crear situaciones en las que hay que extremar el cuidado, puesto que un pequeño roce con otro avión, sea aliado o enemigo, queda registrado como dos aeronaves destruidas. En mi experiencia con el juego he llegado a perder multitud de hombres por esto, a veces incluso por culpa de aviones cuya presencia no detectaba ni el radar. 

 

En esta entrega de Air Conflicts: Collection desaparece la mirilla que nos ayudaba a lanzar bombas. Dependiendo del tipo de aeronave con la que estemos realizando la misión, contaremos con diferentes ayudas. En el caso de los bombarderos de torpedos, por ejemplo, podremos utilizar una mirilla que activaremos pulsando el Stick izquierdo. Los bombarderos en picado, como su nombre indica, requieren que el jugador gane altura y caiga en picado para lanzar sus bombas. Durante la maniobra aparecerá un retículo sobre la superficie a bombardear similar a la que aparece en Air Conflicts: Secret Wars, que irá desapareciendo conforme dejamos de descender. Esta mecánica, aunque pueda entender la lógica que apoya su adición, me costó mucho dominar y utilizar adecuadamente. Se hace especialmente tedioso bombardear pequeños objetivos terrestres empleando a estos bombarderos para ello. Para lanzar torpedos tendremos que emplear una velocidad adecuada y mantenernos cerca de la superficie del agua, así como orientarnos adecuadamente para que el torpedo acierte en el objetivo. Teniendo en cuenta que cada bombardero de torpedos puede contar con solo un torpedo, sobra decir que tuve bastantes problemas para dominar este otro aspecto del juego.

Air Conflicts
Aquí podéis ver la mirilla de los bombarderos en picado.

A partir de cierto punto de la campaña americana pude desbloquear la posibilidad de llevar en un bombardero de torpedos la friolera de nueve bombas y algunos misiles, armas que no dudé en empezar a utilizar con asiduidad con el fin de quitarme el mal sabor de boca que me dejaron las mecánicas antes explicadas y que son más que ideales para hundir portaaviones enemigos y otros objetivos en un santiamén. Se ve que Games Farm no contaba con la posibilidad de que alguien usara nueve bombas seguidas en las últimas misiones de la primera campaña americana para destruir un barco, ya que esto me ha costado en más de una ocasión que la consola lanzara un mensaje de error que me obligaba a cerrar el juego. Incluso ha habido veces en las que no he necesitado bombas para provocar dicho «crash» durante este tramo del modo campaña.

Air Conflicts
¡PERO BUENO!

El modo campaña de Air Conflicts: Pacific Carriers hereda la esencia repetitiva que caracterizaba al de Secret Wars, con sus largos viajes en los que no tendremos que hacer absolutamente nada para cumplir objetivos. Al entrar en dicho modo se nos permite elegir entre el ejército japonés y el americano, cada uno de los cuales cuenta con dos campañas de cinco capítulos cada una. Dentro de las campañas tenemos la opción de avanzar capítulo jugando una batalla o bien cumplir con alguna de las misiones opcionales que nos permitirán reunir más hombres para las batallas importantes, como ya adelantamos previamente. Por lo que tengo entendido, estas personas que reclutas para tus escuadrones aéreos pueden subir de nivel y adquirir talentos. Digo «por lo que tengo entendido» porque, de nuevo, el título no hace el más mínimo intento de explicar en qué consiste esto. Parece ser que, llegado a cierto punto (supongo que con la cantidad suficiente de experiencia), tus reclutas son capaces de conseguir talentos, cuyo funcionamiento tampoco se explica en ningún lado. Mencionar también que en función de como hayan rendido dichos reclutas en las misiones (cuando no los manejas tú es la IA la que se encarga de ello) se les concederá una nota que puede variar desde C hasta A+. ¿Utilidad? Completamente desconocida. Resulta irónico que Air Conflicts: Pacific Carriers, a diferencia de su compañero Secret Wars, incluya un nivel tutorial nada más ejecutar el juego pero no preste atención a los otros numerosos factores que forman parte de él.

 

Sobre los otros modos de juego y reflexiones finales

Las dos entregas de Air Conflicts: Collection que han protagonizado este análisis no dan mucho más de sí fuera del modo campaña. Tanto Secret Wars como Pacific Carriers, aparte de dejarnos repetir misiones del modo campaña, nos permiten llevar a cabo combates con las condiciones que nosotros deseemos. En Secret Wars este modo se llama «Combate en el aire«, y nos permite jugar los modos «Vuela y muere» (pelear hasta que caigas en combate), «Tiempo de ataque» (tiempo limitado en el que tienes que sobrevivir) y «Límite de blancos» (elimina una cantidad determinada de aviones enemigos en el menor tiempo posible), permitiéndonos configurar además el número de aviones que se generan, el lugar donde libraremos nuestra batalla, la estación del año y el clima. Pacific Carriers trae al usuario una experiencia más diversificada con el modo «¡Sobrevive!«, que nos pondrá al mando de un portaaviones (americano o japonés. El jugador decide) con el que deberemos defendernos de los aviones enemigos alternando entre dos cabinas con ametralladoras. Además incluye el modo «Batalla aérea«, el hermano mayor de «Combate en el aire» que nos permitirá llevar a cabo batallas navales, aéreas y terrestres, dándonos la oportunidad de elegir, además de la ubicación y el clima, los modelos de vehículos empleados por el enemigo durante el combate. Se agradece esta atención al detalle, pero todos los modos anteriormente descritos no consiguieron mantenerme mucho rato pegado a la pantalla. Supongo que aquel al que le apetezca disparar aviones enemigos durante sesiones dosificadas encontrará aquí algo de entretenimiento.

 

Cabe mencionar también la presencia de modos multijugador en ambas entregas, tanto online como local, todos ellos con límite de hasta 8 jugadores por partida. Sin embargo, el multijugador en línea presenta extrema dificultad a la hora de encontrar partidas debido a la escasez de jugadores, y el local requiere que todos los participantes tengan una copia del juego, sin opción a jugar en pantalla partida.

 

La experiencia proporcionada por Air Conflicts: Collection me ha dejado un mal sabor de boca. Los breves momentos de diversión son sepultados por una jugabilidad repetitiva y que, en ocasiones, llega a fallar estrepitosamente. Muchos de los elementos de tanto Secret Wars como Pacific Carriers no se explican de manera adecuada al jugador, y en algunos casos ni siquiera se hace. Mi conclusión final es que, aunque te guste saber sobre lo acontecido durante la Segunda Guerra Mundial, no te recomiendo que pruebes estos juegos. Y por cierto, es muy probable que no encuentres ni un solo servidor creado en los modos online de Air Conflicts: Secret Wars y Air Conflicts: Pacific Carriers. Una pena, la verdad. Tenía ganas de estampar mis aviones contra los de un oponente desconocido.

Air Conflicts

 

Hemos analizado Air Conflicts Collection gracias a un código de descarga proporcionado por Meridiem Games

 

Air Conflicts: Secret Wars y Air Conflicts: Pacific Carriers
Air Conflicts: Secret Wars y Pacific Carriers son dos títulos que, salvo contadas ocasiones, traerán aburrimiento y frustración al jugador. La fidelidad histórica de sus elementos no es suficiente para compensar la experiencia.
PROS
Acertadas referencias a la Segunda Guerra Mundial sobre las que el juego toma libertades creativas.
En ocasiones se vuelve bastante divertido
CONTRAS
Jugabilidad repetitiva, con tramos en los que el jugador no tiene que hacer absolutamente nada durante largos períodos de tiempo
Gráficos algo mediocres
Dependen de pantallas de carga para explicar conceptos básicos, y a veces ni eso
Pacific Carriers "crashea" en circunstancias normales
40
100
COMPRAR
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Pokémon: Detective Pikachu Ryan Reynolds
Ryan Reynolds promociona Pokémon: Detective Pikachu, mofándose de sí mismo