Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de Yomawari: The Long Night Collection – Nintendo Switch. Lo kawaii también puede ser terrorífico

Fecha de lanzamiento
26 octubre, 2018
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la descarga
1536,16 MB
Nuestra puntuación
75%

El género del terror por una razón u otra, está consiguiendo ofrecer una cantidad de títulos interesantes en el catálogo de Nintendo Switch. Franquicias como, por ejemplo, Resident Evil ya han pisado el acelerador en la híbrida con la inminente llegada de unas cuantas entregas, además de Outlast, entre otras. Aun así, a la andadura de los survival horror en la consola le quedan pasos por recorrer como lo están haciendo otros estilos donde hay una mayor variedad de propuestas. Pese a esto, buceando se pueden encontrar experiencias tan perturbadoras como Yomawari: The Long Night Collection, que ofrece una experiencia fuera de lo común a la de algunos grandes referentes ya mencionados.

 

De hecho, antes de hablar en profundidad de Yomawari: The Long Collection cabe recalcar que estamos ante un recopilatorio que engloba bajo en el mismo cartucho a Yomawari: Night Alone, lanzado en 2015 y su secuela Yomawari: Midnight Shadows, que vio la luz dos años después.

 

La noche es oscura y alberga horrores

Como hemos comentado unas líneas más arriba, nos encontramos ante dos títulos. Ambos cuentan con un argumento que se rige bajo el mismo patrón: una niña que, por una serie de motivos, acaba vagando sola y de noche por territorios de lo más inhóspitos. Todo esto se extiende bajo la desgracia de haber perdido algo que realmente es importante para la protagonista, siendo este el punto de inicio de la verdadera pesadilla que se nos avecina.

 

De esta manera, nos toca sobrevivir de todo tipo de amenazas en las oscuras y lúgubres calles niponas, entre ellas, los yokais. Estos espíritus, sacados del propio folclore japonés, deambulan por el escenario y son desde el primer minuto nuestros principales enemigos. Hay una gran cantidad de ellos, con diferentes diseños, a cada cual más extraño y amenazante.

 

Yokais de lo más perturbadores

Para evitar precisamente el peligro de estos fantasmas, contamos con varias mecánicas bien funcionales como esconderse, correr e incluso andar sigilosamente. Varias de estas acciones, como el simple hecho de correr, se ven afectadas por la barra de resistencia que poseemos, haciendo que se vaya gastando de forma progresiva. Esto es interesante a la hora de interactuar con nuestros enemigos. Si, por ejemplo, estamos lo suficientemente cerca del peligro, nuestra protagonista entrará en pánico, haciendo que esta barra vaya disminuyendo de forma rápida.

 

Sin duda, es algo tremendamente atractivo, aunque lo más interesante de todo es ver como cada uno de estos espíritus poseen diferentes comportamientos. Un claro ejemplo es ver como algunos pueden encontrarse atemorizados por la luz de nuestra linterna, otros en cambio están influenciados por la distancia en la que nos encontremos, siendo inofensivos o más agresivos. De esta forma, hay una gran variedad de situaciones que, por desgracia, se ven lastradas por el uso del ensayo y error para descubrir cada una de estas rutinas.

 

Tampoco ayuda la nula sensación de desafío. Morir no tiene ningún tipo de penalización en el juego, quitando al jugador esa sensación de peligro constante que puede generar volver al punto de control y perder el progreso y cada uno de los objetos del inventario que nos vamos encontrando.

 

Un survival horror muy japonés

Pero no sólo los yokais son el epicentro de Yomawari. Como buen título del género, nos encontramos con fases de obstáculos y puzles durante el transcurso de nuestra aventura. Todos ellos, diseñados para complicarnos un poco la existencia y con un énfasis en la búsqueda de ciertos objetos. Por lo general, al igual que en el anterior punto, no se ofrece una dificultad excesivamente complicada. La necesidad de crear un reto es algo que como se puede comprobar, no está presente en el juego, centrándose mucho más en la sensación de agobio que transmite todo su apartado audiovisual.

 

 

Es algo curioso lo que envuelve a la franquicia en lo visual, que bajo un apartado artístico adorable y kawaii, el título pretende generar –y lo consigue- tensión y una atmosfera perturbadora. La forma en la que están dibujadas sus protagonistas, pero sobre todo, los espíritus que habitan en la aventura tienen una marcada personalidad, que consiguen que el juego ofrezca una cantidad de diseños de lo más variados. La música además forma un tándem perfecto con melodías ambientales que refuerzan aún más la ambientación y consigue transmitir ese malas sensación tan característica del terror japonés.

 

Yomawari: The Long Night Collection – Doble ración de terror en un sólo cartucho

Dos títulos en un solo cartucho hacen que Yomawari: The Long Night Collection sea una opción recomendable para aquellos que busquen una buena sensación de terror en la consola de los Joy-Con. Ambos juegos son capaces de añadir algo diferente al género, gracias en parte a su potente apartado audiovisual. Bajo un diseño adorable,  que puede resultar incluso encantador, se esconde una experiencia con una buena dosis de tensión en todo su desarrollo.

 

Además, el uso tan inteligente de los yokai como enemigos principales lo hacen realmente atractivo, dando estos una variedad de situaciones realmente interesante, Por desgracia, todo esto se ve empobrecido por su dificultad, que no supone ningún reto, además de ser dos juegos poco extensos. Creemos que un par de horas de duración para ambos les hubiera sentado genial, además de un ligero reto para darle un mayor interés.

 

Hemos analizado Yomawari: The Long Night Collection gracias a un código digital cedido por NIS America. Versión analizada: 1.0.0

Lo kawaii también puede ser terrorífico
Yomawari: The Long Night Collection es una de las mejores opciones que posee el género del survival horror en Nintendo Switch. Ofrece dos juegos repletos de tensión y espirítus que nos harán la vida imposible. Todo ello bajo un apartado artístico encantador. Aún así, su duración y dificultad quedan por debajo de las mecánicas jugables de ambos juegos.
PROS
El apartado artístico y su personalidad
El uso de los enemigos para crear variedad de situaciones
Dos títulos en un sólo cartucho. Algo no muy habitual
CONTRAS
La difícultad basada en el ensayo y error
Duración algo escasa para estar ante dos títulos
Ambos juegos sólo están en inglés
75
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Citizens of Space Switch
Gameplay de Citizens of Space en Nintendo Switch, ¡prepara la nave espacial que despegamos!