Ayuda a NextN comprando en Amazon
Portada Análisis Boxboy+Boxgirl

Análisis – Boxboy + Boxgirl (Nintendo Switch). Pensando fuera de la caja

Boxboy!+Boxgirl!, La franquicia experimental de HAL Laboratory, se estrena en Nintendo Switch

BOXBOY!+BOXGIRL!
Fecha de lanzamiento
26 abril, 2019
Jugadores
1-2
Idiomas
Español, inglés, francés, etc
Tamaño
569,38 MB
Nuestra puntuación
80%

Si se mide la importancia de las creaciones de un estudio de videojuegos, no por su software en sí, sino por el recuerdo que dejan sus obras en la cabeza y el corazón de los jugadores, HAL Laboratory es uno de los estudios más importantes en la historia de Nintendo (si no el que más, y perdón por la hipérbole). Sí, efectivamente, son los responsables directos de Kirby, la bola rosa más importante de la industria. También las madres y padres de la magia de la saga Mother y por supuesto, de HAL Laboratory surgió la figura de una de las personalidades más recordadas por cualquier aficionado a los videojuegos y en especial de la familia Nintendo, el añorado Satoru Iwata, aquél desarrollador que decía que en su corazón era un jugador como los demás, a pesar de ser presidente de una de las compañía más grandes en la historia de los videojuegos (información, no opinión).

 

Existe otra creación de la gente de HAL que quizá tenga menos prensa que las anteriores pero que se ha ganado un hueco importante entre ellas (a pesar de no hacerlo en el plantel de Super Smash Bros.). BoxBoy, el chico caja que debutó en 2015 en Nintendo 3DS en formato digital con gran éxito a pesar de ser un juego que surgió como experimento durante el desarrollo de una entrega de Kirby. Un experimento que terminó siendo algo más tal y como relataban recientemente desde el estudio.

 

Cuatro años y dos secuelas después, la última Bye-Bye BoxBoy! para 3DS llega la nueva entrega de la saga, esta vez ya en Nintendo Switch, donde el protagonismo de Qbby se comparte con su compañera Qucy en una aventura que apasionará a los veteranos y que supone una perfecta puerta de entrada a los que la conozcan por primera vez.

 

 

I’am living in a as a box

Hablar sobre qué es BoxBoy es sencillo porque sus mecánicas esenciales no han cambiado en cuatro años. Para quien no la conozca estamos ante un juego de puzles con un leve toque de plataformeo. El objetivo del protagonista, Qbby, es llegar de un lado del escenario al otro, superando obstáculos usando solo las cajas que puede crear, y solo puede crear un número limitado de ellas a la vez, un valor que cambia cada en nivel. Y eso es todo. Puede que suene simplista pero es que que la saga BoxBoy! siempre ha apostado por lo simple, por lo minimalista, tanto en cuanto a gráficos como en cuanto a mecánicas. Por supuesto la afirmación tiene trampa, a medida que el juego avanza, los escenarios se complican y se desbloquean nuevos usos y habilidades que podemos darle a estas cajas: usarlas como escudos, ganchos, lanzarlas al otro lado de la plataforma, usarlas para excavar huecos en las plataformas y muchas más.

 

No obstante no existe una dificultad endiablada (quizá sí en algunos escenarios concretos) que nos haga devanarnos los sesos durante mucho tiempo para superar los puzles y llegar a la salida. En ese aspecto el juego es sencillo, pero como todo en BoxBoy!+BoxGirl!, nada es tan fácil a primera vista. La gracia, el desafío, está en lograr terminar el nivel recogiendo todos los coleccionables (coronas) del mismo y usando el menor número de cajas posible. Ese es el reto y eso es lo que te hará quedarte varios minutos pegado a la pantalla pensando «¿Cómo lo hago?».

 

BOXBOY+BOXGIRL
Podemos jugar la campaña cooperativa acompañados o en solitario

 

El juego nos ofrece una campaña en solitario donde podemos escoger cuando queramos, antes de empezar el nivel, entre Qbby o Qucy para completarlo, una decisión que no tiene ningún impacto en la jugabilidad porque ambos personajes tienen las mismas habilidades. La gran novedad de BoxBoy!+BoxGirl! es la inclusión desde el principio de otra campaña, la cooperativa, en la que hayque usar ambos personajes a la vez para superar los niveles. Puede jugarse a dos jugadores, cada uno con un Joy-Con, o en solitario, alternando el control de los personajes durante el escenario. Los niveles de este modo son totalmente distintos a los de la campaña para un solo jugador y para resolverlos hay que trabajar en equipo o cambiando el control de cada personaje para usar sus habilidades. Por ejemplo, llegar con Qucy, crear una plataforma y que Qubby se suba encima del personaje para que Qucy salte con ambos y la supere con él encima (o viceversa). En definitiva, una forma nueva de jugar.

 

Además de todo esto existe un tercer modo, desbloqueado al terminar la campaña en solitario, en el que el protagonismo recae sobre Qudy, otro personaje que tiene forma rectangular, lo cual añade nuevas mecánicas. Todo esto hace que Boxboy!+BoxGirl! cuente con 270 niveles distintos en total. Hay juego para rato por un precio sorprendentemente ajustado.

 

BOXBOY+BOXGIRL

 

Reciclando la caja

Además de esos 270 niveles entre las tres campañas, la rejugabilidad está garantizada si es que queremos obtener todos los coleccionables. Ya hemos comentado que el verdadero desafío del juego está en superar los escenarios consiguiendo todas las coronas y medallas del mismo usando el menor número de cajas posible. En cada uno de los niveles nos desafían a superarlos usando un número de cajas igual o inferior al mínimo propuesto y al hacerlo quedará registrado ese logro. Si lo completamos en todos los escenarios del mismo mundo desbloqueamos además una opción que nos dará una serie de datos estadísticos que informa y evalúa sobre el desempeño en cada pantalla.

 

¿Quieres alcanzar el rango máximo? Entonces tienes que conseguir todo lo anterior y, además, en el menor tiempo posible. El desafío no es solo el propuesto por la dificultad del juego, sino superarnos a nosotros mismos. Todo esto es mucho más sencillo si lo intentamos en una segunda vuelta repitiendo las campañas ya que tendremos desbloqueadas todas las habilidades adquiridas a lo largo de la aventura.

 

BOXBOY+BOXGIRL
Los ítems cosméticos no tienen ningún otro papel en el juego más que jugar con la apariencia de los personajes.

Pero todos estos logros, desafíos, etc. no tienen una recompensa simbólica sino que, las monedas y medallas obtenidas tras cada nivel tienen varios usos, el más inmediato, poder comprar pistas que nos dicen cómo superar los obstáculos los escenarios. Pero hay más: podemos comprar música de la banda sonora del juego y reproducirla desde el menú de la tienda, pequeños cómics que nos van relatando historietas sobre el trasfondo del juego y objetos útiles que nos pueden ayudar a superar escenarios como por ejemplo ir más rápido o generar una caja extra por encima del límite. Existe también una máquina dispensadora de bolas sorpresa que incluyen coleccionables cosméticos al azar para modificar la apariencia de los personajes. Sí, podemos vestir a Qubby con gafas de buceo, coleta y calzón de luchador de sumo si hemos desbloqueado esos ítems. Por si todo esto no fuese suficiente, con las «monedas» del juego también podemos comprar nuevos niveles. Son los ‘Desafíos Globo’ en los que tenemos que destruir los globos del escenario en la menor cantidad de tiempo posible. En definitiva, hay muchos motivos para rejugar las campañas tras una primera vuelta.

 

BoxBoy!+BoxGirl! no es un derroche artístico o sí, pero desde un punto de vista muy inteligente. Desde su primer juego, la saga se ha caracterizado por hacer mucho con muy poco. Gráficos simples donde dominan los colores blanco y negro, salvo excepciones y música sencilla que encaja perfectamente en el tono del juego. Esta simpleza, que puede resultar poco llamativa de entrada, desborda ingenio a raudales en lo importante: el diseño de niveles y de los puzles. Aquí es donde el juego se hace fuerte y engancha, y termina por inocular el llamado ‘Virus Civilization’, aquél que nos obligaba a autoengañarnos diciendo eso de «un turno más y a la cama». Cambien «turno» por «escenario» y el efecto es el mismo. Esta simpleza gráfica hace además que el juego, desarrollado por primera vez con el motor Unity, corra perfectamente tanto en portátil como en sobremesa, siendo en la primera forma donde más agradecido resulta el título. BoxBoy! nació como juego para una portátil y se nota, y por supuesto se agradece.

 

BOXBOY+BOXGIRL
Durante la aventura aparecen nuevos obstáculos y nuevas formas para superarlos.

 

BoxBoy! + BoxGirl! – Simplemente encantador

Con la saga BoxBoy! se confirma el dicho de que «menos es más». Ante una estética y mecánicas de lo más simples (en un sentido nada despectivo) nos encontramos ante una serie de juegos donde siempre hay que ir más allá. Donde algo tan sencillo como llegar al otro lado de un escenario usando una serie de cajas, se convierte en un desafío al tener que imaginar los usos que les podemos dar gracias a los obstáculos que se nos presenten y las habilidades que desbloqueamos por el camino. La complejidad no está en el qué sino en cómo usamos esas herramientas, aparentemente sencillas, tratando de ver cuál es la construcción imposible pero lógica que nos permite llegar al otro lado superando, por ejemplo, ese cañón láser que amenaza todo el pasillo. Esta será las menos de las veces, claro, lo más difícil sin duda será querer hacerlo bien, sin «malgastar» cajas o conseguir esa corona que está en lo alto del escenario y a la que sabes que se puede llegar pero aún no has dado con la forma.

 

Estamos ante un juego reposado. Donde (si no quieres) no es necesario que pienses en el tiempo que necesitas para superar los niveles. Los checkpoints son frecuentes si caemos en una plataforma o nos achicharra un láser. No es necesario empezar desde el inicio del nivel, no es un ‘quemacerebros’, no es el «Dark Souls» de los puzles. Ni lo pretende. La dificultad en BoxBoy!+BoxGirl! estará, al final, en la superación personal, en repetir y superar los retos, lo que puede resultar insuficiente si el juego no te llega a enganchar para querer repetir los niveles y hacerlos de forma -casi- perfecta. Si no conectas con ese ‘algo más’ que el título quiere que encuentres, la experiencia puede resultar escasa. Por suerte cuenta con una demo en la eShop para hacer algo tan olvidado a veces como probar antes de comprar. La simpleza puede ser también su cruz. No en lo aparente sino en las mecánicas cuando a veces tienden a resultar repetitivas en algunos escenarios o cuando, si eres veterano de la saga, puedes considerar esta entrega demasiado continuista, poco arriesgada. Respecto a esto es muy de agradecer la frescura del modo cooperativo que aporta novedad a la franquicia.

 

BoxBoy!+BoxGirl! nos anima a mirar más allá. Más allá de lo simple, de lo sencillo, nos coloca ante los retos que nosotros queramos marcar con herramientas sencillas e ingeniosas que lo hacen, de nuevo, una grandísima entrega dentro de la franquicia de HAL y una experiencia que ahora puede ser cooperativa.

 

BOXBOY+BOXGIRLHemos realizado el análisis de BoxBoy!+BoxGirl! para Nintendo Switch gracias a un código de descarga proporcionado por Nintendo.

 

 

Una aventura que encandila por el encanto de su sencillez
BoxBoy!+BoxGirl! es continuista con el resto de juegos de la franquicia añadiendo las suficientes novedades, como el modo cooperativo para que siga siendo una aventura fresca pero con la sencillez que han hecho grandes a estos personajes. Quizá eso no sea suficiente para todos pero lo será para la mayoría de los amantes de la saga porque en esa simpleza radica su virtud.
PROS
Diseño sencillo pero ingenioso
El modo cooperativo
La gran cantidad de motivos para rejugarlo
CONTRAS
En ocasiones, demasiado continuista
Dificultad demasiado escasa en ocasiones si no piensas en el completismo
Algunos escenarios pueden resultar repetitivos
80
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Análisis de Super Wiloo Demake – Nintendo Switch. Saltemos, saltemos, y al perro rescatemos