Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de Chicken Rider – Nintendo Switch. Run chicken run

Fecha de lanzamiento
17 mayo, 2019
Jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño
681,57 MB
Nuestra puntuación
35%

Hoy analizamos un curioso juego que no va a dejar indiferente a nadie. Hablamos de un juego que muchos pueden llegar a considerar como innecesario o incluso como que no debería estar en Nintendo Switch. Sin embargo ha llegado y vamos a intentar hacer todo lo posible por desgranar Chicken Rider. El típico juego de móviles que llega porteado a la consola híbrida de la Gran N, y lo hace en su formato «premium» aunque con peros. Su desarrolladora Red Dev Studio es un estudio joven con gran pasión que quiere desarrollar tanto para dispositivos móviles como para consolas, y Chicken Rider es un claro ejemplo de juego que ha salido en las dos plataformas. Tal es la dedicación de Red Dev Studio al mundo de los videojuegos que una de sus máximas es ofrecer al jugador grandes títulos con un acabado impecable y con historias apasionantes, aunque desgraciadamente este no sea el caso del juego que tratamos hoy.

 

 

Cuando no hay mucha historia

Chicken Rider no tiene una historia per se. Todo comienza con un oso polar entrando a través de una claraboya y liberando a un grupo de pollos que por lo que parece ser están encerrados en una especie de laboratorio secreto. Así y durante numerosas fases tenemos que intentar llegar lo más lejos montados a lomos de un pollo, esquivando granjeros furiosos, guardas de seguridad entregados a la causa o leñadores psicópatas entre otros muchos personajes de lo más variopinto.

 

Su jugabilidad es tan sencilla que hasta puede llegar a ofender, ya que usando solo un botón se puede jugar todo este título. Un simple botón que hace saltar a nuestro pollo y que nos permite ser pulsado hasta dos veces antes de caer al suelo para poder realizar un doble salto y así esquivar mejor los obstáculos y a los enemigos que pretenden cazarnos. El problema es que no vamos a contar con botones analógicos, por lo que no vamos a tener mucha precisión a la hora de realizar los saltos, ya que estos no van a depender de cómo pulsemos este botón, es decir, que aunque lo pulsemos suavemente nuestro pollo va a saltar igual que si lo mantenemos pulsado, un gran fallo para aquellos que intentamos medir todo lo posible los saltos ya que no poseemos el control total de estos. El avance del pollo es completamente automático, siendo cada vez más rápido según vamos avanzando, y lo único de lo que hay que preocuparse es de intentar llegar lo más lejos posible sin que nos atrapen, nos golpeen o nos quedemos sin energía. Para recuperar esta debemos ser hábiles y ágiles ya que solo podemos hacerlo comiendo semillas que vamos a ir encontrando por el camino. Para hacernos con ellas a veces hay que sacrificar una ruta que puede ser más sencilla.

 

A lo largo de nuestra escapada vamos a poder ir recogiendo monedas, que podemos usar en el menú de selección para adquirir nuevos pollos con diferentes habilidades, ítems que nos van a ayudar en nuestra carrera y atuendos para nuestro osito polar o para nuestro pollo, aunque estos no nos van a otorgar ninguna habilidad especial o alguna mejora, es solo estético. Cada cierto número de metros recorridos, siempre al final de cada fase, nos vemos las caras contra el malvado granjero que tiene preso a los pollos y que es una mezcla entre Jim Carrey y el Duende Verde, puesto que vuela en una especie de aeropatín y nos lanza misiles para frenarnos.

 

Gráficos normales, sonido horrendo

Como ya habíamos dicho, este título es de los típicos destinados a teléfonos móviles y tablets que aparecen en nuestras Nintendo Switch. Sus gráficos son resultones y muy normales, con un estilo cartoon que funciona muy bien y que hace que el juego vaya con mucha fluidez, aunque tampoco es que este juego requiera de una gran potencia gráfica para que funcione correctamente.

 

El apartado sonoro es algo en lo que hay que pararse a hablar con detenimiento. Este es sencillamente horrible, con una música de fondo de banjo que se nos mete en el sentido tras haber jugado durante varias partidas seguidas y que llegan a hacer que pierdas los nervios. Los efectos sonoros por su parte también son algo malos aunque no llegan a ser tan horribles como la supuesta banda sonora que se supone que tiene. En ellos podemos escuchar el típico sonido de los pollos, algún golpe gracioso tipo dibujos animados cuando nos chocamos contra algo o el sonido de los misiles cuando se acercan. El mejor detalle que tiene este juego es que podemos desactivar tanto la música como los efectos de sonido, de la misma forma que haríamos en un smartphone, por lo que si sois lo suficientemente insensatos para haceros con este juego os recomiendo que los desactivéis.

 

Su dificultad también es algo digno de estudio, puesto que el juego en sí no es realmente difícil aunque los desarrolladores se han empeñado en hacérnoslo difícil a los jugadores, desde su desastroso control que no deja medir bien los saltos hasta el factor aleatorio que tiene este título puede hacer que en numerosas ocasiones queramos tirar nuestros Joy-Con contra la televisión de pura frustración. Tampoco juega a su favor que para obtener todos los pollos y todos los complementos tenemos que gastar una cantidad de monedas demasiado altas para ser la versión «premium» de un juego de móviles. Es realmente complicado alcanzar grandes sumas de monedas y cada ítem que nos ayude a realizar mejores carreras son muy altos también, contando también con el factor de que una vez que somos atrapados perdemos esos ítems por lo que no sabes si te va a durar mucho tiempo o si lo vas a perder enseguida. Para que os podáis hacer una idea más certera de lo que os espera con este título nada mejor que dejaros con nuestro reciente gameplay comentado:

 

 

Chicken Rider – Run chicken run

Chicken Rider es el típico título que debería haber pasado un filtro antes de haber salido en Nintendo Switch, es el clásico juego que  puede hacer que muchos jugadores vayan pensando que es otra cosa. Bajo mi recomendación debéis pensar mucho si queréis haceros con este juego, ya que tiene muchos más factores en contra que a favor. Este es un juego de partidas rápidas que puede acompañarnos bien mientras estamos sentados en el trono, sencillo a más no poder y con un planteamiento simple ya que no posee una historia que nos haga estar pendientes de él.

 

Hemos analizado Chicken Rider gracias a un código digital cedido por Ultimate Games S.A. Versión analizada: 1.1.0

 

Run chicken run
Chicken Rider es el típico juego de smartphones que llega a Nintendo Switch para ofrecernos una versión "premium" de lo que nos puede ofrecer de forma gratuita en móviles. Es entretenido y en ocasiones divertido aunque una vez has jugado una hora terminas cansado de siempre lo mismo.
PROS
Es entretenido
Es rápido de jugar
CONTRAS
Es muy repetitivo
Es un juego de móviles porteado a Nintendo Switch
Su música es horrible
35
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Metaloid: Origin Switch
Metaloid: Origin ya tiene fecha en Nintendo Switch, ¡prepara el cañón!