Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de She Remembered Caterpillars – Nintendo Switch. Puzles, gammies y emociones

Fecha de lanzamiento
28 marzo, 2019
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
2986,34 MB
Nuestra puntuación
72%

Cuando hablamos de los videojuegos de puzles, hablamos de un género que ha evolucionado en muchas vertientes. Desde las formas más tradicionales de hacer un puzle (es decir, las clásicas piezas que vamos juntando para acabar mostrando una imagen), como es el caso de Animated Jigsaws, hasta verdaderas obras de arte que nos hacen estrujar nuestro cerebro al máximo para seguir avanzando y superar los distintos retos de las formas más originales. De hecho, si hablamos del género de los juegos de puzles, hablamos de un género versátil y flexible, implementado de una forma u otra en muchos otros juegos de casi cualquier género. Pero no hace falta irnos a otros títulos para encontrar verdaderas joyas de los rompecabezas, y es aquí donde los indies, como el aclamado Baba Is You, más tienen que decir. She Remembered Caterpillars, el juego que analizamos en estas líneas para Nintendo Switch, es uno de esos títulos diferentes dentro de su propio género (y más adelante sabréis por qué).

 

Desarrollado por jumpsuit entertainment, un pequeño estudio independiente alemán formado por Daniel Goffin y David Priemer, y distribuido por Ysbryd Games, She Remembered Caterpillars estuvo nominado a varios premios y fue galardonado con otros, incluido el premio a mejor puzle de Intel Level Up Game Demo. Dos años después de su lanzamiento para PC, llega por fin a Nintendo Switch con una versión adaptada a la híbrida. ¿Qué tal cumple su acometida?

 

¿Papá? ¿Dónde estás, papá?

¿Qué harías por salvarle la vida a tu propio padre? Esta es la premisa detrás de la historia de She Remembered Caterpillars. Contada mediante breves textos que van apareciendo cada vez que iniciamos una de las 40 fases disponibles y pasamos de acto en acto, tomamos el control de unas pequeñas orugas, llamadas gammies, en la superación de distintos niveles que nos recuerdan al acertijo de cómo cruzar el río con un lobo, una cabra y una col. Para ir superando cada nuevo nivel, tenemos que llevar a dichos gammies hasta una serie de puntos específicos a través de puentes y columnas de colores que nos indican qué gammie puede o no puede pasar por ahí. Por ejemplo, si un gammie es de color azul, puede atravesar puentes azules, pero no columnas de su propio color. A su vez, dichos gammies pueden fusionarse para crear un nuevo color (más os vale recordar cómo funcionaba la escala cromática), lo que permite que puedan pasar por puentes que de otra manera les sería imposible, aunque impide igualmente el paso entre columnas si su mismo color forma parte de la fusión.

 

Pero, ¿qué relación tienen dichos gammies con la historia? Realmente, es complicado de definir puesto que, a pesar de que la historia es intrigante, no te da las respuestas de una forma directa y concisa, sino que deja a la interpretación del jugador qué ha ocurrido o de qué manera (de ahí que tampoco digamos nuestra propia interpretación). Es por ello que la narrativa y su jugabilidad no acaban de encajar del todo, puesto que lo que juegas y controlas (en este caso los gammies en su búsqueda por salir «volando») difícilmente es relacionado con los diálogos que ocurren entre un padre que se muere y una hija que permanece a su lado haciendo todo lo posible para que ese no sea su final. Igualmente, el hecho de que exista una historia en un juego de puzles de este estilo se agradece, dado que aporta ese pequeño empujón a seguir superando niveles para ir desgranando más y más todo aquello que rodea a este mundo fungipunk (como los propios creadores acuñan).

 

 

Para. Ya te dije que no me voy a rendir

Siguiendo con lo ya comentado, She Remembered Caterpillars se estructura a lo largo de una especie de árbol fungiforme muy detallado artísticamente hablando, el cual vamos escalando (figuradamente) hasta alcanzar la cima, es decir, el nivel final. En cada tramo, separados en Actos, nos encontramos con distintos niveles que debemos superar uno tras otro para seguir avanzando al siguiente. Cada nuevo nivel aumenta un poco más su dificultad, introduciendo a su vez nuevas funcionalidades, gammies de colores u obstáculos. Esto hace que el juego cuente con una muy buena curva de dificultad que, sin embargo, no está hecha para todo el mundo. Los primeros niveles son sencillos, pero los últimos llegan a ser verdaderos quebraderos de cabeza, los cuales pueden llegar incluso a frustrar al jugador. Esto no quiere decir que sea algo negativo, todo lo contrario, pero sí es necesario dejar claro que no estamos ante un juego de puzle tradicional, y que el ensayo-error se convierte en una poderosa compañera de viaje.

 

El control es simple pero tosco, aunque nos permite jugarlo de distintas formas (cosa que se agradece). Solo tenemos tres botones: el Joystick izquierdo para desplazarnos, la Y para fusionarnos o separarnos con otros gammies, y L y R para cambiar entre orugas. Si, por el contrario, estamos jugando en modo portátil, también podemos hacer uso de la pantalla táctil. El problema viene a la hora de desplazarnos (motivo de la tosquedad), puesto que, al ser un mapa isométrico, si jugamos con el Joystick, en más de una ocasión nuestro gammie no se quedará en la casilla que queremos. Lo mismo para el modo táctil, aunque en este caso es más bien por nuestros dedos, los cuales nos juegan malas pasadas al ser más grandes que las propias casillas. Esto le añade ese toque extra de frustración a lo anteriormente descrito de su curva de dificultad.

 

 

Su aspecto visual y sonoro son sin lugar a dudas sus puntos más fuertes. El diseño de cada nivel es realmente impresionante, hecho todo al detalle y con un uso de tonalidades y entornos cambiantes según vamos escalando la torre fungiforme. Los gammies, aunque simples y sencillos, son de esos personajes que quieres tener en forma de peluche encima de tu cama. El mismo nivel artístico se aplica a la propia torre, en el que existen múltiples detalles que se disfrutan tanto en su conjunto como fijándonos por separado. La música, llena de tonalidades que nos inmiscuyen en una especie de profundidad y concentración, acompaña a todo el apartado visual, incluidos los efectos sonoros como los pasos al caminar, cambiantes según dónde pisemos, o incluso al momento de fusionarnos. Una obra brillante artísticamente hablando.

 

 

She Remembered Caterpillars – ¿Te acuerdas de las orugas del jardín?

She Remembered Caterpillars mezcla todo lo que necesita un buen juego de puzles y lo une de una forma original, añadiendo otros aspectos como una historia detrás de todo. Con una duración aproximada de 5 horas, los primeros niveles nos hacen realmente disfrutarlo y querer seguir jugando un nivel más, sobre todo si es en un rato de tranquilidad total (como antes de dormir). El problema viene cuando los niveles se complican y el control no ayuda, por lo que comenzamos a pasar de la concentración a la frustración, por lo que a pesar de ser muy bueno, no está hecho para cualquiera. Si eres paciente y amante de los retos y puzles, estás ante uno de los títulos del género a los que seguirle la pista seriamente, sobre todo ahora que solucionaron un bug bastante grave que nos impedía avanzar más allá del nivel 35 (motivo por el cual hemos retrasado este mismo análisis, para poder completarlo y traeros la conclusión más completa posible).

 

Hemos analizado She Remembered Caterpillars gracias a un código digital cedido por Ysbryd Games. Versión analizada: 1.0.2

Los gammies como forma de vida
She Remembered Caterpillars nos traslada a un mundo lleno de colores y diseño artístico excepcional en el que superamos puzles mientras conocemos, o al menos intentan que conozcamos, la historia detrás de todo. Los gammies, pequeñas orugas de colores, son los encargados de hacernos avanzar mientras todo va complicándose más y más, haciendo que sea un verdadero reto. Sin embargo, este no es un reto hecho para cualquiera, dado que, junto al control poco acertado del Joystick, es de dar muchas vueltas, ensayo-error y puede acabar por desquiciar a más de uno.
PROS
Su calidad visual acompañada del sonidos ambiente
Los Gammies
Una muy buena curva de dificultad...
CONTRAS
... aunque no hecho para todos los jugadores
El control con el Joystick no es de lo mejorcito
La historia, aunque intrigante e intensa, no acaba de encajar del todo con el resto del juego
72
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Un café para charlar: ¿Existe algún filtro para publicar juegos en Nintendo Switch?