Análisis Dragon Quest Builders 2 Switch

Análisis Dragon Quest Builders 2 – Nintendo Switch. Constructor y destructor se dan la mano

Dragon Quest Builders 2 boxart Switch
Fecha de lanzamiento
12 julio, 2019
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño descarga
1,86 GB
Nuestra puntuación
80
Comprar

Un rey se alza, muy por encima, sobre todos los juegos de construcción por bloques habidos hasta la fecha. Ni el proyecto más ambicioso ha conseguido jamás hacer sombra en la profundidad de posibilidades que ofrece Minecraft a sus jugadores. Pero ojo, no te equivoques, pues un error muy grande es considerar Dragon Quest Builders 2 como «otro» más para la cada vez más creciente colección de juegos de minería y construcción. Así como su primera entrega nos dejó claro su enfoque y personalidad propias, esta secuela ha querido ir mucho más allá explorando las ideas propuestas en ese título, mejorando en algunos sentidos.

 

Y aquí estás, frente al análisis de Dragon Quest Builders 2 en su versión Nintendo Switch, secuela de un videojuego que nos sorprendió muy gratamente por no ser precisamente lo que a priori podríamos imaginar y, sin embargo, tenía pegas que lo alejaban de la perfección. ¿Conseguirá la secuela expandir de forma correcta su universo? Lo averiguarás a lo largo de este análisis.

 

Una historia con mucho peso

Así como en Dragon Quest Builders el argumento estaba relacionado con el primer capítulo de la famosa serie RPG, esta entrega repite fórmula de cara a ampliar, incluso complementar a su manera, la hechos ocurridos  en Dragon Quest 2. Es decir, todo transcurre tras la derrota del clérigo corrupto Hargon y su invocación, el Dios de la Destrucción Malroth, a manos de los hijos Erdrick. Digamos que no se desarrolla en el mismo tiempo ni lugar, sino de forma posterior y en una serie de islas con sus propias historias. Nuestro personaje, el constructor, se encuentra secuestrado a bordo de un barco de las tropas de los Hijos de Hargon, monstruos que siguen las enseñanzas de Hargon… que podríamos resumir en que todo lo que tenga que ver con la construcción debe ser destruido. Los humanos de este mundo están sometidos por esta orden, obligados a pensar que construir es pecado. La lógica de esta secta es algo que es puesta en muchas ocasiones en entredicho, pues ellos también necesitan construir y tener «cosas» para poder continuar con sus planes; a lo largo de la aventura verás como se intenta capotear esta contradicción.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
Los nombres de los personajes están divertidamente localizados, muy acorde con el resto del juego. Sin duda, hay que aplaudir el trabajo de localización.

 

Tras un inesperado naufragio, el constructor termina en la Isla del Despertar, donde conocerá al llamado Hermitaño Canoso, que nos regalará la isla, a la humana Lulú, y a su amnésico compañero de aventuras Malroth. ¿Malroth? ¿No es así como se llama el Dios de la Destrucción? En efecto, y precisamente la trama girará en torno a este curioso dato. Su incapacidad para construir, contrastada con su habilidad para repartir mamporros te harán pensar en todo momento qué se esconde tras ese personaje con el que nuestro constructor labrará una gran amistad.

 

A lo largo y ancho de las diversas islas, la relación entre los dos personajes irá evolucionando, conforme las historias de cada lugar vayan transcurriendo. No vamos a hablar del número de islas, pero podemos mencionar que hay más que en la primera entrega, cada una con su radical cambio de puesta en escena. Sin embargo, tenemos que decir que en cuanto a argumento, si bien hay mucho más que conocer que en Dragon Quest Builders, no hemos terminado de disfrutar de este apartado tanto como en el primer videojuego. Digamos que están casi a la par, mientras que lo verdaderamente interesante está en la historia entre Malroth y el constructor y cómo terminan las cosas, además de un importante giro argumental que afecta a todo del que no hablaremos más.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch 03
Por el mundo hay repartidos numerosos puzles, por lo general bastante sencillos. Al completarlos conseguirás minimedallas que podrás intercambiar por recompensas.

 

Hemos completado Dragon Quest Builders, de principio a fin, algo que exige muchas decenas de horas de juego, pues es de esos títulos que cuando crees que te acercas al final de un capítulo… todavía sigue, y sigue, y sigue… lo mismo pasa con el final. ¿Capítulos? A diferencia del primer videojuego, realmente aquí no se mencionan, aunque la historia continúa siendo totalmente lineal, con la diferencia de que (casi) siempre puedes volver a la Isla del Despertar para seguir construyendo tu propio paraíso con los habitantes de la misma. El problema no está en que la historia de cada isla sea larga, sino que, pese a que son distintas, se desarrollan con el mismo patrón, y esto es algo que puede incluso llegar a cansar.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
Sí, puedes pescar… pero ármate de paciencia. El caso es que os vendrá de perlas si queréis haceros con los DLC, pues uno de ellos precisamente va de crear vuestro propio acuario.

Pero, ¿y qué hay más allá de la historia principal? Digamos que hay más cosas que hacer, más allá de construir todo lo que quieras en la Isla del Despertar, todavía te quedarán algunas localizaciones que encontrar, nuevas herramientas por conseguir, incluso historias que conocer… pero eso es algo que tendrás que descubrir tú mismo.

 

Un salto gráfico, con un pequeño traspiés

El salto gráfico en Dragon Quest Builders 2 es palpable, lo notarás solo contemplando las texturas de todo personaje, monstruo o cosa. Además, ahora podemos explorar bajo el agua, algo que suena más atractivo que lo que realmente implica, pues realmente la experiencia acuática es muy limitada e incluso a veces logra que el videojuego, al menos en esta versión Nintendo Switch, sufra algunas ralentizaciones, algo que ocurre también en algunos puntos con «exceso» de elementos en el horizonte.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
Disponemos de un modo fotografía con el que hacer capturas con diferentes filtros.

Hablamos de caídas de frames que no llegan a molestar, pero que contrastan con la fluidez general del título, que también podrían darse en lugares en los que quieras realizar construcciones realmente elaboradas. Quizás eso es lo que estamos pagando por contar con ese detalle en cuanto a texturas. En cuanto al apartado musical, de nuevo repiten las melodías clásicas de la serie, siendo en su mayoría las mismas que disfrutamos en el primer capítulo. Por supuesto, son piezas legendarias, pero variedad adicional en lo sonoro se habría agradecido, o una nuevas versiones de las mismas canciones para no caer en la monotonía musical.

 

Jugabilidad: un pasito adelante, un pasito atrás

¿Cuestión de gustos? La historia de la primera isla nos ha parecido mucho mejor que la segunda. Oye, ¿no toca hablar de jugabilidad? Por supuesto, pero resulta que cada vez que cambies de isla, y según su temática, cambiará a su vez las cosas que tienes que hacer para conseguir hacer resurgir esos reinos. La cuestión es que básicamente siempre se trata de lo mismo: aceptar peticiones, que en su mayoría consisten en «crear» algo para un personaje, ya sea un objeto, o una estancia, y hasta que no cumplas esa misión, no podrás seguir avanzando, por muy ridícula que sea la petición, algo que puede llegar a hacer desesperar en algunos casos, no por la complejidad de lo que nos están pidiendo, sino porque no consigas construirlo. ¿Acaso es complicado? No, realmente lo que ocurre es que podrías encontrarte que no te están dando bien los «ingredientes» de la estructura. ¿Por qué nos gustó más la historia de la primera isla que la de la segunda? El motivo que vemos es que no conocíamos la estructura que a partir de entonces tendrían el resto de historias de las islas.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
Construir, construir y construir, por suerte, ahora con la ayuda de los PNJ, algo que es muy agradecido. Incluso cocinarán y cultivarán para ellos y para ti.

 

Hay que hablar del factor «combate», donde encontramos mejoras. Los golpes conectan mucho mejor y el personaje se mueve de forma más dinámica, es mucho más rápido, y eso se agradece. Por otro lado, continúa siendo básicamente un golpear sin parar, vigilando y retrocediendo para que no agoten nuestra vida, curándonos cuando es necesario; en este capítulo, no perdemos absolutamente nada si nos matan, lo que le resta esa sensación de necesidad de supervivencia. Y toca que decir que no, los combates no son emocionantes, incluso sentimos que existe un retroceso en cuanto a la defensa de nuestra base, algo que es mucho menos emocionante que en el capítulo anterior. No lo decimos por el hecho de que, tras un combate contra una oleada de enemigos de la historia, los habitantes de la base se encargan de dejarla en su estado anterior al mismo, cosa que agradecemos mucho (era desolador ver cómo se derrumbaba todo lo que habíamos construido), sino porque nuestra estrategia a seguir es en este caso golpear, golpear, y golpear hasta acabar con la vida del rival. Algún jefe puede aportar un ligero giro, pero en este sentido, en la defensa de oleadas, Dragon Quest Builders exigía más al jugador de forma que era más divertido que esta secuela… porque es un hecho que ni un solo enemigo ha conseguido hacer estragos en ninguna base de las islas de la historia (ni en la Isla del Despertar), como sí nos ocurrió en «Builders». La secuela ha perdido dificultad, pero también mucha estrategia, pues, pese a sus carencias, digamos que la primera entrega llegaba a hilar más fino en lo referente a defensa de bases, que ahora no tienen por qué ser tan elaboradas y dan la sensación de tener menos terreno que construir, o que no se nos exige tanto.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
Hay islas «menores» con nombre, pero sin historia, en las que podremos encontrar habitantes para la Isla del Despertar, monstruos que se unirán a nuestro grupo, animales… Si conseguimos catalogar todos los elementos que nos indican, algo no muy divertido, conseguiremos recursos ilimitados de un recurso en concreto. Curiosamente estas islas cambian cada vez que entramos a ellas.

 

Otras novedades en la jugabilidad son realmente curiosas, diríamos que están implementadas a medias. Lo de «bucear», ya hemos comentado que realmente no aporta nada emocionante. Quizás alguna cosa escondida bajo las aguas, pero poco puedes esperar. Volar está muy bien para acortar terreno, ahora podemos correr pulsando un botón y tenemos a Malroth siempre a nuestro lado. Te puedes encontrar explorando un templo, con varios cofres y algún que otro puzle. Los «tesoros» no recompensan al jugador, son más bien decepcionantes, y los puzles, como los de todo el juego, salvo contadas excepciones, son muy simples. Para una secuela, nos encantaría que estuviera todo esto, por supuesto, pero que se implementara de una mejor forma. Lo curioso es que hay otras cuestiones que aparecen en el tráiler, incluso en la escena introductoria… que no son desbloqueadas hasta puntos muy avanzados en la historia, algo que ocurre también con el multijugador. Por ejemplo, ¿has visto el vehículo de la escena introductoria? Cuando lo consigas dirás «¿y por qué lo enseñaron incluso en la intro?»

 

Un firme candidato en cuestiones de construcción

Si bien algunos apartados, donde debería destacar por ser una secuela, no nos han convencido tanto, toca decir que construir se ha vuelto una delicia. Es uno de los puntos donde ha evolucionado bastante, contando con herramientas muy interesantes, como la traspaleta, el lápiz mágico, y alguna otra que tendrás que desbloquear (¡no queremos chafar todas las sorpresas) desbloqueando logros en la Isla del Despertar.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
En esta entrega tampoco es necesario poner techo a ninguna de nuestras estructuras. De hecho, los planos que nos proporcionan para construir en la historia están abiertos en su parte superior.

 

En especial tenemos que hablar de un muy agradecido modo en primera persona, que permite colocar bloques a una velocidad y distancia mucho mayor que si jugamos en tercera persona, incluso a la hora de destruir puede ser de gran ayuda. Dicho esto, aunque la jugabilidad principal no exija crear estructuras complejas (más allá de los planos, para los que tendremos la ayuda de los habitantes de base), tenemos a nuestra disposición infinidad de elementos para crear verdaderas obras de arte. No cuenta con la amplitud que podría tener Minecraft, ni esperes encontrar cosas como mecanismos, pero sí es más cómodo a la hora de construir, y ya no digamos de destruir: los devastadores golpes cargados con el martillo son una verdadera y destructiva gozada.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
Casi siempre jugarás en vista en tercera persona, pero hay veces que el modo en primera persona es ideal, sobre todo para picar objetos más lejanos.

 

Modo multijugador

Un modo que curiosamente no está disponible al principio del juego, sino que nos separan una buena colección de horas, posiblemente el motivo responsable de que sea complicado encontrar gente online. Básicamente consiste en poder ofrecer a otros tres jugadores la posibilidad de visitar nuestra propia Isla del Despertar (o bien viajar a la suya), permitiéndoles abrir cofres, construir, colocar dinamita, entre una variedad de opciones que por suerte también podemos bloquear. Puedes disfrutar de este modo, tanto en local (con jugadores cercanos que tengan Dragon Builders 2), como de forma online, si tienes la suerte de encontrar a alguien, o que te encuentren.

 

Dragon Builders 2: una evolución imperfecta

Dragon Quest Builders 2 comienza muy intenso, de forma que difícilmente puedes echar de menos la primera entrega. Todo es más bonito, hay más opciones, posibilidades y herramientas, puedes bucear, ¡planear! Para poder avanzar y conseguir más habitantes para tu isla, así como nuevos elementos y armas, tienes que conseguir avanzar por una historia que por un lado está repleta de diálogos y humor, pero por otro esconde monotonía en su estructura. Es extremadamente lineal y guiado, algo que choca con el tipo de juego que es; prueba a escavar en un lugar intermedio, lejos de donde te lleva la historia: es frustrante porque no encuentras nada, así como muchas de las recompensas de la exploración tampoco conseguirán motivarte. Los combates y la jugabilidad general son demasiado básicos y carentes de reto, en parte por las ayudas que se han incorporado, en parte porque donde debería evolucionar, no lo ha hecho, o más bien lo hizo de forma incorrecta… pero sin embargo ha logrado mejorar muchas otras cosas. De hecho, si tratas de retomar el primer Builders te darás cuenta de la clara evolución, de que en muchos sentidos Builders 2 es mejor, haciéndose incluso incómodo de jugar tras haberte acostumbrado a las mejoras de su secuela.

 

Análisis Dragn Quest Builders 2 Switch
¿Una hermana perdida del maestro Muten Roshi y Babá la adivina? No, los diseños, como buen Dragon Quest, proceden de Akira Toriyama. De ahí que nuestro prota chico tenga ese pelo a lo Goku Super Guerrero… aunque podrás cambiar de peinado según avances.

 

Si bien hemos dejado claro que hay puntos donde no nos han convencido, se trata de un enorme videojuego a tener muy en cuenta, con un argumento cuyo final podría no sorprenderte, pero sí ofrecerte una divertida historia, con giros importantes, sobre la amistad de dos polos opuestos. Pero donde más brilla Dragon Quest Builders 2, pese al enorme peso de su entretenida historia, es en sus posibilidades de construcción, donde realmente deja atrás a su antecesor. Tras esta conclusión, y mientras imaginamos una tercera entrega que recoja lo bueno del primero, y las mejoras del segundo, solo podemos decirte que, en definitiva, pese a sus errores nos ha gustado mucho.

 

Hemos realizado el análisis de Dragon Quest Builders 2 gracias a una copia digital proporcionada por Nintendo España

Análisis Dragon Quest Builders 2 Switch
Evolución necesaria, aunque imperfecta
Si bien es más grande que la primera entrega, y mejor en varios sentidos, Dragon Quest Builders 2 falla en algunos pilares que funcionaban muy bien. Los combates son más sencillos y por lo general no aporta reto, más allá de tener la paciencia necesaria para superar su enorme modo historia, algo que podrás lograr si de verdad disfrutas de su argumento. Pese a sus fallos, se trata de un buen videojuego con mucho que ofrecer.
PROS
Malroth, su historia con el constructor, los giros del argumento y todo lo que hay por descubrir, incluso tras completarlo
Gráficamente se nota la evolución tras la primera entrega
Interesantes posibilidades de construcción, ¡y destrucción!
CONTRAS
Parte de su evolución desde el primer Builders incorpora novedades que simplifican demasiado la experiencia
Jefes, enemigos y desafíos que en general no representan ningún reto
Excesivamente lineal, incluso a la hora de escavar en busca de materiales
80
Compra Dragon Quest Builders 2
Más artículos
Nintendo Switch Online
La app de Nintendo Switch Online de móviles se actualiza a su versión 1.7.0