Ayuda a NextN comprando en Amazon
Grandia

Análisis de Grandia HD Collection – Nintendo Switch. ¡Dos aventuras clásicas vuelven por todo lo alto!

Grandia
Fecha de lanzamiento
16 agosto, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés, francés y alemán
Tamaño de la descarga
8773,44 MB
Nuestra puntuación
89

Si nos remontamos hasta la época de los noventa y hasta el inicio del nuevo milenio, podemos encontrar un gran número de RPG que se han ganado un lugar muy especial en las colecciones de los jugadores de todo el mundo. Sin embargo, la saga Grandia no es de las más conocidas de estos años, aún teniendo un gran número de seguidores que reconoce las grandes aventuras que sus tres juegos principales y sus pocos spin-off nos regalaron. Ahora, de la mano de GungHo, llega a Nintendo Switch Grandia HD Collection, una recopilación remasterizada de los dos primeros juegos de esta saga creada por Game Arts que tantas horas de juego puede darnos, junto con algunas pequeñas mejoras. ¡Acompañadnos en este análisis para descubrir el regreso de dos grandes RPG por todo lo alto, esta vez a una consola que nos permite jugar a ellos cuando queramos, como queramos y donde queramos!

 

 

Dos aventuras reunidas

Al igual que otras sagas famosas de RPG, los juegos principales de la saga Grandia, aquellos que son numerados, no están relacionados entre ellos y cada uno nos ofrece una aventura totalmente distinta. En Grandia acompañamos a varios personajes a través de un viaje que comenzó después de que Justin y su prima pequeña, Sue, se adentraran en unas ruinas en donde una extraña chica llamada Liete les indicó que, si querían resolver todos los misterios de la antigua civilización conocida como Angelou, deberían iniciar un viaje hacia el este. Así, y puesto que Justin siempre había querido convertirse en un aventurero, los dos inician una aventura en la que conocen a otros personajes como la gran aventurera Feena.

 

Grandia

 

Por su parte, Grandia II se ubica en un mundo en el que todas las personas conocen la historia de la batalla entre el dios de la luz (Granas) y el de la oscuridad (Valmar), la cual terminó con el segundo derrotado. En este juego conocemos a Ryudo, un mercenario conocido como “Geohound” que decide aceptar el trabajo de proteger a Elena, una servidora de la Iglesia de Granas, que debe realizar un ritual en una torre para así “proteger al pueblo de los malos espíritus”. Sin embargo, este no era el objetivo del ritual, ya que en realidad se trataba de una ceremonia con la que se debería sellar una de las partes de Valmar, quien en realidad no había sido derrotado del todo. Tras el fracaso de esta ceremonia, ambos inician un viaje hasta la catedral principal de la iglesia de Granas para que Elena pueda librarse de la maldición que cayó sobre ella.

 

Grandia

 

De esta manera, en ambos juegos nos encontramos con personajes bien desarrollados que van más allá de los clichés recurrentes en este tipo de juegos, aunque no vamos a negar que hemos encontrado algún que otro momento típico, como el protagonista en sus horas bajas deambulando bajo la lluvia o el momento en el que regresan aquellos personajes que habíamos dejado por el camino para darnos ánimos justo antes de un punto de inflexión en la historia. Y hablando de historia, esta es muy importante ya que, si en algo destacan estos dos títulos, es en su narrativa. Además, las relaciones entre los diferentes personajes que forman parte del grupo cobran gran importancia, pues en ambos títulos encontramos una mecánica cuanto menos curiosa, la cual consiste en que, en algunas ocasiones, nuestros protagonistas se reúnen para cenar y podemos ir seleccionando quién habla en cada momento, para así analizar lo que ha sucedido hasta entonces y para conocer pistas de cuál deberá ser nuestro siguiente paso. Todas las decisiones que los creadores tomaron en lo que respecta a la jugabilidad se hicieron teniendo muy en cuenta la narrativa y las relaciones personales, y los personajes de nuestros grupos pueden dejar de estar disponibles si la historia lo requiere, lo cual no se puede negar que en ocasiones puede ser un fastidio cuando hemos dedicado unas cuantas horas a entrenar a un personaje concreto que acaba marchándose.

 

 

Los combates, la esencia de la saga Grandia

La saga Grandia es una serie de juegos en la que las mecánicas son sus principales señas de identidad. La primera de ellas es que, a diferencia de otros RPG clásicos, no contamos con un mapa del mundo por el que desplazarnos, sino que, en su lugar, tenemos un mapa con un puntero con el que seleccionamos distintas zonas que explorar, las cuales se dividen en ciudades, rutas y mazmorras.

 

No obstante, el elemento más característico de Grandia (como serie de títulos) son los combates por turnos en tiempo real en la cual los iconos de los personajes de nuestro grupo y los iconos de los enemigos se desplazan a través de una barra de tiempo y, cuando alcanzan cierto punto, entonces podemos ejecutar un movimiento. Además, al realizar los ataques, podemos incluso cancelar los movimientos de los enemigos (y ellos los nuestros), aunque hay que matizar que en Grandia se pueden cancelar los movimientos con ataques simples (los cuales reciben el nombre de “combo” y atacan un mínimo de dos veces, según el personaje), mientras que en Grandia II esto no es posible. Eso sí, uno de los fuertes de los combates de esta saga es la posición de los personajes en el mapa de batalla, pues de esta depende que podamos realizar ataques o esquivar los de los enemigos (si nos encontramos lo suficiente lejos del rival, puede que sus ataques no nos afecten, y viceversa), y aunque no podamos desplazar a los personajes libremente por este mapa, sí que existe una opción de moverlos a ciertas zonas prefijadas.

 

 

Pero, habiendo hablado de las similitudes, ahora llega el turno de hablar de las diferencias, y es que el sistema de magias y de habilidades especiales es muy diferente en ambos títulos. Para comenzar, en Grandia encontramos unos objetos conocidos como “mana egg” (huevo de maná) que permiten que, si nos dirigimos a las tiendas, podamos aprender 1 de los cuatro tipos de magia elementales al personaje que deseemos (agua, fuego, tierra y aire). Sin embargo, estos no son los únicos tipos de magia, ya que, al combinarlas, podemos aprender otros tipos: hielo, explosión, rayo y planta. Además, cada ataque cuenta con un nivel (en forma de estrella) que va aumentando a medida que los usamos, lo cual hará que el tiempo que empleamos en lanzarlo sea cada vez menor a media que aumentan sus niveles. También es de gran importancia mencionar que, cuando acabamos un combate, recibimos puntos de experiencia para los niveles de los personajes, pero también para cada uno de los elementos de las magias que hayamos usado, los cuales se emplean para aprender nuevas magias y habilidades: por ejemplo, en el caso de Justin, el ataque “Gadzap” requiere que haya alcanzado el nivel 19 en magia de fuego y el nivel 15 en magia de viento. Respecto a este sistema, tan solo queda decir que cada personaje cuenta con 4 indicadores de puntos de acción: 1 para las habilidades y tres para las magias (las de nivel 1, las de nivel 2 y las de nivel 3).

 

 

En el caso de Grandia II, el sistema de magia y habilidades sufre un cambio total, y aunque los “mana egg” también están presentes, estos no son los únicos protagonistas ni tienen la misma función. A diferencia del primer juego, en donde los “mana egg” son una especie de moneda de cambio, en el segundo juego se trata de un objeto que se equipa a los personajes para darles acceso a distintas magias. También hay que destacar que existen varios tipos de huevos de maná con magias ligadas a cada uno, por lo que debemos pensar cuál es el más adecuado para cada personaje. Además, al acabar los combates, recibimos tres tipos de monedas: de oro, especiales y mágicas. Las primeras no tienen mayor complicación que ser el dinero del juego, pero las otras dos tienen funciones relacionadas con el aprendizaje de nuevas magias y habilidades. Las monedas mágicas sirven para subir de nivel las distintas magias que se encuentran dentro de los huevos de maná (recordamos que en el primer juego estos niveles se subían usando las magias en combate) y nos dan acceso a nuevas magias a medida que aumentemos estos niveles. Por su parte, las monedas especiales tienen la función de aprender y mejorar los movimientos específicos de cada personaje. Además, las monedas mágicas y las especiales pueden desbloquear y mejorar habilidades que se encuentran en los “book” (¿recordáis que habíamos dicho que los huevos de maná no eran los únicos protagonistas?). A diferencia de los “mana egg”, estos libros no se equipan, sino que lo que se equipan son las habilidades que se encuentran en su interior. Eso sí, si este sistema os resulta complejo (no vamos a negar que al principio es algo lioso), podéis acudir a un NPC que se encuentra en las tiendas para que os explique su funcionamiento. Por último, debemos añadir que en este título contamos con 2 indicadores de punto de acción: los puntos de magia y los puntos de habilidad.

 

Igualmente, otra diferencia que puede hacer que nuestras estrategias sean distintas, es que en el primer juego contamos con un inventario individualizado para cada jugador y con un sistema para depositar objetos, mientras que en el segundo juego el inventario es común para los 4 personajes activos del grupo y no debemos almacenar los objetos en ningún lado, ya que no hay límite.

 

Dos remasterizaciones a la altura de la generación actual

Una vez mencionadas las diferencias y las similitudes de los sistemas de ambos juegos, llega el momento de pasar a un plano más técnico. Si habéis visto las imágenes que hemos empleado para este análisis, habréis podido constatar que entre ambos juegos existe un gran salto técnico en lo que respecta a los gráficos, pues el primer título se lanzó en 1997 para la mítica Sega Saturn (en 1999 para Playstation 1), mientras que el segundo ya salió a la venta en el año 2000 para Dreamcast (en 2002 para Playstation 2), por lo que estamos hablando de un salto generacional en el que hubo un antes y un después. Así, para este relanzamiento en la consola híbrida se ha aprovechado para ensanchar la dimensión de la pantalla y para remasterizar todos los gráficos.

 

En Grandia I los entornos están construidos en 3D, pero los personajes son sprites que se desplazan por le mapa, lo cual le da al juego cierto aire aún más retro que casa perfectamente con la estética de los RPG clásicos. No obstante, si observamos imágenes del lanzamiento original y de esta versión en HD, la diferencia es más que notable en los entornos, pues ahora están mucho más definidos y adaptados a la resolución de Nintendo Switch. En el caso de Grandia II, el juego abandona los sprites para los personajes y enemigos y emplea modelos en 3D, por lo que se pierde esa especie de toque nostálgico que estaba presente en el anterior, pero gracias a esto ganamos una mayor libertad de animaciones y de planos de cámara. Mención especial merecen las animaciones de ataques que pasan perfectamente de los movimientos animados de los modelos 3D a animación 2D tradicional, como si de una serie de televisión se tratase.

 

En lo que respecta a la banda sonora, el compositor principal de ambos juegos es Noriyuki Iwadare, quien realizó un trabajo excelente. En el primer juego encontramos temas que casan perfectamente con el tono aventurero del juego, pues no hay que olvidar que el mayor deseo del protagonista es convertirse en el mejor de todo el mundo, pero esto no significa que no tengan cabida otros temas emotivos o emocionantes. Por su parte, en el segundo título también encontramos temas que son la perfecta complementación a lo observado en la pantalla, pero en esta ocasión son algo más maduros. Además, un detalle relacionado con este apartado que es cuanto menos curioso es que en algunas ocasiones la melodía que suena en los combates es distinta cuando los enemigos nos tienden una emboscada.

 

Por último, en este apartado, debemos mencionar que, aunque se trate de unos juegos con una calidad narrativa que roza las puntuaciones más altas, estos no están exentos de algunos problemas cuanto menos molestos. Por ejemplo, aunque cuenten con doblaje en inglés y japonés, los únicos tres idiomas en los que están disponibles los subtítulos son el inglés, el francés y el alemán, por lo que necesitaremos contar con un nivel al menos medio de uno de estos tres idiomas para poder adentrarnos en las aventuras de nuestros protagonistas. Además, en ocasiones, en ambos juegos aparecen fragmentos doblados que no cuentan con subtítulos en la pantalla, por lo que, si en ese momento no podemos jugar con cierto volumen, o si nuestro oído no está tan habituado a escuchar palabras en estas otras lenguas, puede que pasemos por alto algunos detalles que se pueden considerar como importantes. Además, en la recta final de Grandia I podemos decir que los combates se vuelven algo monótonos y repetitivos, pues llega un momento en el que se empiezan a reutilizar jefes a los que ya nos hemos enfrentado antes, pero más poderosos. Aún así, la narrativa es lo que nos motiva a seguir avanzando, pues, como ya hemos dicho, la historia es el plano central de los juegos que forman parte de esta saga. Por su parte, en Grandia II hemos observado una ralentización en los combates cuando jugamos en modo portátil y hay más de 6 enemigos en pantalla, pero matizamos que no se produce ninguna caída de fps, ya que las peleas siguen siendo fluidas, solo que se desarrollan de forma más lenta, pero es en los mapas en donde sí se producen las caídas de fps en algunos momentos puntuales. Asimismo, en este juego también existen algunos problemas con los efectos sonoros, especialmente con los gruñidos de los enemigos al iniciar el combate, ya que, durante algunos segundos, el volumen se eleva de forma brusca y puede resultar muy molesto en caso de que estemos jugando en modo portátil con unos auriculares conectados.

 

Estos pequeños problemas pueden pasarse por alto, ya que antes de que nos demos cuenta, habremos llegado hasta los respectivos jefes finales y habrán transcurrido cerca de 45 horas en Grandia I y cerca de 35 horas en Grandia II, de las cuales muy pocas de ellas están dedicadas a tener que entrenar a nuestros personajes, ya que cuentan con curvas de dificultad justas para el jugador, pero desafiantes, y si nos gusta enfrentarnos a verdaderos retos, en el segundo juego tenemos la posibilidad de elegir entre la dificultad normal o la dificultad difícil.

 

Grandia HD Collection – Dos grandes historias que llegan directas desde el pasado

En Grandia HD Collection podemos revivir las aventuras de los protagonistas de Grandia I y de Grandia II gracias a esta nueva colección que sale a la venta para Nintendo Switch. Si bien, ambos juegos no están conectados en lo que respecta a las respectivas tramas, las mecánicas de jugabilidad que encontramos a ellos son muy similares, por lo que podemos jugar en el orden que queramos, ya que ambos títulos han envejecido bastante bien y no tienen que envidiar nada a los actuales. Además, esta recopilación cuenta con algunas mejoras respecto a los originales, como unos gráficos totalmente remasterizados o la nueva dificultad para Grandia II. Si queréis disfrutar de dos historias bien construidas con personajes carismáticos que evolucionan a lo largo de las muchas horas que pasamos en sus respectivos mundos, entonces estos son vuestros juegos.

 

Hemos analizado Grandia HD Collection gracias a un código digital cedido por GungHo. Versión analizada: 1.00.26

 

Dos grandes aventuras que llegan desde el pasado
Grandia HD Collection supone la vuelta de dos grandes JRPG que encandilaron a los amantes de este género a finales de los años 90 y a principios del 2000. Ahora, gracias a las características de Nintendo Switch, podemos revivir estas aventuras de maneras que hace 20 años no podíamos ni siquiera haber imaginado.
PROS
Dos historias emocionantes y bien construidas que nos atrapan de principio a fin
Gráficos remasterizados para adaptarse a la época actual, pero manteniendo la esencia de su época
Dos curvas de dificultad totalmente justas, pero desafiantes
CONTRAS
No cuentan con una traducción al español, lo cual puede hacer que algunos jugadores no disfruten de ellos
Escenas con doblaje que no cuentan con subtítulos en ambos juegos
En Grandia II observamos algunas ralentizaciones en los combates y caídas de fps en los mapas
89
Más artículos
La quinta generación se estrena en las incursiones legendarias de Pokémon GO con la llegada de Cobalion