Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de Mekabolt – Nintendo Switch. Robot furioso, robot útil

Mekabolt
Fecha de lanzamiento
23 agosto, 2019
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, frances, etc.
Tamaño de la Descarga
165.68 MB
Nuestra puntuación
62%

Mekabolt, un título desarrollado por Somepx, nos propone una divertida, aunque corta (muy corta) aventura en un parque, de climas muy variados, que está habitado por pequeños y simpáticos robots. Aunque, bueno… cuando empieza el juego dejan de ser simpáticos y se cabrean un poco. Pero no hay de qué preocuparse, pues nuestra heroína (de nombre desconocido) está preparada para hacer frente a esta amenaza, haciendo uso de una herramienta muy especial, capaz de influenciar el comportamiento de los robots: la Mekabolt. En NextN nos hemos sumergido en esta simpática aventura de plataformas, puzles, 2D y pixel art que, como seguro ya habéis adivinado, ha llegado a la eShop de Nintendo Switch gracias a un port realizado por Ratalaika Games. ¿Os hace una vueltecita por el parque?

 

 

¿Problemas en el parque? ¡A por las baterías!

El inicio del juego es simple: un primer vistazo al parque (en el que ya adivinamos que tendremos que superar cuatro zonas distintas), y una breve introducción. Mientras te están dando la bienvenida a este parque con climas distintos, cuidado y custodiado por simpáticos robots, algo espantoso ocurre, ¡todas las baterías han desaparecido! Eso implica que la unidad de control central no funciona, y claro, si eso ocurre, esos simpáticos robots dejan de ser tan simpáticos y se vuelven un poco agresivos. Ahí entra en escena nuestra protagonista, encargada del mantenimiento del parque (por lo que se ve), dispuesta a solucionar los problemas técnicos haciendo uso de su pistola/herramienta Mekabolt.

 

 

El objetivo, por supuesto, es recuperar todas las baterías para que el funcionamiento del parque vuelva a la normalidad. Pero esta breve introducción hace algo más que darnos el objetivo del juego. También justifica la mecánica en la que se sostiene toda la jugabilidad del título: los robots agresivos. Mekabolt hace uso de un planteamiento propio e interesante, nos obliga a usar a los enemigos como herramientas. Esta mecánica aparece sintetizada en la curiosa herramienta que porta nuestra protagonista y que da nombre al juego, la Mekabolt, una especie de pistola que puede cambiar el funcionamiento de los robots a los que impacta con su disparo. A diferencia de lo que ocurría, por ejemplo, con Gravity Duck, uno de los últimos títulos con sello Ratalaika que tuvimos la oportunidad de analizar, en Mekabolt no sólo se nos obliga a reaccionar al entorno, cosa que hace cualquier juego de plataformas, sino que nos fuerzan a que interaccionemos con él y con los elementos que contiene.

 

Mekabolt

 

Mekabolt es un título que se identifica más con el puzle que con las plataformas. Aunque sus escenarios y mecánicas básicas (salto y disparo), son típicas de los juegos de plataformas, su esencia se encuentra en el desafío lógico. No es posible pasarse ni uno de los niveles sin antes haber resuelto el rompecabezas que te lleve a la obtención de la batería. Aquí entra en juego lo que ya hemos mencionado de usar a los enemigos como herramientas. Haciendo uso de la Mekabolt, podemos cambiar el funcionamiento habitual de los robots que se encuentran en el parque. Disparando (y acertando) cambiaremos el comportamiento del robot al que hayamos impactado. Dependiendo del tipo de éste, el efecto que nuestros disparos producen varían. Algunos robots pasan de ser agresivos y frenéticos a quedarse aturdidos y quietos, permitiendo así que nos subamos encima de ellos o que los movamos. Otros cambian el sentido en el que disparan sus proyectiles, otros se activarán y realizarán una acción… Hay varias mecánicas, no demasiadas, pero las suficientes como para que el juego no resulte repetitivo.

 

Entre disparo y disparo, debemos hacer uso de las diferentes posibilidades que nos ofrecen los robots en cada nivel. Combinando las funciones de todas y cada una de estas simpáticas máquinas, conseguimos llegar a la batería y superar la pantalla. También hay algún que otro elemento más con el que se puede actuar, así como trampas y obstáculos que están ahí puestos para hacerte el camino un poco más difícil, pero la esencia del juego son los robots. Las interacciones con los diferentes robots, el poder cambiar su función, o decidir cuándo la ejecutan, es lo que da vida a este título, y todo lo hacemos con un simple disparo de nuestra Mekabolt.

 

 

¿Ya está? ¿No hay más?

Mekabolt, sin embargo, tiene un gran problema: es excesivamente corto y su desafío no es suficiente. Ya estamos acostumbrados a que los títulos que nos trae Ratalaika Games a Nintendo Switch sean algo más minimalistas, con una duración corta, pero Mekabolt es realmente breve. A nosotros nos ha durado alrededor de una hora, quizás ni siquiera eso. Y el problema no es tanto el que dure poco, (aunque, sinceramente, una hora de duración deja mucho que desear), sino el hecho de que te quedas con la sensación de que el juego debía haber evolucionado. Vas avanzando, recogiendo baterías y superando niveles y, de pronto, sin que casi seas consciente, el juego se acaba. Los puzles que se te plantean de principio a fin varían según el área del parque en la que te encuentres, sí, pero una vez que los has interiorizado, tras haber superado los dos o tres primeros niveles de la zona, el resto es coser y cantar. Así que, cuando llegas al final y eres consciente de que ya está, ya no hay más, una parte de ti se siente un tanto decepcionada.

 

El juego tiene un planteamiento interesante y es ciertamente entretenido, pero no evoluciona, le falta ese plus. Una curva de dificultad que suponga un reto que vaya in crescendo a medida que avanzas  y superas niveles. Da la impresión de que Mekabolt es la versión Beta de un juego más completo. Una versión sin acabar, a la que le falta el desarrollo final, en el que el desafío culmina y el jugador puede desarrollar todo lo que ha venido practicando desde el inicio del juego.

 

 

Mekabolt – Una corta diversión

Mekabolt es un buen juego, divertido, con un planteamiento que engancha y entretiene. Un título que nos propone que superemos sus puzles partiendo de una máxima: convierte a tus enemigos en tus herramientas. El planteamiento funciona y consigue que sigamos jugando un nivel tras otro hasta que, sin previo aviso, se acaba, y ya no hay más (y es una pena). Aún así, y aunque sea para poco más de una hora, te recomendamos que agarres bien tu Mekabolt, dispares a tus enemigos, los utilices con cabeza y resuelvas el puzle que te llevará a recuperar la valiosa batería, porque este parque necesita tu ayuda.

 

Mekabolt

Hemos analizado Mekabolt gracias a un código digital cedido por Ratalaika Games. Versión analizada: 1.0.0

Buen planteamiento, poca duración
Con su gracioso planteamiento, Mekabolt consigue engancharte, no por mucho tiempo, pero lo consigue. Haciendo uso de unos variados y simpáticos robots, debes abrirte paso por los distintos niveles y recuperar las baterías que se encuentran repartidas por ellos. Apunta, dispara y utiliza, ¡el parque te necesita!
PROS
Un planteamiento divertido que nos obliga a usar a nuestros "enemigos" como herramientas
Los robots y nuestra protagonista: agradables y carismáticos
Entretenido hasta el final
CONTRAS
Un juego demasiado corto, con una duración realmente escasa
Da la sensación de que el juego está incompleto. Le falta una evolución final
62
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Impresiones – Bookbound Brigade (Nintendo Switch). La historia está revuelta.