Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de Omega Labyrinth Life – Nintendo Switch. Las gemelas fan y service

Fecha de lanzamiento
1 agosto, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés, Japonés
Tamaño
3567,26 MB
Nuestra puntuación
70

Tras la cancelación de su segunda entrega en Occidente, la serie Omega Labyrinth vuelve a la carga con Omega Labyrinth Life. Por si no lo recordabais, se suponía que Omega Labyrinth Z debía llegar a Occidente bajo el ala de PQube y como exclusivo de PlayStation 4 y PlayStation Vita, pero diversas discrepancias entre el publisher y Sony derivaron en la absoluta cancelación de su estreno. Un año después de aquellos incidentes la saga regresa para estrenarse en PlayStation 4 y Nintendo Switch gracias a D3 Publisher. Y además, en un giro de esos extraños que tiene la vida, la versión para la consola de Nintendo llega completamente sin censura y dispuesta a causar polémica debido a sus altas dosis de fanservice y contenido sexual. Puede que ni siquiera el buen Hiroshi Yamauchi se imaginase la llegada de un día así.

 

Ahora bien, teniendo en cuenta que estamos ante una saga con tres entregas a cuestas ¿es posible jugar a Omega Labyrinth Life sin haber jugado a los dos títulos anteriores? Sí, salvo por referencias y algún guiño, la historia se presta a ello y es completa sin necesidad de haber tocado Omega Labyrinth o Omega Labyrinth Z. Pero ¿es suficiente con la polémica y el ya conocido fanservice para ser un buen juego? bueno, vamos a descubrirlo.

 

Nota: En este análisis os encontraréis con algunas imágenes que si bien no son demasiado explícitas, no podrían considerarse SFW y podrían ser un poco incómodas de visualizar.

 

 

La vuelta al cole

La historia se centra en Hinata Akatsuki, una joven común y corriente que obtiene la posibilidad de unirse a la afamada academia Belles Fleur, un lugar con mucho prestigio y al cual sólo pueden acceder muchachas ligadas a la alta sociedad. Además de eso, la academia es famosa por su gran jardín, uno precioso y bendecido por un poder milagroso que impide que sus flores se marchiten. Pero cuando todo prometía ser alegría y emoción en la nueva vida académica de Hinata, sucede lo inesperado. El jardín del que todas las alumnas se sentían tan orgullosas y cuidaban con esmero se ha marchitado. ¿Cómo? nadie lo sabe, pero al ser la primera alumna transferida en la historia de Belles Fleur, todos comienzan a sospechar de Hinata. Ahora le toca emprender una aventura junto a sus amigas para salvar el jardín y limpiar su nombre.

 

Respecto a la jugabilidad, Omega Labyrinth Life sigue las pautas marcadas para todo Dungeon Crawler y no llega a ser una revolución en el género, aunque esto es comprensible si tenemos en cuenta donde está el fuerte de esta saga. Si has jugado a títulos como Pokémon Mistery Dungeon (por poner un ejemplo bastante sencillo), entonces ya tienes todas las bases para comprender y disfrutar de este juego.

 

 

Si no has tenido ninguna experiencia, tampoco tienes mucho que temer, aunque eso sí, necesitas mucha paciencia. Es sencillo, entramos en una mazmorra, la limpiamos de bichos y seguimos al piso superior hasta enfrentar a un jefe final. En el camino nos encontramos con aliadas, teniendo la posibilidad de reclutarlas o dejar que sigan su camino, pero sin duda alguna la clave está en ganar puntos y hacer que el pecho de nuestro personaje aumente. Así es, a más talla de pecho más poder y más opciones de terminar las mazmorras sin grandes problemas, pues al crecer recuperamos salud. Eso sí, ten en cuenta que los niveles se reinician cada vez que completamos una mazmorra o muramos en ella, en este último caso también perderemos todos los objetos y armas obtenidos a lo largo del juego. Esto puede evitarse en contadas ocasiones gracias a un minijuego del que hablaremos más adelante.

 

Dicho esto, es importante volver a recalcar que la paciencia es de vital importancia en este título, pues buena parte de las claves para seguir adelantes es el «grindeo» de armas, equipo de protección, magias y de habilidades especiales. Un poco repetitivo sí, pero por suerte Omega Labyrinth Life no pone demasiada presión a nuestras espaldas y cuenta con extras para resultar lo suficientemente entretenido.

 

 

Alternativamente a las misiones comunes, también contamos con las «Sage Trials«, estas son misiones que debemos realizar bajo condiciones específicas y no necesariamente ortodoxas. Conviene recalcar que, aunque son muy divertidas y ofrecen buenas recompensas, tienen una dificultad más alta de la que podemos encontrar en cualquier mazmorra común.

 

Pero esto no termina aquí, según vamos progresando a lo largo del juego, nuevas zonas del jardín vuelven a la vida y depende de nosotros plantar nuevas semillas que florezcan y llenen de belleza dicha zona. Incluso podemos escoger la decoración del campus que los rodea. Al caer la noche, se nos permite cotillear un poco en la vida de las chicas y obtener información relevante sobre su vida, sus gustos o disfrutar de conversaciones mundanas. Eso sí, el juego goza de un buen sentido del humor, las cosas como son.

 

 

Las gemelas Fan y Service

Antes los he llamado minijuegos, pero lo cierto es que son más que eso, son mecánicas medianamente obligatorias para seguir adelante en la aventura, y desde ya os aviso que las imágenes que veremos a partir de este punto pueden ser un poco sugerentes o incómodas de ver en el trabajo o lugares públicos.

 

Baños termales: Su función es lograr que recuperemos salud y obtengamos diversos bonus al atacar. Aparecen de forma aleatoria y cada una de las chicas (podemos controlar a dos por incursión y hay un buen abanico de opciones) cuenta con su propia animación en la cual gracias a la pantalla táctil de Switch podemos sobar sus pechos.

 

 

Skill Bloom: La mejor (y única) forma de mejorar el nivel de nuestras habilidades. A través de un minijuego completamente táctil, debemos tocar el cuerpo del personaje escogido en zonas clave hasta excitarla lo suficiente como para desbloquear una cinemática muy «especial».

 

 

Existen más mecánicas basadas en tocar y excitar a las protagonistas, pero tampoco se trata de hacer un resumen de todas ellas, pues esto es un análisis y no una descripción del juego. Aunque eso sí, en defensa de Omega Labyrinth Life he de decir que, en aras de contentar a todos los públicos, existe la opción de evitar ver todas estas escenas sin necesidad de renunciar a sus distintos beneficios.

 

Sencillo, pero funciona

A nivel estético, los elementos 3D que muestra Omega Labyrinth Life son bastante simples e incluso un poco toscos, pecan de ser repetitivos y planos, algo que se traslada al diseño de buena parte de sus enemigos. Eso sí, el apartado en 2D ya es otra historia, y encontramos que todas las chicas cuentan con diseños únicos y bastante representativos que evitan que sean simples copia y pega. Pese a estar cargadas de altas dosis de fanservice, las imágenes no llegan a ser demasiado explícitas (otra cosa es que tan incómodo pueda ser para uno).

 

La música por su parte no es demasiado destacable, y hay buenas piezas sí, pero tampoco estamos ante una banda sonora que vaya a pasar a la historia. Con voces en japonés, quizá lo más destacable sea el hecho de que necesitamos un conocimiento medio de inglés para enterarnos de la historia, pues el título no se encuentra traducido a nuestro idioma. Respecto a su rendimiento no tengo queja alguna, pues es aceptable y no existen glitches o grandes errores a destacar, incluso si hablamos del modo dock, la redimensión de las imágenes y el tamaño de los diálogos en una gran pantalla cumplen y aprueban.

 

 

De ti depende

En honor a la verdad he de reconocer que Omega Labyrinth Life no es ni mucho menos el desastre sin sentido que me esperaba. No es innovador en su historia o mecánicas, pero lo que tiene lo hace bien y es disfrutable (siempre que no tengamos nada en contra del grindeo). Es repetitivo sí, pero intenta añadir elementos para evitar que eso se convierta en un gran problema. Ahora bien, sabiendo a que clase de público está dirigido este juego (mayormente masculino), he de decir que cumple con lo que promete. Además, el plus de no tener censura es un buen motivo para decantarse por la versión de Nintendo Switch. Es un juego que llega rodeado de cierta polémica sí, pero también es un dungeon crawler bastante aceptable, y saben los dioses si en algún momento veamos la segunda entrega de la saga estrenarse en la consola de Nintendo.

 

Hemos analizado Omega Labyrinth Life gracias a un código digital cedido por Decibel PR. Versión analizada: 1.0.2.

 

De ti depende
Omega Labyrinth Life es un juego que cumple lo que promete, y eso es jóvenes guapas en escenas subidas de tono (hay una opción de "skip"). Afortunadamente no se limita sólo a esto y es capaz de ser un buen dungeon crawler con cierto nivel de desafío y una historia que cumple.
PROS
Entretenido y desafiante
Opciones para evitar ser repetitivo
Puedes evitar el exceso de fanservice
CONTRAS
Demasiado fanservice
Se requiere un nivel de inglés medio para disfrutar de una experiencia completa.
70
Más artículos
Shovel Knight: King of Cards
Los creadores de Shovel Knight, Yacht Club Games, anuncian una presentación para el 28 de agosto