Análisis de Rebel Cops – Nintendo Switch. Persiguiendo la justicia a toda costa

Fecha de lanzamiento
17 septiembre, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la descarga
2345,66 MB
Nuestra puntuación
62

Si habéis estado pendientes de nuestras noticias más recientes y de nuestro canal de YouTube, pudisteis ver nuestro gameplay de Rebel Cops. La nueva obra de Weappy Studio y distribuida por THQ Nordic, es un spin-off de su otra serie popular, This is the Police, en la que gestionamos a un equipo de policía en sus diversos quehaceres. Este título posee algunas diferencias con respecto a la serie principal, tanto a nivel narrativo como en cuanto a la jugabilidad. Aun así, conserva los elementos justos y necesarios para que sintamos que forma parte del mismo mundo.

 

La gran pregunta es: ¿eso hace que se convierta en un gran título? ¿O quizá apunta más alto de lo que en realidad puede alcanzar? Son aspectos que podéis comprobar en nuestro análisis, aunque os lo advertimos: la vida de un policía rebelde no es cosa de risa.

 

 

Del lado de la justicia, no de la ley

Lo primero por lo que se caracteriza Rebel Cops, nada más entrar, es lo directo que es. No te ofrecen ningún tipo de secuencia o cinemática para ponerte en situación. En cuanto le das al botón de empezar (y eliges “dificultad”, de la cual hablamos a continuación), entramos en el tutorial, y toda la información en cuanto a la trama o contexto se hace mediante cuadros de texto. Y es un sistema que choca mucho con los títulos anteriores, dado que en ellos sí había esas secuencias (quizá demasiadas, todo hay que decirlo) y te hacía sentir que había una trama. Con Rebel Cops, no asumes ningún papel ni sigues la historia de un protagonista: sólo controlas a un grupo de “policías rebeldes” que pretenden capturar a un mafioso que controla su ciudad. Es una historia que podría haber dado más juego, pero falla a la hora de plantearla.

 

Rebel Cops

Una vez empezamos a jugar, notamos que Rebel Cops abandona la mayoría de los elementos de This is the Police para centrarse únicamente en los combates. Esto puede gustar más o menos a los fans de la serie, pero después de This is the Police 2 y su malabarismo entre gestión del departamento, tareas, investigaciones y combates, es un alivio que este título se centre sólo en los enfrentamientos. Aun así, funcionan mayormente de la misma forma que en sus antecesores. Las batallas se plantean como un juego de estrategia a lo Fire Emblem, en el que movemos a nuestros agentes por un cuadrícula para cumplir un objetivo en cada misión, a la vez que sorteamos a todo tipo de sospechosos. Tienes la opción de luchar contra los enemigos, disparándoles a las diferentes partes del cuerpo (con mayor o menor probabilidad de acierto según factores como la distancia, el ángulo…); o bien podemos optar por el sigilo, avanzando despacio, ocultándonos con los obstáculos y deteniendo a los sospechosos para que no alerten a los demás. Por supuesto, nada de esto es posible sin la preparación previa, teniendo que equipar a nuestros agentes con armas u objetos para utilizarlos. Todo este apartado de jugabilidad resulta interesante e incluso emocionante, pero sólo tras superar un gran escollo… su dificultad.

 

La serie creada por Weappy Studio siempre se ha caracterizado por ser algo difícil. Es evidente que quieren ofrecer un desafío al jugador, y con Rebel Cops no es diferente. Sin embargo, son tantos los elementos que se añaden para “crear un desafío” que lo acaban convirtiendo en un título a veces injusto, empezando por las propias secciones de combate. El juego te “invita” a dar prioridad al sigilo, pero te deja poco margen de error. Si no tienes cuidado y un enemigo te descubre, da el aviso a los demás, lo que se acaba convirtiendo en una persecución con todos los enemigos dirigiéndose a tu posición. Eso se traduce en una decena (cifra mínima) de sospechosos frente a los seis agentes que sólo puedes llevar a una misión. Además, los enemigos tienen las mismas probabilidades de matar a tus agentes que tú a ellos: un disparo en el abdomen, brazo o pierna les deja incapacitados y mueren a los pocos turnos, y un sólo disparo en la cabeza es mortal. Son aspectos que descubres en la primera misión (no en el tutorial, que es realmente fácil), y al no estar preparado, te encuentras con una misión completada sólo con tres agentes vivos. Eso genera un efecto en cadena, ya que tendrás peor equipo y agentes para la siguiente misión, haciéndola más difícil si cabe.

 

Un equipo multitarea

Por otro lado, las misiones no ofrecen objetivos sencillos, sino que te obligan a recorrer mucho el mapa, buscando opciones u objetos necesarios, y en ocasiones con límites en cuanto al número de turnos o la posibilidad de que aparezcan más enemigos. A eso hay que añadir los objetivos opcionales dentro de cada misión, que funcionan de una manera extraña. Se supone que, si aceptas objetivos opcionales, puedes colocar a algún agente en un punto de entrada distinto pensado para ese objetivo secundario. Sin embargo, en ocasiones sólo complican la situación, dejando a un agente solo en una ruta más alejada de lo esperado. Lo único bueno es que estas tareas extra te aportan recompensas… Habéis leído bien, recompensas, no “más recompensas”, porque las misiones no te dan ningún premio al finalizarlas, a no ser que “tomes prestado” objetos dispersos por el mapa y después los vendas. Esto último hace que sea difícil comprar más equipo y estar mejor preparado, lo que de nuevo afecta al porvenir de las misiones. Tampoco te ayuda que no puedas usar a los agentes en dos misiones seguidas (puedes hacerlo, pero con peor rendimiento), y que no haya forma activa de reclutar policías (si pierdes alguno, te dan otro aleatorio de nivel uno y sólo en ocasiones).

 

Por desgracia, todo este conjunto de opciones son aspectos que no cambian. El juego te ofrece la opción de “modo relajado” para que supuestamente disfrutes de la historia (de la cual no hay mucho que disfrutar), pero al probarlo, descubres que no tiene nada de relajado. Sigue siendo un juego difícil e injusto, con la diferencia de que tienes más equipo al principio y puedes guardar todas las veces que quieras durante una misión (en el modo normal, sólo puedes guardar 3 veces en una misión, factor adicional para la dificultad). Esta elevada dificultad tiene una sola opción: resignarse y reintentar la misión hasta obtener mejores resultados. Como he dicho antes, si una misión te sale mal, estarás en peor condición para la siguiente, por lo que no te deja más alternativa que volver a jugar la primera misión hasta que te salga bien. Cuando aceptas eso, Rebel Cops se convierte en algo que se puede disfrutar, pero hay que admitir que no es la situación que más desea un jugador.

 

Rebel Cops

Pero incluso cuando aceptamos todo eso, descubrimos que Rebel Cops no está bien equilibrado por culpa de una de sus primeras misiones. No vamos a entrar en detalle ni destripar en qué consiste la misión. Sin embargo, no consideramos aceptable que, cuando aún te estás adaptando a los sistemas y a la dificultad, te presenten el mapa más grande de todo el juego y con la mayor cantidad de enemigos y misiones secundarias. Sólo en esta misión tienes que invertir varias horas para completarla, y es incluso más difícil que las últimas misiones del juego (que apenas tiene más de diez). Por desgracia, la historia y el final tan ridículo que tiene hacen sentir que todos los esfuerzos que hemos puesto en superar las misiones y la injusticia del juego caen en saco roto.

 

No todo va a ser negativo. Como ya hemos comentado, una vez entiendes la dificultad del juego, Rebel Cops es entretenido y divertido, y más aún gracias a su más reciente añadido: el modo Grito Rebelde. Una especie de “modo infinito” en el que debemos sobrevivir lo máximo posible con 4 agentes frente a oleadas de criminales, haciendo uso de las armas y objetos que recogemos por el mapa. En este apartado, sí se entiende que el juego sea difícil, ya que estos modos suelen estar pensados para que sean un reto. En cuanto a los apartados gráfico y sonoro, no hay mucho que decir, pues ambos siguen la misma estela que This is the Police: gráficos estilo diorama con personajes pequeños, estilo algo minimalista y música parecida al jazz clásico. No ofrecen nada nuevo.

 

Rebel Cops – Una pistola con poca munición

Nuestra experiencia con Rebels Cops es agridulce. Hemos llegado a disfrutar del juego y de lo que ofrece, pero no sin hallar por el camino una gran lista de problemas a los que no encontramos explicación aparente. Si pretendiera ser un juego únicamente para expertos, no habría problema. El problema radica en que da la imagen de que es un juego que cualquiera podría disfrutar, pero no ajusta su dificultad para ello. Hay momentos muy frustrantes, y lo único que hace que sea un título medianamente largo es que las (pocas) misiones del modo historia son largas. Si sois fans de This is the Police y sabéis lo que buscáis, es un título con el mismo sabor que los anteriores. Pero para alguien que entra de primeras, no resulta una experiencia agradable.

 

Rebel Cops

Hemos analizado Rebel Cops gracias a un código digital cedido por Dead Good Media. Versión analizada: 1.0.2

 

Dispara mucho, pero no da en la diana
Rebel Cops ofrece una base con la que crear un juego divertido y emocionante, pero falla a la hora de ejecutarlo. La historia pasa desapercibida, y la elevada dificultad sirve de cortina para ocultar los aspectos positivos de su sistema de combate. Hace falta algo más que rebeldía para unirse a estos polis.
PROS
Sistema de combate y sigilo bien planteados...
El modo Grito Rebelde es un gran añadido
CONTRAS
...pero que no perdonan los errores del jugador.
Sólo eres mero espectador de la historia
Muchos elementos que incrementan la dificultad
62
Más artículos
HAL Laboratory
HAL Laboratory cumple 40 años, ¡y lo celebra con una imagen y con una recompensa para Super Kirby Clash!