Ayuda a NextN comprando en Amazon
Super Dodgeball Beats

Análisis de Super Dodgeball Beats – Nintendo Switch. Mira quién baila

踊る人を見て

Super Dodgeball Beats
Fecha de lanzamiento
12 septiembre, 2019
Número de jugadores
1-2
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
661 MB
Nuestra puntuación
65

Hay algo atrayente en la música, en los sentimientos que despierta en nosotros. En el cómo somos capaces de interpretar su ritmo y seguirlo. Percutir una mesa con nuestras manos o el suelo con nuestros pies. Paf, paf, paf, paf, paf. Eres uno con la música. Los títulos rítmicos, como Super Dodgeball Beats, tratan de explotar esta tendencia a seguir la partitura de una canción. El estudio Final Boss Games, en colaboración con la distribuidora PlayStack, ha traído a Nintendo Switch, Xbox One, PC y PlayStation 4 una propuesta que sigue la estela del género, dándole su toque personal y un girito con el que pretende innovar la forma de enfrentarse a cada canción. Un buen título donde podemos encontrar la magia de los grandes del género, pero con una serie de mecánicas mejorables que le impiden plantarse frente a ellos para mirarles a la cara de tú a tú. ¡Vamos con el análisis!

 

 

Batalla de gallos

En Super Dodgeball Beats controlamos a uno de los cuatro equipos disponibles mientras nos enfrentamos a otro equipo o a algunos de los adversarios disponibles, entre los que se encuentran un refinado inglés con un cosplay de Godzilla o a un pulpo salido de un perverso hentai, entre otros, en batallas rítmicas donde debemos ir pulsando la secuencia de botones que nos vayan indicando cada uno de nuestros cuatro personajes del equipo. Hay tres tipos de entradas: de pulsación, de desplazamiento y de prolongación. En la parte superior de la pantalla tenemos un medidor con una pelota que, según vayamos encadenando aciertos, hacemos que permanezca a nuestro lado de la pantalla. Al término del encuentro, si dicha pelota está, por decirlo de otra forma, en nuestro campo, habremos ganado la partida. De lo contrario, perdemos el partido si está en campo rival, o empatamos el encuentro si termina dicha pelota en tierra de nadie. Hasta aquí tenemos todo controlado. Bien, porque se vienen curvas moviditas.

 

Super Dodgeball Beats

 

La primera decisión de diseño mejorable ha sido la inclusión de potenciadores. Hay juegos en los que estas adicciones sirven para aportar variedad al gameplay, véase los distintos tónicos en Yooka-Laylee, por ejemplo, o para suavizar la diferencia de habilidad entre los distintos jugadores, como en Mario Kart 8 Deluxe. Super Dodgeball Beats opta por el segundo tipo de potenciadores. Hay una gran variedad, desde la rosquilla que te impide ver el momento exacto en el que tienes que pulsar el botón hasta una bomba que explota en cuanto se falla una nota, entre muchos otros. El problema radica en que estos objetos son un obstáculo para el jugador, un gran hándicap, pues su uso le reporta un beneficio mucho mayor a la IA que a nosotros cuando lo usa cada uno. No hace más accesible ni más divertido el juego, todo lo contrario, de hecho.

 

Este género requiere una gran concentración por parte del jugador. Juegos como VOEZ tienen una presentación bastante sobria y minimalista, que enfatiza la concentración del jugador en las notas que tiene que tocar usando distintos colores y movimientos en las barras desde la que van llegando. Otros como Taiko no Tatsujin: Drum´n´Fun! proponen una estética muy colorida y recargada, con multitud de personajes bailando y siguiendo los acordes de la canción mientras el escenario cambia y va cobrando cada vez más vida, pero manteniendo la barra por donde llegan las notas que tiene que tocar el jugador completamente limpia. Los potenciadores de Super Dodgeball Beats dejan claro que Final Boss Games no ha tenido este concepto en cuenta, al taparnos constantemente la pantalla.

 

Este movimiento, por parte de la desarrolladora, complica enormemente las partidas, haciendo que la aleatoriedad de los potenciadores pueda estropearnos la partida, por lo que no es más difícil, sino frustrante, al exigir reflejos que rompen la progresión que llevamos en cada partida. Es el problema: no hay armonía, no hay una musicalidad en cada canción, pues los picos de dificultad que suponen los efectos de los potenciadores arruinan el conjunto del tema. Podemos estar relajados o con el subidón de quien está haciendo la partida de su vida, que cuando vemos por pantalla los efectos de cualquiera de los potenciadores entramos en pánico, como quien sabe del peligro que se le viene encima, haciendo mutar nuestro ser y nuestra manera de jugar. La clave para que esto sea así se encuentra en que los fallos se penalizan muy duramente en Super Dodgeball Beats, y, por muy bien que hayas jugado, tres fallos al final de la partida suponen una derrota.

 

Super Dodgeball Beats
Hermano de Perorin y primo segundo de Migorín

 

Con este baile acabarán postrados a mis pies

A pesar de la desafortunada inclusión de los potenciadores, Super Dodgeball Beats se las ingenia para engancharnos a seguir jugando con el objetivo de superarnos a nosotros mismos y al rival que tengamos delante. Para divertirnos en el título tenemos varios modos de juego, aunque a nuestro parecer nos han resultado escasos y algo limitados. Como centro principal de horas de juego tenemos el modo Campeonato, donde tenemos tres modalidades: Novato, Pro y Leyenda, así como la posibilidad de ver nuestras estadísticas en cada partido y ver un codex donde ver las descripciones de los equipos y de los potenciadores, al igual que ver los créditos y las escenas animadas, recreadas como si se tratasen de un manga. En cada competición tenemos que ganar una liga en la que participan nueve equipos rivales y nosotros, seguido de unos play-off formados en tres rondas eliminatorias para conseguir alzarse con el trofeo del vencedor. Como bien dejan claro los nombres, cada modalidad tiene una dificultad distinta, y las condiciones para pasar de la liga a los cuartos de final de cada competición se vuelve cada vez más exigente. Por otro lado tenemos un modo Multijugador (local) para jugar con un amigo, un modo Entrenamiento y el menú de opciones. Disponer de más de opciones hubiera venido de perlas, como la posibilidad de desactivar los potenciadores o poder jugar como alguno de los rivales que juegan con cuatro personajes sobre el campo, o de algún que otro modo de juego.

 

 

Super Dodgeball Beats funciona a 60 fps en todo momento, no bajando ni cuando la pantalla se llena de efectos. Sin embargo, hemos detectado que en el manga sufre un problema que hace que aparezcan ciertos bordes tanto en la parte superior como la inferior. Dicho sea que no es ningún problema importante, y que grabando de nuevo esas escenas podría solucionarse fácilmente. Como no podía ser de otra forma, la música es uno de los puntos fuertes del título, brillando en todo momento. El estilo artístico es una pasada, recreando tanto escenarios como personajes de forma preciosa, con un acabado chibi que nos ha parecido arrebatador; así como el pequeño manga que narra la historia.

 

Sin embargo, hay dos cosas que no nos han gustado, y que no tienen que ver con la calidad del juego per se. Por un lado tenemos el tráiler, que nos muestra cómo los personajes se van pasando un balón según vamos enlazando notas. Esto se trata de una versión temprana del juego, que podéis ver en este gameplay de la propia Final Boss Games, y que no se encuentra en la versión final del título. Es un detalle meramente estético, pero a nosotros nos llamó poderosamente la atención, pues acentuaba la sensación de que están practicando deporte los personajes, y nos parece una lástima que al final no esté incluido y que no hayan actualizado su material promocional con la versión final del juego. Por otro lado, tenemos la lista de canciones final, pues desde la página de la eShop del título se nos informa que el título cuenta con, y cito textualmente, «18 pistas musicales originales», pero dentro del juego, tenemos disponibles para jugar 12 canciones originales. No negamos que pueda haber dicho número de pistas musicales originales, pero temas jugables, a no ser que se nos haya pasado desbloquear algo -y las canciones están desbloqueadas desde el inicio, que no sus distintas dificultades-, solo hay 12. Entendemos que esto último es algo llevado a cabo sin mala fe, que no cayeron en que podría tener diversas interpretaciones, y por ello queremos dejaros las cosas lo más claras posible para que no haya malentendidos de ningún tipo.

 

Super Dodgeball Beats

 

Super Dodgeball Beats – Balón prisionero fantasía

En definitiva, Super Dodgeball Beats es un buen juego musical que ve lastrado su potencial por las escasas posibilidades de juego que propone. La estética está cuidadísima, mostrando personajes muy bien detallados y que son agradables de ver. El humor del que hace gala es muy divertido, poniendo especial énfasis a las referencias de los títulos de las canciones, así como a las descripciones que ponen a nuestro alcance, y la jugabilidad, salvo problemas derivados de la mejorable implementación de potenciadores, nos ha parecido muy divertida y rejugable. Puede que no sea el mejor título de su género, ni en cuanto a contenido ni en cuanto a variedad, pero si os gusta el género y la paciencia os acompaña en las dificultades más elevadas, os gustará saber que aquí tenéis contenido para desbloquear y disfrutar durante una pequeña temporada.

 

Super Dodgeball Beats

Hemos analizado Super Dodgeball Beats gracias a un código digital cedido por PlayStack. Versión analizada 1.0.0

Balón prisionero fantasía
Super Dodgeball Beats es un arcade musical que no consigue explotar todo su potencial. Es divertido de jugar y cuenta con unos gráficos preciosos. Sin embargo, sus escasos modos de juego y el mal entendimiento de los potenciadores en las canciones limitan bastante el recorrido de un "gran" videojuego que se ha quedado solo en "bueno".
PROS
La rejugabilidad basada en lograr puntuaciones perfectas
La estética de la que hace gala es preciosa
Las referencias a la cultura japonesa en los nombres de los temas musicales
CONTRAS
Los potenciadores están mal entendidos e implementados
Anda escaso de modos de juego
La personalización de las partidas es muy limitada
65
Más artículos
Análisis de Ring Fit Adventure – Nintendo Switch. Lo mejor de dos mundos.