Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis de Vambrace: Cold Soul – Nintendo Switch. Peleas con mucha alma

Fecha de lanzamiento
29 agosto, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Alemán, Inglés, Español, Francés, Japonés, Coreano, Ruso, Chino
Tamaño de la descarga
3602,91 MB
Nuestra puntuación
72

Uno de los géneros favoritos entre los juegos desarrollados por las compañías independientes es el de los Roguelike, desde hace unos años a esta parte que es donde ha pegado más fuerte por lo menos; ya sabéis, ese estilo en el que el progreso se consigue no a partir de lo que se va acumulando a lo largo de todo el camino sino de lo que se alcanza en diferentes intentos, significando que cada muerte y reinicio de partida nos hace empezar de cero pero nos permite avanzar un poquito más en el siguiente, en algunos casos gracias a la ayuda adicional de pequeñas mejoras que sí podemos acumular y adquirir gracias a la experiencia o al dinero obtenidos, categoría denominada acertadamente como Roguelite (por ser una versión más ligera del género original). Muchos han sido los referentes que dentro de este estilo nos hemos ido encontrando como Dead Cells, Enter the Gungeon, The Binding of Isaac, The Flame in the Flood o The Darkest Dungeon entre otros, caracterizándose algunos de ellos por introducir elementos nuevos procedentes de otros géneros como la supervivencia, el metroidvania o el RPG de acción o por turnos, dándole más profundidad a una fórmula que partía de ser bastante sencilla en sus orígenes. Precisamente el último de los mencionados ha servido de inspiración a otros títulos que han visitado la eShop de la consola de los Joy-Con a posteriori, como es el caso que ahora nos ocupa, Vambrace: Cold Soul, el primer trabajo de la desarrolladora Devespresso Games en colaboración con las editoras Headup y WhisperGames, conocidas ambas por haber participado en otros títulos como Earth Atlantis, Slime-San, Bridge Constuctor Portal o Trüberbrook, y que en este caso aúna con elementos tan interesantes como la exploración, la recolecta de tesoros y los combates por turnos con la popular temática de los vikingos, aquella gente que acostumbraba en vivir en tierras perennemente adornadas por las nieves y que de vez en cuando se daban garbeos en barco por otros lados del mundo con ánimo no precisamente turístico; conozcamos pues cuál es el resultado de tan sugerente combinación a través de esta obra de la compañía para Nintendo Switch.

 

 

El Rey de las Sombras siempre haciendo de las suyas

La ciudad de las nieves Icenaire ha sido maldita por el malvado Rey de las Sombras, cercándola de manera permanente con un muro mágico de escarcha que impide a cualquiera salir al exterior, de modo que sus pobres habitantes al quedarse sin recursos van pereciendo para después convertirse en espectros que, junto a otros muertos vivientes, van a formar parte del ejército creado por el mencionado ser. Así las cosas todo parece bastante perdido hasta que inesperadamente un buen día aparece una misteriosa joven, Evelia Lyric, quien al llevar encima un curiosa reliquia, el Brazal Aether, que le ha dejado en herencia su desaparecido padre al que por cierto está buscando, resulta que sí que puede atravesar a su libre voluntad la mortal barrera creada por el Rey de las Sombras, de tal manera que se ha convertido en la única esperanza de los supervivientes de Icenaire, recayéndole la responsabilidad de acabar con esa maldición a la joven y así poder devolverle la paz a esta gente. Vambrace Cold Soul se estructura en dos partes básicamente: la parte de exploración en vista aérea a través del mapa subterráneo y de superficie de la ciudad maldita, mientras buscamos aliados lo suficientemente fuertes como para resistir los ataques de la banda de ultratumba del Rey de las Sombras, a la vez que tratamos de encontrar el escondite del susodicho, y por otro las secciones en perspectiva lateral al estilo Dungeon Crawler donde nos podemos encontrar tesoros y tenemos que enfrentarnos con los espectros. La parte correspondiente a esas expediciones por “mazmorras” (son más bien secciones de la ciudad que se han visto más afectadas por la maldición) hay que prepararlas bastante bien, escogiendo a los aliados que nos van a acompañar de entre los 5 tipos de razas y 10 clases posibles que pueden aparecer y que se diferencian fundamentalmente en el rango que alcanzan sus ataques -largo, medio o corto- según sus armas -arcos, pistolas, espadas…- y el estilo de combate, más centrado en ataques directos o en colocar trampas), ya que son nuestro apoyo en los combates por turnos contra los enemigos; además, hemos de estar muy pendientes de las trampas esparcidas para no quedar atrapados y a merced de los monstruos, y de una especie de barra de resistencia, o una especie de medidor de miedo por los encuentros de ultratumba que vamos teniendo, que si se llena antes de que hayamos acabado esa sección en la que nos encontramos, nos hace perder la partida, cosa que ocurre múltiples ocasiones, como tienen por costumbre los roguelike, por lo que tenemos que calcular muy bien cuánto nos entretenemos por el camino, ya sea en combates o recogiendo materiales que nos aguardan.

 

 

La aventura se estructura en siete capítulos, y a lo largo del camino nuestro equipo de cuatro va cambiando, por las bajas en los combates, que son de permadeath por supuesto, o por intercambio con los nuevos reclutas que se van sumando y entre los que hemos de escoger muy bien, ya que, como decía, eso puede marcar la supervivencia en las expediciones, de hecho el propio juego te «obliga» a tomarte tu tiempo en dichos preparativos previos, a pesar de lo cual tampoco se garantiza que vaya a salir todo a pedir de boca porque los encuentros se las traen. Los objetos que vamos encontrando en Vambrace Cold Soul os podemos usar directamente -los de recuperación o mejora- o emplearlos en crear nuevas armas y armaduras, o bien venderlos para obtener dinero con que después adquirir otros ítems de interés en las tiendas o cantinas. Aparte de nuestra misión principal, tenemos otras secundarias que van dirigidas a cumplir ciertos favores a algunos habitantes (de los vivos y otros no tan vivos) que nos recompensan con nuevos atuendos alternativos para la protagonista y algunos objetos especiales de ayuda; los combates se desarrollan por turnos como mencionaba antes, alternándose nuestra elección de movimiento -atacar, defendernos, movimiento especial…- para cada uno de los cuatro personajes de nuestro equipo con las propias que hagan los que componen el grupo de enemigos, siguiendo una línea continua de acciones parecida a juegos como Final Fantasy X, por hacernos una idea.

 

 

No te enfríes ante el peligro

En cuanto a los aspectos técnicos de Vambrace Cold Soul, vamos a mencionar el apartado gráfico, que recrea bastante bien un ambiente helado, inquietante por la presencia de los espectros y de la maldición, lleno de oscuridad y sensación de peligro; al desarrollarse la aventura en el mismo lugar -los diferentes recovecos y escondrijos de Icenaire- , no cabe esperar mucha variedad visual, es un lugar en ruinas y con mucha oscuridad, por lo que las expediciones no se diferencian mucho unas de otras salvo por la clase de seres espectrales que nos vamos encontrando en las emboscadas. En cuanto al apartado sonoro, la música es discreta, contribuye a dar esa sensación de inquietud y peligro con sus tonos melancólicos acordes con la situación de falta de esperanza que hay; en cuanto a los personajes, no cuentan con voces más allá de los gruñidos con que acompañan los comentarios que realizan de manera algo hosca, como buenos vikingos que son, incitándose siempre a avanzar y a no dejarse llevar por el miedo o la desesperación; eso sí, por otro lado sí que destaca el doblaje de la protagonista, que mantiene interesantes soliloquios recordando a su desaparecido padre y las impresiones que le produce la situación que está viviendo. Los controles son sencillos, ya que simplemente usamos el stick para desplazarnos, el A para interactuar con el entorno, y la botonera frontal completa para elegir entre los cuatro comandos disponibles para cada personaje en los combates no hay más, ni lo necesita para desenvolvernos con soltura por esta odisea. Lo que en cambio sí que resulta un tanto más complicado es manejarse por los innumerables menús, llenos de opciones sobre equipamiento, orden de situación de los combatientes, etc, a la hora de preparar nuestras expediciones, lo que hace que resulte un tanto confuso manejarse por ellos, sobre todo al principio, aunque un tutorial nos intente echar un cable al respecto.

 

 

Los combates en Vambrace Cold Soul se hacen un poco largos, sobre todo por el continuo ir y venir de cámara cada vez que uno de nuestros reclutas o de los enemigos va a realizar un movimiento y después se muestra sobre quién recae, lo que hace que mareé un poco hasta que te acostumbres a ello, sobre todo porque es un fenómeno que se repite hasta que cae el último espectro de ese encuentro y podemos continuar avanzando. También hay que tener en cuenta la dificultad añadida de que la puntería de nuestro equipo no es precisamente perfecta, es más, suelen fallar en más de una ocasión que parecía improbable, poniéndonos en un aprieto cuando más controlada creemos tener la situación; aparte con la presión del medidor de miedo, que va subiendo poco a poco con cada encuentro, hace que sintamos la plausible muerte de nuestro equipo y reinicio de partida con bastante frecuencia. Por lo demás el juego fluye bastante bien, no hay caídas de frames ni pantallas de carga especialmente reseñables, más allá de las múltiples veces que solemos caer en combate. En conjunto, si vamos a saco con la misión principal y no nos entretenemos demasiado con las secundarias, la duración puede extenderse sobre las dieciocho a veinte horas más o menos, especialmente cuando vamos de primeras y estamos tratando de cogerle el tranquillo al tema.

 

 

Vambrace: Cold Soul – No se ve un alma por aquí, o más bien al contrario

En conclusión, este juego, aunque parece tomar muchas referencias de otros indies, sabe aportar su propia esencia para diferenciarse, el problema es que quizás no llega a plasmar la profundidad que pretende alcanzar, con unos preparativos que a veces resultan excesivos, sobre todo teniendo en cuenta que no se termina de traducir en el esfuerzo empleado en los combates, para tratarse de un equipo en combate, no termina de notarse mucha cohesión ni respaldo entre los miembros. Por lo demás, su historia es bonita y está bien narrada, sabe mantener la tensión en sus niveles justos para intrigarte, ayudado por una ambientación visual y sonora de lo más acorde a las circunstancias en las que nos pretende sumergir, dándote así ganas de continuar en una odisea que, a pesar de que en muchas ocasiones no da sensación de que tengamos muchas papeletas de salir airosos, al final, calculando bien nuestra estrategia, nos permite demostrar que somos unos verdaderos supervivientes.

 

Análisis realizado gracias al código cedido por HeadUp Games

Versión 1.1.0

En el espectro de lo visible
Vambrace Cold Soul nos ofrece una combinación de exploración, Dungeon Crawler y RPG por turnos, unida a una ambientación bastante sólida para una historia que sabe mantener el interés. Tan sólo le falta pulir detalles como una mejor organización de menús y unos combates algo más dinámicos para completar un pastel bastante apetecible
PROS
La historia resulta entretenida y sabe enganchar, unido a una ambientación bastante lograda
La protagonista tiene mucha carisma y el resto de personajes cierto encanto pese a su tosquedad
CONTRAS
Los menús resultan un tanto caóticos, la preparación de nuestras expediciones constituye una odisea en sí misma
Los combates se hacen un poco largos y lentos a veces
72
Más artículos
Spyro Reignited Trilogy
Spyro Reignited Trilogy tendría un nuevo libro de arte. ¡Conoceremos todos los secretos artísticos del dragón púrpura!