Análisis FoxyLand – Nintendo Switch. Un zorro fugaz que lucha por amor

Gracias a Nintendo Switch y su portabilidad, este título nos puede durar una visita al baño

Fecha de lanzamiento
29 noviembre, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
29,00 MB
Nuestra puntuación
35

FoxyLand es un título bastante efímero que ha llegado a Nintendo Switch de manos de Ratalaika y desarrollado por Bug Studio. Entre la amplia oferta de juegos que tiene la consola híbrida de Nintendo se vuelve complicado destacar, y cada título debe resaltar por un aspecto u otro. En el caso de FoxyLand, os podemos adelantar que es bastante accesible, lo cual juega bastante a su favor a la hora de que los más pequeños lo jueguen, acompañado de su estética colorida, que también refuerza. Sin embargo, como leeréis un poco más adelante, esta accesibilidad también juega en su contra. Dicho esto, nos enfrentamos a sus más de 30 niveles para traeros el análisis de este plataformas con estética retro.

 

 

Típico secuestro

El juego inicia con el cliché del malvado secuestrando a la novia del protagonista. No obstante, este malvado secuestrador no ejerce de jefe del juego, sino que es más bien un enemigo genérico. Este juego carece de jefes. La historia no tiene más. No se nos explica por qué debemos conseguir las joyas para abrir la puerta de la casa que finaliza cada nivel, y cuando encontramos a la pareja del protagonista, el juego acaba. No hay más desarrollo. Si bien es cierto que este tipo de premisas para justificar la jugabilidad siempre son vagas, en este caso se queda corta. No costaba nada poner un poco más de contexto o intentar darle un cierre más coherente a la «historia». Da la sensación de que se quedaron a medias con la idea.

 

Nunca vamos a pedirle una gran historia o una justificación legítima a un plataformas, pero se ha querido recurrir a un cliché que no se ha desarrollado bien y se confunde al jugador. Entendemos que se haya elegido esta premisa para dar pie a la jugabilidad, pero estando ante un juego del que tenemos tan pocas cosas por donde cogerlo, cualquier pequeño fallo como este acaba destacando más y jugando en su contra, por lo que consideramos que podría haberse pulido más.

 

FoxyLand

 

Un zorro saltarín

Los controles del juego son de lo más accesibles. Nos movemos con las flechas de dirección, nos agachamos pulsando hacia abajo y tenemos un botón de salto. Ya está. Derrotamos a los enemigos saltando encima de ellos (con cierta excepción) y contamos con 3 vidas en cada intento para superar el nivel. Si nos quitan las 3 vidas tenemos que empezar de nuevo. Algunas trampas y obstáculos nos matan a la primera, pero no son difíciles de esquivar o superar. En cada nivel tendremos que recoger cierto número de joyas que nos dan acceso al final del mismo. También podemos recoger cerezas, que hacen de monedas en la tienda del juego, donde podemos desbloquear elementos estéticos para el personaje.

 

La música es muy simple. Contamos con un total de 3 o 4 piezas musicales en total, con el inconveniente de que para los niveles solo contamos con una misma canción de la que es muy fácil cansarse. En cuanto a otros efectos sonoros, cumplen con lo esperado, pero tampoco tenemos gran variedad de los mismos. El apartado gráfico es «pixelart» con un aire muy retro que no le sienta nada mal al título, pero no encontramos nada destacable o que nos llame en especial la atención, la verdad.

 

FoxyLand

 

FoxyLand – Un aperitivo minimalista

A medida que escribíamos este análisis llegamos a la conclusión de que la palabra que mejor puede definir el título es: minimalista. Desde los controles, la historia, los gráficos, la música… Todo es minimalista, y eso no significa que sea precisamente malo. Es decir, no debemos asumir que algo minimalista es malo. Sin embargo, en este caso lo es. Nos deja un mal sabor de boca por su escasa duración. Da la sensación de que hemos jugado un juego a medio hacer. Si bien la jugabilidad estaba pulida y no hemos encontrado bugs, también es cierto que no hemos tenido tiempo para encontrarlos. El juego cuenta con niveles extras con temática de Halloween, y podemos pensar que es algo digno de mención o que compensa la escasa duración del juego, pero no. Estos TRES niveles adicionales son tan cortos como los anteriores, y solo añaden ciertos elementos visuales nuevos y un enemigo nuevo.

 

Intentamos hacer balance entre lo bueno y lo malo del juego a la hora de analizarlo, viendo que haya un equilibrio, ya que ningún juego es perfecto. No obstante, FoxyLand es tan breve que a poco que encontremos cosas negativas, las buenas acaban quedando en segundo plano. Creemos que si fuese un juego que diese más de sí en cuanto a duración o dificultad, podríamos justificar su «minimalismo técnico y argumental». Sin ir más lejos y, aunque las comparaciones sean horribles, juegos como New Super Mario Bros. U duran aproximadamente siete horas o menos y, aunque siguen siendo juegos bastante cortos, ofrecen otros contenidos y cuentan con un gran factor de rejugabilidad y multijugador que ayudan a alargar esas horas. En este caso, por mucho que queramos alargar el juego, no da más de sí y, aunque en un principio consideramos que podría ser ideal para los más peques de la casa, creemos que hasta ellos considerarán que es demasiado efímero. También debemos destacar que es un juego que se vende a un precio de 4,99€ en la eShop, lo cual es otro favor que juega en su contra. Este título debería ser gratis, lo cual ayudaría a pasar por alto sus carencias.

 

FoxyLand

Hemos analizado FoxyLand gracias a un código digital por Ratalaika. Versión analizada: 1.0.0

El dicho es "breve pero intenso"
Sin embargo, FoxyLand no cumple con esto último. Estamos ante un título que dura media hora aproximadamente si nos centramos en superar cada nivel y ya. Si intentamos completarlo al 100%, con la mejor puntuación, quizá estemos entretenidos durante poco más de dos horas, lo cual sigue siendo demasiado poco. Sus mecánicas son simples y algunos niveles nos parecen interesantes, pero no duran más de un minuto, con suerte. Da la sensación de haber probado una demo de lo que realmente podría haber sido FoxyLand, ya que, repetimos, no es un mal plataformas. Esta falta de contenido eclipsa lo bien planteados que puedan estar los niveles, lo que unido a la falta de jefes, escenarios repetitivos y una única melodía para los niveles, no nos termina de dejar un buen sabor de boca.
PROS
Accesibilidad de los controles
Algunos niveles tienen premisas interesantes
Los trajes desbloqueables
CONTRAS
Dura demasiado poco
Escenarios, música y enemigos repetitivos
No hay jefes
35
Más artículos
Guía Animal Crossing New Horizons CJ peces
Los dataminers descubren cómo se generan los personajes de eventos de Animal Crossing: New Horizons