House of Golf

Análisis House of Golf – Nintendo Switch. El juego minijuego

Fecha de lanzamiento
8 noviembre, 2019
Número de Jugadores
1-6
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la descarga
1031,00 MB
Nuestra puntuación
55

EL golf es uno de esos deportes que no es para todo el mundo. No solo por estar asociado, principalmente, a un cierto clasismo social, sino porque es un deporte que no atrae al gran público. Hay, sin embargo, una suerte de sucedáneo cuya función es ofrecer la opción de darle a la bola de una forma más casual. Es el minigolf, una versión en miniatura y algo «casera» del deporte al que imita. Aunque el tamaño (entendido por la distancia del campo de golf) no es lo único que es diferente entre uno y otro, sino que estas atracciones suelen, además, ubicar una serie de obstáculos en su recorrido que hacen que el juego varíe enormemente. Ya no solo se trata de meter la dichosa pelotita en el hoyo, sino de hacerlo superando, al mismo tiempo, los obstáculos que tenemos por delante. Y, eso mismo es lo que plantea, a grandes rasgos, House of Golf, un título desarrollado por Atomicom que ha llegado a Nintendo Switch (entre otras). ¡Dentro análisis!

 

 

Golf por casa

House of Golf no tiene introducción (más allá del pequeño vídeo que hay que tragarse antes de llegar al menú de inicio), no tiene un modo historia ni nada parecido. House of Golf es un juego minijuego, es decir, es el típico juego que esperarías encontrar como parte de un paquete mayor de minijuegos. De estos destinados a pasar un buen rato solo o en compañía. El juego es sencillo, eso nos lo deja claro desde el principio. Llegamos a la pantalla inicial, elegimos si queremos cambiar alguna de las opciones que vienen por defecto y ¡a jugar! Básicamente, antes de empezar a darle a la bola, podemos elegir el número de jugadores (de 1 a 6), la dificultad y el escenario. En esta última parte, tenemos un total de 5 opciones: Garaje, Cocina, Salón, Habitación y Ático.

 

 

Gráficamente, House of Golf es un juego decente que plantea escenarios deportivos de interior. Es decir, jugamos al golf (al mini golf más bien) en las habitaciones de un hogar: cocina, garaje, salón… Tenemos una pelota y una barra que nos marca la intensidad del golpe. Presionamos el botón y soltamos según la intensidad que queramos imprimirle al golpeo. A partir de ahí la pelota comienza a correr y a chocarse con los obstáculos del escenario, todo ello acompañado de una apropiada musiquilla y unos efectos de sonido acertados. Y así seguimos hasta que lleguemos al hoyo. Según el número de golpes que hemos necesitado para meter la pelotita en el hoyo, se nos da una puntuación u otra. Si jugamos con más personas, tenemos distintas pelotas en el mapa que vamos golpeando por turnos. El que menos golpes necesite para llegar al objetivo, gana.

 

Es un planteamiento interesante que funciona gracias al mayor acierto de juego, sus físicas. Siendo realistas, es improbable que un juego de estas características pudiese funcionar si un apartado físico decente pero, aún así, es algo a destacar. ¿A qué nos referimos con buenas «físicas»? Pues a que los golpes, los movimientos de la bola, rebotes, choques, etc… son creíbles. No hay errores en el movimiento e interacción de la bola, y eso es imprescindible. Nos permite calcular, hacernos una idea de la intensidad del golpe que debemos dar, qué rebotes con los obstáculos pueden favorecernos… En definitiva, nos permite jugar al mini golf en nuestra Nintendo Switch.

 

 

El Juego minijuego

House of Golf nos permite tener una experiencia «básica» y virtual del deporte homónimo. ¿Por qué básica? Pues porque no es un juego de Golf de campo abierto, solo se lleva los elementos «básicos», es decir, el palo (que no se ve, pero se sobreentiende), la bola, y un hoyo. Cogiendo esos tres elementos y plantándolos en un entorno, ya tenemos juego. Podemos empezar a dar pelotazos a diestro y siniestro hasta que logramos superar el nivel. Pero, solo haciendo uso de estos 3 elementos, ¿es suficiente?

 

House of Golf no es simplemente un juego minijuego, es decir, no solo es el típico juego que esperarías encontrar como parte de un paquete mayor de minijuegos, House of Golf es un mini-juego como apuesta. Hablando claro, se queda corto. Éste es sin duda un título entretenido, es más, es posible que consiga engancharnos más que otros varios de los que tenemos accesibles en la híbrida, pero no es «creíble» como juego independiente. Parece una versión algo más desarrollada de una de las opciones de esos típicos juegos en los que se incluyen varios deportes rollo Wii Sports.  Está bien, sí, pero se queda cojo. Es decir, ni siquiera hay palo. Quizás no seamos unos grandes entendidos del golf, pero sabemos que es un mundillo en el que los palos tienen mucho peso, tanto que llegan a obsesionar a los deportistas que los usan. En el juego el palo de golf ni aparece. Solo hay una barra que mide la intensidad con la que golpeamos a la pelota, ya está. Y sí, el juego nos permite desbloquear pelotas de distintos colores y con motivos diferentes que posteriormente usar en la partida, pero eso es todo. Lo demás se ciñe a unas mecánicas y unas físicas muy conseguidas sí, pero que se quedan ahí, en un juego para pasar el rato. Eso sí, solo o en compañía, lo cual le da un plus de diversión nada despreciable.

 

 

House of Golf – Un pequeño pasatiempo

House of Golf nos propone que juguemos a este deporte, normalmente asociado a una clase social concreta, de un modo desenfado y divertido, solo o con amigos. Sus bien trabajadas mecánicas y unas físicas muy pulidas, hacen de la jugabilidad una experiencia ciertamente entretenida. Su acertada apuesta técnica se ve sin embargo ensombrecida por su poca ambición. Una carencia que convierte a House of Golf en un título asociado al pasatiempo, al minijuego. Casi como si en lugar de ser un título completo en sí, fuese parte de un pack de juegos deportivos del que, por alguna razón, solo nos ha llegado el de golf.

 

House of Golf

Hemos analizado House of Golf gracias a un código cedido por Atomicom. Versión analizada 1.0.2

Minigolf casero
House of golf acierta con su apartado técnico pero falla en su apuesta. Eso sí, aunque no sea un juego ambicioso, permite pasar un buen rato dándole a la bola, solo o en compañía.
PROS
Escenarios interesantes que nos permiten jugar al golf en "casa"
Unas físicas muy pulidas que hacen que los golpes y movimientos de la bola sean creíbles
Es entretenido y permite que hasta 6 personas jueguen usando la misma consola
CONTRAS
El juego plantea pocos retos a la hora de conseguir logros
Se queda corto en su apuesta, casi como si fuese un módulo más de un juego más grande
55
Más artículos
Nintendo Switch Online
Nuevos mantenimientos de Nintendo Switch Online en diciembre y enero. ¡El juego se detiene unas horas!