Tokyo Mirage Sessions #FE Encore

Análisis Tokyo Mirage Sessions #FE Encore – Nintendo Switch. El concierto de dos mundos dispares

Dando el cante

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore Nintendo Switch
Fecha de lanzamiento
17 enero, 2020
Número de Jugadores
1
Idiomas
Texto: Inglés, Francés, Japonés, Chino. Voces: Japonés
Tamaño de la descarga
11539,00 MB
Nuestra puntuación
82

En 2015 ocurrió una mala noticia. Una que afectaba a la industria del entretenimiento japonesa: las µ’s de Love Live! anunciaron su separación. Uno de los grupos de idols más populares de la década desapareció de la noche a la mañana conmocionando a todos los fans del mundo, que respondieron llenando el estadio donde se realizó el último concierto. Y se acabó. Un viaje que jamas volvería a repetirse. Por supuesto las µ’s dieron paso a Aqours, la nueva generación, pero esa primera trevesía fue única e irrepetible y pasase lo que pasase no volveríamos a ver un concierto de Honoka/Emi Nitta y sus ocho compañeras nunca más. En 2020 el grupo µ’s vuelve a subirse a un escenario.

 

Fue también en 2015 cuando el proyecto conocido como Shin Megami Tensei X Fire Emblem se materializó bajo el nombre de Genei Ibun Roku #FE en Japón y al año siguiente en Occidente como Tokyo Mirage Sessions #FE. Una apuesta tan peculiar como juntar dos sagas de JRPGs, uno táctico y otro más tradicional por turnos, en un crossover cuyo contexto era el Japón contemporáneo, concretamente en el marco de la industria del entretenimiento nipona. Tan particular fue el resultado, que personalmente no hubiese apostado jamás por ver más de este universo protagonizado por Aoi Itsuki. En 2020 Tokyo Mirage Sessions #FE vuelve a Nintendo Switch con el subtítulo de Encore.

 

 

Las peculiaridades de la industria japonesa

Japón es un país que a todos los amantes de los juegos y/o el manganime nos fascina. Todo está lleno de luces, colores, edificios antiguos preciosos, edificios modernos súper peculiares y carteles de juegos y series por todos lados. Es fácil que los que hemos nacido en los últimos 40 años y nos gusta esto de los videojuegos hayamos soñado con ir allí alguna vez debido a la gran sobreexposición que tuvimos a finales del siglo pasado y principio de este gracias al anime y los juegos, y ya no hablemos de las siguientes generaciones que han vivido todo esto multiplicado a la enésima potencia debido al boom de internet.

 

Anime, mangamoe, doramas, J-Music, idols, Vocaloid, cosplay o Para Para son algunas de las palabras que han definido la infancia y adolescencia de una generación y que seguirán siendo parte fundamental de un gran número de personas de las siguientes generaciones gracias a la globalización y nuevas formas de consumir todo esto. Y aún con toda esa importancia, todo este mundillo se ha tratado poco en la otra gran palabra clave del entretenimiento de estas últimas décadas: videojuegos. Antes de que venga el listillo de turno, sí, ya sé que se ha tratado sobre todo en Japón, pero esos juegos rara vez suelen salir del País del Sol Naciente y mucho menos llegan al «mainstream«, especial énfasis en las comillas.

 

Precisamente por eso hubiese sido curioso estar en la reunión donde un grupo de trabajadores de Nintendo y Atlus decidieron que sería buena idea usar esta ambientación tan de nicho para hacer un crossover entre Fire Emblem y Shin Megami Tensei que, a pesar de que Fire Emblem Awakening había popularizado bastante la saga, no es que fuesen las más populares cuando Tokyo Mirage Sessions #FE se lanzó en 2016 para una consola que había vendido tan poco como era Wii U. Evidentemente la torta fue sonada y desde Nintendo lo sabían y por eso fue uno de los pocos juegos que a pesar de distribuir la Gran N, salió únicamente con subtítulos en inglés. Lamentablemente más de tres años después y con más del triple de Nintendo Switch que de Wii U en el mercado, parece que siguen sin ser suficientes motivos como para querer apostar por una traducción completa para esta versión Encore. Pero supongo que dadas todas las circunstancias anteriores, hay que considerar casi un milagro que exista esta nueva versión.

 

Del instituto al estrellato

Cuando hace unos años analicé la versión de Wii U, escribí la historia como si se tratase de la sinopsis del nuevo anime de doce capítulos que se va a estrenar en la temporada de verano. Y es que en definitiva es eso: chicos de instituto que se ven envueltos en problemas y que usan sus recién adquiridos poderes para salvar el mundo mientras debutan gracias a una agencia de talentos en el mundo del espectáculo y lo usan de tapadera. Aunque si hay que compararlo con un anime es porque además de por su trama, todo el casting Fortuna Entertainment son clichés con patas. ¡Ojo, que no lo digo como algo malo! En ningún momento la intención de Tokyo Mirage Sessions #FE Encore es otra distinta ni tampoco lo necesita. Su intención es la de usar cada personaje para representar los distintos aspectos de la cultura del entretenimiento contemporáneo nipón y es algo que hace bastante bien.

 

Lo bueno de que en vez de un anime de escasa duración donde los personajes tienen poco tiempo para desarrollarse, es que los personajes tienen mucho más tiempo para desarrollarse, ya que aquí estamos ante un JRPG con sus buenas decenas de horas de duración. Esto convierte a cada integrante del grupo en una de las piedras angulares para que el juego y el mundo funcione gracias a que se pueden desarrollar a lo largo de la historia principal, sus misiones secundarias y sobre todo a través de las conversaciones por Topic; un servicio de mensajería instantánea por el que los miembros de Fortuna van intercambiando mensajes y opiniones a lo largo de todo el juego, representando a cada personaje a la perfección por su manera de escribir y expresarse. Esto que puede parecer una tontería dice bastante en realidad de cada uno si nos paramos a ver los pequeños detalles de cada mensaje de texto.

 

El título, por norma general, sabe coger bien el tono de la industria japonesa y hacer con él un discurso, pero por desgracia es uno edulcorado que no entra a debatir alguno de los puntos más turbios del mundillo, como por ejemplo el tener niñas menores de edad (Tsubasa tiene 18 en esta versión, pero en la original japonesa tiene 16) vistiendo los modelitos bastante sexualizados o directamente bikinis y en las situaciones un tanto turbias que se dan cuando los fans triplican la edad de las idols. También es cierto que, aunque algo se deja entrever, Tokyo Mirage Sessions #FE Encore no pretende en ningún momento hacer este tipo de crítica social y castigarlo por eso, no sería justo. Pero claro, siendo primo hermano de la saga Persona, que sí se atreve a criticar con mayor o menor acierto aspectos de la sociedad japonesa, deja un sabor de boca amargo. Como apunte si os interesa ver un poco de la otra cara de la moneda echadle un vistazo a Perfect Blue de Satoshi Kon y Sun Ken Rock que también tiene un arco argumental tratando el tema.

 

Triángulo de influencias

Lo que no se le puede negar a Tokyo Mirage Sessions #FE Encore es que entiende a la perfección los elementos característicos que hacen especial a su triángulo de armas particular: el mundo del entretenimiento japonés, Fire Emblem y Shin Megami Tensei. Del primero lo tiene claro: hay que causar una primera impresión que haga que el público quiera seguir mirando y escuchando más. Por eso mismo el trabajo visual y diseño de los personajes humanos corre a cargo de Toi8, un ilustrador que con un estilo bastante particular que ha participado en proyectos como .//Hack o Fate/Grand Order. Y en cuanto a lo musical tiene detrás al grupo Avex, una de las empresas más importantes del mundillo, y a Yoshiaki Fujisawa en lo particular como productor de los temas vocales y compositor de la banda sonora, productor de entre otras cosas el fenómeno de masas que es Love Live!, por lo que el nivel y elección de los distintos seiyuus/cantantes para interpretar a los personajes es de una calidad soberbia.

 

Su parentesco con Shin Megami Tensei es algo bastante más peculiar. Lo más evidente es que es más cercano a la subsaga Persona que a la rama principal de la familia y el hecho de haberse desarrollado entre la cuarta y la quinta entrega es algo que se nota. El explorar algunos de los barrios y monumentos más característicos de Tokio y los menús, están más cerca de Persona 4 que de Persona 5. Como contrapunto, casi se puede afirmar que el hecho de que los Palacios de la quinta entrega sea temáticos en función de la persona que los gobierna, teniendo su origen en las distintas Idolaspheres, las mazmorras de Tokyo Mirage Sessions #FE, cuyo diseño se adapta al tipo de vida que lleve la persona que esté siendo controlada por los Mirages en ese momento.

 

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore Nintendo Switch

Y de Fire Emblem coge sus personajes en forma de Mirages. O al menos lo que queda de ellos después de perder sus recuerdos y de que Hideo Minaba (director de arte de los Final Fantasy VI, IX, XII, y diseñador principal de Granblue Fantasy) les dé un nuevo aspecto mucho más siniestro del habitual. Su labor en esta gran ópera es el mismo que el de las Personas o los demonios de Shin Megami Tensei. Ellos son los espíritus que otorgan su poder a los protagonistas y gracias a los cuales pueden hacer frente a otros Mirages que planean usar el mundo del espectáculo para conseguir poder y terminar con todo como lo conocemos. ¿Os acordáis cuando dije que era el típico anime de una temporada lleno de clichés? Pero al contrario que en la saga de Atlus, aquí cada personaje tiene solo un Mirage, los cuales si tienen personalidad, la suya propia de sus títulos de origen y ,si bien es cierto que no tienen tantos minuto en pantalla como los protagonistas humanos, siempre es agradable volver a ver a Chrom, Tharja, Cain o Caeda aunque sea tan lejos de casa.

 

Triángulo de armas

Pero ese triángulo de influencias no solo se da a nivel de historia, también se ve representado en las batallas, las más evidentes del mundo del espectáculo. Y es que los combates ocurren en un escenario gigante rodeado de público y con los enemigos en el centro. De Fire Emblem tenemos el ya clásico triángulo de armas de Fire Emblem y de la saga de Atlus hereda el sistema de afinidades elementales.

 

A lo largo de toda la aventura Tokyo Mirage Sessions #FE Encore se las apaña para estar constantemente ofreciendo nuevas mecánicas y opciones con las que hacer más espectaculares los combates. La principal de ella son las Sessions, que se trata de una cadena de ataques que se activa al golpear a un enemigo con su debilidad y que llegado el momento pueden entrar a participar todos los miembros del grupo, combinarse con un ataque conjunto especial entre dos personajes generando otra Session nueva. El resultado es un sistema de combate que junta las dos sagas en un espectáculo de personajes entrando y saliendo del gran escenario, mientras se despliega una barbaridad de luces, colores, donde todos los miembros del equipo están siempre dispuestos a salir a escena. Con estas cadenas de ataque también se consiguen materiales y partes de enemigos indispensables a la hora de conseguir nuevas habilidades pasivas o ataques especiales para los protagonistas humanos, pero también sirven para construir nuevas Mirages (armas) de las que heredar nuevas habilidades para los combates.

 

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore Nintendo Switch
Mar y Tina en su concierto en vivo desde Tokio

Por desgracia donde menos brilla Tokyo Mirage Sessions #FE Encore es precisamente en ese Encore. Como novedad respecto a la versión de Wii U, se han añadido los trajes de DLCs de la versión internacional dentro del juego original, así como las pequeñas mazmorras destinadas a subir niveles y habilidades, que si se abusa de ellas pueden llegar a romper el juego. Lo que sí es completamente novedad es la nueva historia EX, que se divide en tres fragmentos a lo largo de la aventura. Por desgracia su duración total y contenido no sé hasta que punto pueden satisfacer a los que ya jugaron al título en Wii U, a pesar de que se consigan ciertos trajes nuevos bastante molones en la mazmorra nueva y alguna que otra cosilla más que es mejor dejar sin mencionar para causar una mayor sorpresa.

 

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore – Una diamante en bruto sin descubrir

Tras completar Tokyo Mirage Sessions #FE en Wii U y escribir su análisis, la sensación que me llevaba era que Nintendo no quiso apostar mucho por el título por la situación de la consola y porque NX estaba a la vuelta de la esquina. ¿Quién se atrevería a traducir un título de un género de nicho con una premisa tan peculiar en una consola que solo vendió 13 millones? Tres años y medio más tarde, con 41 millones de Nintendo Switch en el mercado antes de la campaña navideña, me encuentro con la misma sensación, pero sin la excusa de que esta vez la consola venda mal.

 

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore era la oportunidad perfecta que tenía la Gran N para dar a conocer el título original a un montón de nuevos jugadores y prepararlos para una posible secuela, que desde aquí aprovecho para jugarme algo a que está ya calentándose en el horno; una secuela que lime las impurezas de este primer título. De haber apostado más por ello Nintendo junto con Atlus, podrían haber dado un buen petardazo con una nueva saga de JRPG-anime ambientada en la actualidad, de las que hay pocas y menos aún en Nintendo Switch. Es un producto que la compañía necesita. Sin embargo, una vez más no se ha apostado por el título, dejándolo en inglés y haciendo que muchos de los que en su día no se lo compraron en Wii U por no tener la consola o no querer/poder ponerse delante de un JRPG largo en inglés, vuelvan a dejar pasar el juego. Parece que Nintendo no es consciente del diamante en bruto que tiene entre manos y prefiere dejarlo en la estantería disimulando antes que sacarle brillo y ponerlo en el mostrador principal.

 

Pero que Nintendo no quiera apostar del todo por Tokyo Mirage Sessions #FE Encore no le quita ningún mérito de todas las cosas que hace bien. Saber interpretar lenguajes tan dispares como el de la industria del entretenimiento japones, Shin Megami Tensei y Fire Emblem, desgranarlos, quedarse con lo importante de cada uno, juntar todos los elementos y que la cosa funcione, es algo que desde luego no es fácil de hacer y que el juego lo hace con total naturalidad. Puede que no vaya a ganar el Goty o Bafta al mejor JRPGs, tampoco lo pretende. Lo que sí pretende y consigue es ofrecer esa dosis otaka en forma de JRPG que muchos piden y necesitan.

 

Tokyo Mirage Sessions #FE Encore

Hemos analizado Tokyo Mirage Sessions #FE Encore gracias a un código digital cedido

por Nintendo España. Versión analizada: 1.0

 

Triunfa ante las adversidades
Tokyo Mirage Sessions #FE Encore no lo tuvo fácil en Wii U y no lo tiene fácil en Nintendo Switch. Sin embargo sabe llevar a la perfección el mezclar dos franquicias como Shin Megami Tensei y Fire Emblem en un marco como es el entretenimiento japonés, y el saber hacer las cosas bien siempre triunfará a todas las adversidades y faltas de confianza que se pongan por delante.
PROS
La vuelta en sí de uno de los JRPGs más desconocidos e ignorados de la anterior generación
A todos los niveles sabe captar la parte esencial (siempre edulcorada, eso sí) de las formas principales del entretenimiento japonés
El sistema de batalla: dinámico, vistoso, donde todo el equipo llega a participar y que va ampliándose durante todo el juego
CONTRAS
Apenas incluye novedades relevantes que alarguen el título o justifiquen volver a comprarlo si ya jugaste el original de Wii U
Todo el rollo "kawaii-sugoi-otako" puede echar para atrás a mucha gente. El juego lo sabe y tampoco intenta engañar a nadie
Quizás podría haberse adentrado un poco en el lado negativo de todo el mundillo para tratar de hacer un poco de crítica
82
Más artículos
Sacred Stones Switch
Sacred Stones apunta en dirección a Nintendo Switch, ¡acción retro a mansalva!