Análisis Aviary Attorney: Definitive Edition- Nintendo Switch. Todo un zoo judicial

En la redacción nos hemos tirado una hora haciendo juegos de palabras y chistes malos sobre pájaros

Fecha de lanzamiento
30 enero, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de la descarga
360 MB
Nuestra puntuación
60

La abogacía es un dura profesión y, aunque los videojuegos han conseguido que trabajos como el de los fontaneros sean «súper» emocionantes, no encontramos gran variedad de juegos con temática judicial (encima, cuando llegan a España suelen estar en inglés y no en castellano…). El pasado día 30 de Enero llegó a Nintendo eShop Aviary Attorney: Definitive Edition, un título que nos lleva a la París de 1848, donde los humanos no existen y animales antropomórficos pueblan la tierra. Con una estética única basada en las caricaturas de J. J. Grandville y la música de Camille Saint-Saëns, se crea la ambientación perfecta para esta aventura gráfica de Sketchy Logic y Vertical Reach. Sigue leyendo si quieres conocer mejor esta historia llena de pelo, plumas y escamas, sin olvidar de tener a mano una vacuna contra la rabia, por si acaso…

 

 

Un abogado con un piquito de oro

La historia de Aviary Attorney nos pone en las plumas de Jayjay Falcon, un abogado parisino que, junto a su ayudante Sparrowson, se ve envuelto en una serie de casos que no solo le afectan a él y a otros de los personajes que conocemos a lo largo del juego, sino que afecta a toda Francia. Los diálogos son el principal motor narrativo del juego, habiendo apenas secuencias cinematográficas, por lo que la historia se cuenta, en su gran mayoría, mediante conversaciones con otros personajes. Aunque la trama es bastante interesante y los personajes tienen cierta profundidad, así como un trasfondo que vamos viendo según jugamos y avanzamos en la historia, esta se nos antoja algo corta. Si bien es cierto que hay diferentes finales y que, a partir de cierto punto en cierto caso, tenemos bastante libertad para decidir qué investigar y con quién hablar, esto no termina de alargar el juego, aunque sirva como pequeño aliciente a la rejugabilidad.

 

En cuanto a la jugabilidad, es bastante sencilla. Por un lado vamos avanzando en la historia hablando con diferentes personajes, almacenando evidencias en nuestro registro de pruebas, ganando dinero y obteniendo información sobre diferentes personas. En bastantes ocasiones tendremos la opción de elegir líneas de diálogo que provocan que avancemos y obtengamos ciertas pruebas o información o que pasemos por alto algún detalle. Esto es muy importante, porque nosotros decidimos, dentro de lo posible, el uso que hacemos de nuestro dinero y de la información que poseemos. Cuando tenemos que desplazarnos a alguna localización, por norma general, consumimos un día útil, teniendo que gestionar el tiempo para visitar los distintos sitios antes del juicio lo mejor posible para que no nos falte ninguna prueba. Una vez en el juzgado, los testigos harán declaraciones y nosotros podremos, en el interrogatorio, preguntar sobre puntos concretos de ese mismo testimonio. Según las preguntas que hagamos, podremos obtener nueva información, acercarnos a la absolución de nuestro cliente o hacer que el jurado popular se convenza más de la culpabilidad de nuestro defendido, por lo que hay que tener cuidado. Una vez hayamos agotado nuestras opciones para demostrar la inocencia del acusado, el juez emitirá su veredicto. Por supuesto, como contraparte al abogado, hay un fiscal, que hará nuestra tarea de liberar a nuestros clientes de sospecha, algo más complicada.

 

 

Un viaje a otra época

Como os adelantábamos en la introducción de este análisis, Aviary Attorney tiene un apartado artístico muy peculiar: Los personajes están basados en unas famosas caricaturas sobre animales antropomórficos de un artista francés llamado J. J. Grandville, dejando que tanto los escenarios como los objetos con los que interactuamos mantengan esta estética de dibujo hecho a mano. Si bien ese aspecto ya resulta bastante llamativo de por sí, los desarrolladores han tomado una decisión muy acertada para complementar este aspecto del juego: la música.

 

Camille Saint-Saëns, uno de los compositores del siglo XIX más famosos de Francia, ha sido el elegido para ambientar musicalmente este juego y, ojo, es una elección con una justificación de lo más interesante. Este compositor, entre toda su producción musical, nos dejó con una obra llamada «Le carnaval des animaux» o «El carnaval de los animales». Esta composición está formada por 14 movimientos, donde podemos distinguir diferentes animales o grupos de los mismos. ¿Sabéis hacia donde queremos llegar? Efectivamente, los diferentes movimientos para los diferentes animales sirven como «leit motiv» o tema para los diversos personajes que vemos en el juego. Por ejemplo: si un personaje es un canguro, la música que lo caracteriza es la que hace alusión a estos animales, en concreto el sexto movimiento de la obra, «Kangourous«, por si os interesa. Sin embargo, no se han limitado a utilizar la obra de Camille Saint-Saëns que alude a los animales, sino que nos podemos encontrar con fragmentos de otras de sus composiciones más icónicas como «Danse Macabre« o «La danza macabra», entre otras.

 

 

Aviary Attorney: Definitive Edition – ¡PÍOTESTO!

Uno de los principales atractivos de este juego es lo bien que mezcla los hechos y lugares históricos con los ficticios. Las interacciones con el entorno y los demás personajes están cargadas de humor y de juegos de palabras sobre animales, rompiendo la cuarta pared con bastante frecuencia. Esto contrasta con los hechos que presenciamos en el juego, ya que la historia nos hace ser testigos de diferentes asesinatos, traiciones y otros elementos más serios que sientan muy bien a la trama, enganchando más al jugador. Sin embargo, a veces da la sensación de que el juego no termina de tomarse en serio a sí mismo al recurrir al humor de forma tan frecuente y, al tratar algunos temas más serios o subtramas más adultas, acaba desentonando un poco.

 

En términos generales, estamos ante un título bastante redondo, con una jugabilidad bien conseguida, un apartado artístico muy característico y cuyo principal punto flaco es la duración. Es un juego que tenemos que tomarnos con mucha calma para que llegue a 10 horas y eso juega en su contra. Por norma general, las aventuras gráficas y las novelas visuales son bastante más largas porque la mayor parte del tiempo estamos avanzando por diálogos y no «jugando» al uso. En este título también pasa eso y, al tener una duración tan escasa, os podéis imaginar que jugar, pues… no se juega demasiado. Sin embargo, el mayor problema que tiene el juego tiene nombre y apellidos: Phoenix Wright.

 

Ace Attorney es una saga que, sin ninguna duda, ha influenciado e inspirado a Aviary Attorney. De hecho, hemos visto diversos guiños en ciertos momentos y diálogos, y eso nos ha gustado mucho, aunque trata de distanciarse de él ofreciendo una jugabilidad algo distinta y unas tramas algo más adultas, por ejemplo. Sin embargo, según vamos avanzando en el juego, vemos una serie de paralelismos con la saga de Capcom (como llegar solo en inglés y no en castellano, por ejemplo) que provocan que el juego pierda puntos. No estamos ante un mal juego, ni mucho menos, pero es que Shu Takumi consiguió algo tan único con Ace Attorney que es inevitable recordar su obra a la hora de jugar a otro juego con temática judicial. Aviary Attorney: Definitive Edition para Nintendo Switch es un juego de abogados algo diferente, que puede servir para calmar la espera ante un nuevo Ace Attorney o que puede servir como una buena introducción a los juegos de abogados para los nuevos jugadores, pero que tiene aún bastante margen de mejora para poder compartir banquillo con la saga del abogado de traje azul de Capcom. Ver que un género o una temática prolifera con los años es muy positivo, provocando que todos los implicados busquen superarse y dar lo mejor de sí, por lo que esperamos seguir viendo juegos de abogados en los próximos años y estamos seguros de que si llega a haber un «Aviary Attorney 2» será un título que haya aprendido de todos los puntos flacos del original, por lo que lo esperamos con ganas.

 

Hemos analizado Aviary Attorney: Definitive Edition gracias a un código digital cedido por Vertical Reach. Versión analizada: 1.1.0

Estética e ideas buenas...
Que se ven opacadas por una duración bastante escasa del título. Esto provoca que el juego quede bajo la sombra de la saga de cierto abogado de traje azul y pelo pincho de Capcom. Si bien logra distanciarse de otros títulos de temática similar y ofrecer aspectos psicológicos más oscuros y adultos, Aviary Attorney pierde la fuerza por el pico. La estética, la ambientación y la trama son bastante interesantes pero no llegan a explotarse lo suficiente, pecando, como ya dijimos antes, de una duración bastante escasa. Los diferentes finales y la libertad que se nos da a partir de cierto punto son un buen aliciente para volver a jugar al título pero, ni haciendo eso, conseguimos que nos deje mejores sensaciones, sobre todo, estando ante una "edición definitiva", que podría habernos dado un poquito más para conseguir un juego más redondo. También se podría haber aprovechado este relanzamiento del juego en una nueva plataforma para localizarlo a diferentes idiomas además del inglés.
PROS
Logra distanciarse algo de Ace Attorney
Personajes más oscuros y humanos
Apartado artístico muy bien elegido
CONTRAS
Duración escasa
Es inevitable compararlo con Ace Attorney y sale perdiendo
Dificultad muy baja
60
Más artículos
Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition Switch
Una tienda minorista polaca fija nueva fecha de lanzamiento para Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition