Metro 2033 Redux

Análisis Metro 2033 Redux – Nintendo Switch. Sobrevive en el metro de Moscú

Explora el subsuelo de Rusia y evita a los mutantes

Metro 2033 Metro: Last Light Redux
Fecha de lanzamiento
28 febrero, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
6436,00 MB
Nuestra puntuación
89

Allá por el año 2005, Dmitri Glujovski escribió y publicó una novela que tuvo un gran éxito y que, años después, acabaría conociéndose por la comunidad de otro sector al margen de la literatura: los videojuegos. Y es que 5 años más tarde, en el 2010, fue lanzado Metro 2033, inspirado en el libro antes mencionado con el mismo nombre, desarrollado por 4A Games y distribuido por Deep Silver. Quisieron llevar la Moscú post-apocalíptica que compone el mundo de la novela a un mundo virtual donde los jugadores fueran partícipes de esta épica historia. Y vaya si lo hicieron bien… Varios años después fue lanzado Metro Redux, el cual es una compilación con Metro 2033 y Metro: Last Light (la secuela) remasterizados. Estos dos llegan a Nintendo Switch el próximo 28 de febrero de 2020, y os contamos qué nos ha parecido Metro 2033 Redux.

 

 

Una historia digna de ser una novela

Comenzaremos con el pilar fundamental de Metro 2033 Redux. Lógicamente es la historia, porque este juego se trata de una experiencia única y exclusivamente para un solo jugador, totalmente en una trama que, como dijimos hace unas líneas, está inspirada en la novela Metro 2033 de Dmitri Glujovski. Nos encontramos en un mundo post-apocalíptico, devastado por una guerra nuclear por motivo de la Tercera Guerra Mundial entre fascistas y comunistas. El lugar donde concurre la historia es en Moscú, pero lógicamente está totalmente destruida y hasta los topes de radiación; es por ello que los supervivientes residen en el Metro y en las vías del mismo, con «casas» construidas con material que han encontrado en el subsuelo y lo han hecho con sus propias manos.

 

La cosa no sería tan peliaguda de no ser por tres motivos: los fascistas y comunistas siguen en guerra incluso después de que la mayor parte del mundo se haya extinguido; hay monstruos mutantes tanto en la superficie como en el propio Metro; la amenaza más reciente y del que apenas nadie sabe nada, los Oscuros, quienes están eliminando toda vida humana a su paso y no se tienen conocimientos sobre ellos, solo que son capaces de manipular la mente humana. Y de aquí parte la misión del protagonista…

 

Encarnamos a Artyom, un joven de 20 años que realmente es él en el futuro quien está escribiendo la historia para narrarla. Nada más comenzar la historia (y tras pasar un breve prólogo) vemos cómo la lucha contra los Oscuros es cada vez más complicada, hasta sentir que la humanidad está realmente amenazada por estos. Es por ello que llega un militar llamado Hunter para ayudar en esta «guerra», y nos da la misión de dar con otro militar llamado Miller para informarle de esta delicada situación e intentar hacer algo contra las peligrosas criaturas.

 

Metro 2033 Redux

 

Y bajo esta premisa se cumple una historia totalmente épica, con un guión espectacular, personajes llenos de personalidad, un mundo vivo (dentro de ese ambiente post-apocalíptico)… Tanto la trama como la ambientación son muy espectaculares. Además, hay más de un final y que están muy bien implementados, ya que no ocurre uno u otro en función de una decisión final, sino de cómo reaccionemos en determinados puntos a lo largo de la campaña, y además lo hace sin que nos demos cuenta.

 

Jugabilidad y mecánicas que consiguen pura inmersión

Dejando a un lado la trama, centrémonos en otro aspecto que me ha parecido absolutamente sorprendente de Metro 2033 Redux: la jugabilidad. Y me sorprende porque cuenta con bastantes mecánicas, sobre todo si tenemos en cuenta de que al fin y al cabo se trata de un shooter en primera persona. Todas estas mecánicas hacen de Metro 2033 un título muy inmersivo y muy realista en comparación con otros juegos del género. Y es que hacen que sintamos que tengamos que estar pendientes de muchos factores como la radiación, la energía eléctrica, la munición… y lo hace fabulosamente. 

 

Por un lado, la mecánica principal son los disparos. Portamos hasta tres armas que pueden ser escopetas, fusiles de asalto, pistolas, etc. Además, podemos personalizar cada una con accesorios como mirillas, láseres o silenciadores. Eso sí, cada bala cuenta (aunque depende del modo de juego que escojamos. Antes de comenzar una partida, podemos elegir el modo Supervivencia o Esparta, y es que en el primero necesitamos hacer más uso del sigilo y cuidar las balas, mientras que en el segundo es todo lo contrario: más frenético y dinámico), ya que en esta Moscú post-apocalíptica no es que sobre la munición, de modo que hay que hacer uso del sigilo. De hecho, las balas que están muy bien cuidadas se usan como moneda en las tiendas para comprar armas, accesorios, granadas, cuchillos arrojadizos y botiquines. Eso sí, si no nos queda otra, podemos usar estas mismas «monedas» como munición en nuestras armas.

 

Y sí, otra mecánica muy interesante y que está muy bien implementada es el sigilo, ya que podemos realizar la gran mayoría de los combates sin que nos detecten o, al menos, habiendo eliminado a un buen puñado de enemigos antes de que se percaten de nuestra presencia. Para ello, podemos usar armas que lleven incorporado un silenciador, cuchillos arrojadizos o incluso nuestra arma cuerpo a cuerpo, que nos permite hacer ejecuciones silenciosas. Aquí hay que aclarar, además, que podemos elegir entre matar o dejar inconsciente a los enemigos (a los humanos, claro). Además, si les disparamos cuando no sospechan de nuestra presencia, hacemos más daño que si están alerta. El ruido también les alerta, tanto a los humanos como a los monstruos, y un detalle muy inteligente sobre esto es que si los monstruos aún no se han percatado de nada, estarán más relajados y, en ese caso, puedes permitirte hacer algo más de ruido ya que no le van a dar importancia. ¡Ah! Y también debes evitar encender la linterna…

 

 

Y es que los túneles del Metro de Moscú son muy, pero que muy oscuros. Es por ello que todos los personajes tienen una linterna en el casco para poder ver en la oscuridad. El problema es que ni aun así se ve bien en muchas ocasiones, algo que dificulta el combate en sigilo ya que cuesta ver a los enemigos. A esto se le añade otra mecánica muy inmersiva, el cargador universal. Se trata de un cacharro que siempre llevamos encima y sirve para cargar la batería de la linterna, ya que esta se agota al cabo de unos minutos. No solo sirve para cargar la linterna, también unas gafas de visión nocturna que encontramos más adelante en el juego y que, aunque su batería se agote más rápido, nos sirve para ver a los enemigos fácilmente sin que estos nos detecten.

 

Y aquí es donde entra la que considero la mecánica que marca la diferencia en Metro 2033 y en toda la saga Metro: la máscara de gas. Aquí hay dos factores a tener en cuenta: la primera es que el gas que se ha generado por el bombardeo de la guerra no solo ha inundado toda la superficie, sino que hay algunos tramos en el Metro donde este ha llegado a penetrar; y la segunda es que hay varias partes de la trama donde tenemos que salir al exterior y contemplar Moscú totalmente destruida. En estas ocasiones es donde debemos llevar una máscara de gas cuyo filtro no es infinito, ya que cada uno que encontramos por el mundo (o compramos) tiene una duración y tenemos que cambiarlo cuando se agote. No hay un cronómetro en la interfaz que nos diga el tiempo que nos queda en el filtro, pero sí que podemos mirar el reloj que lleva el personaje precisamente para contabilizar este tiempo. Si nos quedamos sin filtros ni oxígeno… ¡hasta luego!

 

 

La máscara de gas no se queda ahí, ya que con los disparos o el daño que nos hacen los enemigos, esta se puede romper y hacer que tenga menos efecto en nosotros, viéndose muy detalladamente las grietas en el cristal de la máscara. No podemos repararla, pero sí que podemos cambiarla por la de algún cadáver que encontremos por ahí y que esté en mejor estado (la máscara, no el cadáver, obviamente…). Y otro detalle que es la mar de inmersivo en Metro 2033: la máscara se puede manchar de sangre de los enemigos, de gotas de lluvia, manchas de barro… y podemos limpiarla para ver mejor con solo un botón; lo accionamos, y Artyom usará su mano para quitar toda mancha de la máscara. Parece una tontería, pero es un auténtico detallazo.

 

Una mundo y ambientación que te incitan a explorar

Metro 2033 tiene una historia lineal dividida en varios capítulos, pero cada una de las misiones cuenta con unas zonas muy abiertas, y que incitan muchísimo a la exploración. Y ya no es solo lo bien representado que está ese ambiente post-apocalíptico; es también la constante necesidad de encontrar más filtros para sobrevivir a la radiación, conseguir balas, botiquines (que te harán falta sí o sí, porque en los cuatro modos de dificultad que hay el más fácil es «Normal» y ya ahí está la cosa complicada) y todos los recursos que puedas necesitar. Además, esto te incita a realizar los combates en sigilo y explorar las distintas formas que hay para sortear a los enemigos.

 

Además, si exploramos, es probable que tengamos nuestra recompensa, y no solo porque encontremos algo de munición o un filtro. En algunas partes de Metro 2033 encontramos cajas fuertes o taquillas cerradas a cal y canto, y necesitamos una llave para poder abrirlas. Normalmente, las llaves están escondidas pero, sin embargo, siempre están situadas en algún lugar acorde con su uso (en un colgador de llaves, en una estantería o, en el peor de los casos, en un cadáver). Si damos con ellas y con las cajas fuertes, que también suelen ser complicadas de encontrar, la recompensa será mejor de lo que nos encontremos en cualquier cuerpo putrefacto.

 

Otra razón más para explorar, es que podemos encontrar coleccionables, los cuales son unas notas que el propio Artyom escribe en distintos puntos del juego y que cuentan algo en función de lo que esté ocurriendo en ese punto de la historia. Además, Artyom cuenta en estas notas cosas sobre su pasado y que sirven para conocer más aún la historia de Metro 2033 y la guerra que hubo años atrás. Y también están situadas en lugares lógicos, encima de mesas, asientos, en lugares donde es probable que tú, como jugador, pases.

 

Metro 2033 Redux

 

Fue lanzado hace unos años, pero la calidad gráfica aún sorprende

Si nos centramos en lo técnico, casi que solo se pueden decir cosas buenas salvo por un par de detalles. Los rostros son un poco… raros, no demasiado realistas, y algunos efectos de sonido cojean en cuanto a calidad o alguna voz no está del todo cuadrada con la acción del personaje… Y listo, eso es lo malo. Centrándonos en el resto de aspectos, solo quedan cosas buenas que añadir: la ambientación es espectacular, ya lo dije hace unas líneas, pero es que, como estáis viendo en las imágenes, la oscuridad, los enemigos, los pequeños detalles que hacen que Metro 2033 sea mucho más inmersivo… todo hace que nos sumerjamos en este mundo. Pero además, la calidad gráfica es bastante sorprendente: no hay demasiada diferencia con las versiones de PlayStation 4 y Xbox One, la iluminación es fabulosa, y además es muy estable en FPS salvo en algunos puntos muy concretos (y estos bajones de frames me ocurrieron solo jugando en modo sobremesa).

 

En cuanto al sonido, antes mencioné que cojea en algunos aspectos. Concretamente, el sonido de los disparos es muy repetitivo y un poco molesto cuando disparas ráfagas largas. Sin embargo, el resto de efectos de sonidos y música hacen que Metro 2033 sea aún más inmersivo si cabe, y es que cada arma cuenta con su sonido al disparar, cada recarga, los pasos de los enemigos, los gritos de los monstruos… todo hace que te sientas realmente dentro del juego, haciendo que el género de terror cobre algo más de importancia. Además, Metro 2033 está totalmente doblado al castellano, y con muy buen trabajo de localización. También quiero destacar las animaciones, las cuales también están muy bien trabajadas, y cuentan con detalles como que Artyom cuenta las balas de su cargador cuando está parado sin hacer nada, por ejemplo.

 

Metro 2033 Redux – Vive la vida en el Metro como nunca antes

Si hay una palabra que he repetido durante varias veces en este análisis, es «inmersivo». Y siento la redundancia, pero es que es la palabra que mejor define a Metro 2033. Se trata de un título cuya historia se nota que está sacada de una novela porque tiene un guión increíble, con unos personajes muy carismáticos y que aportan mucha riqueza a la trama. Pero, por si esto fuera poco, la jugabilidad también tiene unas diferencias notables y muy positivas con respecto a otros shooters. La representación de Moscú y del Metro de la ciudad rusa es única, muy original, y que aporta una sensación y una experiencia al usuario que pocos títulos consiguen.

 

Metro 2033 Redux

Hemos analizado Metro 2033 Redux gracias a un código digital cedido por Koch Media. Versión analizada: 1.00

Sumérgete en una vida de supervivencia en el Metro
Metro 2033 es uno de los juegos más inmersivos que se pueden encontrar en Nintendo Switch, con una historia increíble, personajes carismáticos y una ambientación y jugabilidad muy originales.
PROS
Una historia épica y emocionante
Una ambientación muy realista y detallada
Mecánicas y jugabilidad inmersivas
CONTRAS
Gráficamente, algunos rostros son poco realistas
Algunas voces no van acorde con las acciones de los personajes
89
COMPRAR
Más artículos
140 Thoth Switch
Gameplay de 140 en Nintendo Switch, deja que el ritmo guíe tus pasos