Mom Hid portada

Análisis de Mom Hid My Game! – Nintendo Switch. «¡Mamá, que es un juego online, que no tiene pausa!»

Oculto el juego por la mamá remix

Fecha de lanzamiento
21 diciembre, 2017
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
433 MB
Nuestra puntuación
60

Hace unos cuantos años no era difícil mirar a una lista de juegos cualquiera y encontrar varios títulos cuyo valor principal fuese el «hacer reír». Sin ir más lejos, Lucas Arts y tantas otras compañías de la época de los ochenta y noventas hicieron todo un negocio de las aventuras gráficas basadas en hacernos soltar una carcajada tras otra con las situaciones más absurdas. Por desgracia, con el paso del tiempo y esa absurda manía de que los juegos tienen que ser más «maduros», parece una tarea casi imposible encontrarse con un juego cuyo único propósito sea hacer reír. Por suerte KEMCO, en el papel de distribuidora, y sobre todo hap Inc., a los mandos del desarrollo, tienen un huequecito guardado para las risas con Mom Hid My Game! y el humor más loco salido de las mentes más delirantes de Japón, ese país que nos fascina y al mismo tiempo nos hace parecer mejores personas.

 

 

«¡Viene mamá, esconde la Nintendo DS debajo de la almohada!»

Qué levante la mano quien haya estado hasta las tantas jugando a la consola portátil de turno en la cama, tapado hasta arriba, con los ojos puestos en la pantalla pero con el sentido del oído centrado en captar cualquier ruido extraño para esconder la consola debajo de la almohada. Una situación tan común que incluso Wario Ware ha hecho varias bromas al respecto con 9-Volt. En mi caso, puedo decir orgullosamente que mi pueblo de Animal Crossing Wild World no sería el mismo sin esa tarántula que me costó más de una noche en vela. ¡Mira que éramos ingenuos!  Nos pensábamos que engañábamos a alguien con lo de esconder la consola y, en realidad, nuestra madre era cómplice nuestra sin que nosotros lo supiéramos. Uno se para a pensarlo y se tiene que reír.

 

Sin embargo, cuando la situación era al revés y eran nuestros padres quienes nos escondían la consola, la situación era de todo menos graciosa. En esos duros momentos el juego pasaba de ser eso que ocurría dentro de una pantalla conectada a unos cuantos botones a ser un simulador en la vida real de esos juegos de buscar objetos escondidos, mezclado con un juego de infiltración que ríete tú de Solid Snake y Sam Fisher.

 

Mom hid my game! Nintendo Switch análisis

Y, en esencia, eso es Mom Hid My Game!, o al menos lo sería si nuestra madre estuviese loca. El objetivo es simple: encontrar donde nos ha escondido nuestra madre la Nintendo DS en una pequeña casa de dos habitaciones. Tras unos primeros días donde lo único que hay que hacer es mover algunos libros de la estantería o coger una escalera para llegar a lo alto de un armario para encontrar la preciada Nintendo DS la cosa se desmadra rápidamente. Y no lo digo por exagerar, es que no hay una palabra mejor.

 

La segunda semana un equipo de rugby se planta en el salón bloqueando el paso, un elefante hace de la habitación su nueva casa y se come la consola, todo eso mientras nuestra madre está escondida tras una manta azul o la mampara de la lámpara mientras espía para sorprendernos en cuanto nos acerquemos a la maquinita. ¡No veas como se las gasta esta madre! Todas estas situaciones hacen que las mecánicas del juego se deban por y para el humor pues, a pesar de que los puzzles no son complicados y encima hay pistas, el hecho de fallar por intentar hacer algo lógico muchas veces forma parte del chiste. Por desgracia, al igual que estos, una vez que te lo sabes pierde el fuelle de esa primera impresión original.

 

Y es que Mom Hid My Game! está repleto de situaciones descacharrantes. No hablamos de un complejo guión, con chistes sesudos solo dignos de entender por aquellos que son la élite intelectual. Son gags cómicos de apenas una decena de segundos bastantes cercanos a la experiencia con Wario Ware o los minijuegos cortos de Rhythm Paradise. Fondo azul, dibujo simple, hecho casi con desgana (pero bien pensado aprovechando todos los elementos representados), una situación, un objetivo loco y varios punch lines basados en la resolución del puzzle o el fracaso de los mismos. Parece una fórmula simple, pero basta pasarse por el catálogo de hap Inc. para darse cuenta que toda la «cutrez» que aparenta no es más que parte de la broma y una decisión tomada a conciencia que se ha convertido en la marca de identidad del estudio. Los cincuenta niveles/días/chistes que forman el título podrían estar mucho mejor dibujados, más detallados y ser más complejos, pero se perdería parte de la gracia.

 

 

Mom Hid My Game! – Microrrisas japonudas

Mom Hid My Game! es un chiste. ¡Ojo, que no lo digo como algo malo! Es corto, directo, hace reír con su humor blanco basado en situaciones absurdas y se acaba pronto dejando un mensaje final. Es un título gracioso, que no pretende nada más que eso, sacarnos una sonrisa mientras nos debatimos si estos japoneses son brillantes o están directamente locos. Quizás corto de más para lo que vale, sobre todo comparándolo con las versiones de dispositivos móviles, pero sin duda es una de esas experiencias alocadas que merecen la pena probar ya sea por la premisa, el tipo de humor o simplemente por ver hasta qué punto están locos los japoneses.

 

Mama me ha escondido el juego

Hemos analizado Mom Hid My Game! gracias a un código digital cedido por KEMCO. Versión analizada: 1.0.0

Una horita con una sonrisa constante
La verdad por delante: sería raro que Mom Hid My Game! le durase a alguien más de una hora. El quid de la cuestión es que es una hora de humor japonés, que si eres de los que aman ese tipo de humor vas a salir encantado y probablemente le hables y enseñes el juego a tus amigos con los mismos gustos. Si, por el contrario, no eres fan de las situaciones absurdas... mejor aleja tu consola de esta madre.
PROS
La mezcla de pruebas tanto de la primera como de la segunda entrega de teléfonos móviles
El tipo de humor es rápido fresco y dinámico
CONTRAS
Lastima que no se hayan incluido pruebas de la tercera entrega
Por desgracia, el humor es demasiado japonés para mucha gente
Muy corto y poco (o nada) rejugable
60
Más artículos
Análisis Thunder Paw – Nintendo Switch. A good boy con una escopeta