Speaking Simulator

Análisis Speaking Simulator – Nintendo Switch. Ideal para aquellos a los que se les hace la lengua un nudo

Más contacto visual, ¡¡¡mÁS ContaCTO VISUAALL!!!

Fecha de lanzamiento
30 enero, 2020
Número jugadores
1
Idiomas
Inglés
Tamaño de descarga
535 MB
Nuestra puntuación
60

¿Conversaciones? A lo largo de nuestra vida las tenemos de todos los colores, en todos los contextos, situaciones y demás variables. Íntimas, familiares, entre amigos, de trabajo, hacia un público que puede estar o no interesado en lo que decimos… Y bueno, además del lugar, del momento, o de cualquier tipo de combinaciones, también depende de la persona, pues hay quienes pueden salir más o menos airosos de todas ellas, o bien puede que algunas se te den mucho mejor que otras. Y es que para algunos, el simple hecho de charlar puede ser todo un reto, por lo que algo como un Speaking Simulator no es desde luego ningún disparate.

 

Bueno, espera… ¿le has echado un ojo al juego que nos ocupa? Primero de todo, comentar que estás ante el análisis de Speaking Simulator para Nintendo Switch, y si has visto algo de él, puede que creas que, desde luego, poco o nada diente que ver con hablar. Nada más lejos de la realidad, pues si algo trata de mostrarnos es lo complejo que puede llegar a convertirse que salgan palabras por nuestra boca.

 

Charlemos, humano

Pues sí, nuestro protagonista humano no es, si no un robot a nuestros mandos. Tú, que probablemente llevas toda la vida hablando, vas a tener que asumir el papel de un ser artificial que tiene como objetivo infiltrarse en la sociedad, para poco a poco conquistarla. Así, tu primera interacción será en una cita donde conocerás a Karen, la responsable de recursos humanos de la empresa en la que vas a intentar escalar poco a poco, para camelarnos a nuestro jefe, escalar puestos… y quién sabe si algún día gobernar por encima de todos. Desde luego, para eso has sido creado.

 

Análisis Speaking Simulator
Las intenciones de nuestro protagonista… son claras, aunque trate de disimularlas

 

Bueno, como has podido ver, existe un pequeño trasfondo en Speaking Simulator, que lejos de ser una historia compleja, más bien está enfocada en el humor. Diversas situaciones se sucederán, con nuestro robot tratando por todos los medios de parecer una persona normal, aunque sus robóticas palabras lo delatan, o deberían hacerlo, pues el repertorio de nuestro protagonista, poco tiene de humano. Eso sí, aunque nuestro ojo salga disparado, aunque perdamos poco a poco todos nuestros dientes, estaremos a salvo hasta que el el contador de sospecha llegue al 100%, momento en el que terminaremos delatando nuestra identidad, finalizando la misión y teniendo que repetirla otra vez para continuar avanzando. Pero eso es parte de la jugabilidad, de lo que hablaremos a continuación.

 

Tan complejo, como si pensaras cada acción a la hora de entablar una conversación

Comenzaremos nuestra odisea en Speaking Simulator con unos simples controles destinados a mover la boca, para vocalizar, y controlando la lengua con el stick izquierdo, parte de lo más complicado de este título. A simple vista, parece sencillo: tan solo tienes que mover la lengua hacia los botones verdes, esquivando los rojos, pero lo cierto es que a veces nos gustaría que se manejara mucho mejor, pues es lo que llega a restarle gracia al asunto. Hay que decir que a más que juegas, más sencillo y natural se hace, pero no dejas de tener la sensación de que el manejo de la lengua podría ser más fluido.

 

Pasando una rutinaria revisión médica… de lo más normal

 

La cuestión está en que, a medida que vayamos avanzando, tendremos la opción de complicarnos las cosas a voluntad, pues podremos desbloquear mejoras para nuestro robot, que una vez desbloqueadas tendremos que utilizar sí o sí. Entonces, de pasar a manejar «tan solo» la lengua y nuestra boca, pasaremos a poder realizar expresiones faciales para poder expresar nuestra felicidad, o indiferencia, manejar los ojos para establecer contacto visual, o no, mover las cejas… Dicho sea de paso, que al principio el jugador se dice «¿para qué voy a querer complicarme la vida añadiendo más opciones?» La cosa está en que, cuando llegas a controlar bien una serie de opciones, te ves en la necesidad de añadir más dificultad al asunto, por lo que buscas esas opciones.

 

Análisis Speaking Simulator
El juego es para un jugador, pero no es mala idea repartir los dos Joy-Con entre un par de participantes. ¡Risas aseguradas!

 

Para aquellos que desbloqueen todo lo que pueden desde las primeras etapas, la experiencia puede convertirse en algo poco divertido, y más que nada frustrante. Hemos puesto Speaking Simulator en varias manos, para poder comprobar esto, y los resultados han sido bastante diversos, pues es un videojuego que sobre todo está enfocado a aquellos a los que les gusta la coordinación. Los diálogos (en robótico inglés), así como las situaciones, tienen su toque particular de humor, pero entre tantas opciones que tienes que estar controlando, pueden quedar en segundo plano. Eso sí, capacidad para robar risas la tiene, al ver orejas volando, cejas que se caen, narices que gotean aceite, o con eventos random que hacen que tengas que abrir la boca para dejar entrar a una inesperada banana, incluso situaciones en las que tendrás que echar unos bailes, como puedas.

 

Análisis Speaking Simulator
Más contacto visual, ¡menos contacto visual!, sonríe más, ahora menos, las cejas, ¡¡¡mueve las cejas!!! Agradecemos que nuestro cerebro en la vida real, en la mayor parte de las situaciones, sea capaz de manejar estas acciones sin tener que pensarlas.

 

Todo ello representado con un apartado audiovisual más bien sencillo, desenfadado, pero lejos de ser recordado, pues en realidad es bastante clónico, reutilizando recursos una y otra vez. Dicho sea de paso, lo más interesante en este sentido es la propia cara del robot, por cierto, personalizable al inicio, y la inesperada cantidad de problemas que le puede acarrear a nuestro androide, que hasta puede ponerse dientes de oro. Por cierto, ¡no te pierdas el gameplay que grabamos en directo!

 

Análisis Speaking Simulator
¡Hora de unas mejoras! ¿Nuestro consejo? NO desbloquees nada, hasta que no controles a la perfección todo lo que ya has desbloqueado

 

Conclusión: pero, ¿Speaking Simulator tiene que ver con hablar o no?

Dado que las palabras fluyen por la boca de nuestro robot, sin tener siquiera que pensarlas, para salir victorioso de esta experiencia no necesitamos más que coordinación y mente fría. Ya está. Es prácticamente lo que se precisa para salir del paso en las conversaciones más complicadas. Por suerte (para muchos), en la vida real no tenemos que estar tan al tanto de si mantenemos demasiado la vista centrada en la persona con la que estamos hablando, o de si no sonreímos en el momento adecuado (o en el más inoportuno), aunque dicho sea de paso, seguro que te habrás enfrentado alguna vez a una situación parecida. Desde ese punto de vista, la propuesta de Speaking Simulator no es tan extraña, sí en cambio original.

 

Análisis Speaking Simulator
BROMA DETECTADA

 

Pero ya centrándonos en el juego, puede que seas de los que agradece que hablar no sea tan complicado, y que al manejar nuestra lengua no se haga un nudo, pues quizás lo más duro de Speaking Simulator son unos controles basados en botones y palancas que a veces nos hacen desear tener más dedos. Como inesperada sorpresa, puesto que en el menú del juego no lo indica, dispone de controles táctiles que pueden simplificar mucho las cosas, pero que, de nuevo, no terminan de funcionar todo lo bien que debería. Sumado a eso, la experiencia en sí, aunque divertida, realmente no es muy extensa ni ofrece mucho más de lo que puedes disfrutar en tus primeras partidas. 

 

Hemos analizado Speaking Simulator en su versión 1.0.0 gracias a un código de descarga proporcionado por Affable Games

 

Lo divertido de simular hablar
Si te paras a pensar en todo lo que tienes que controlar cuando estás en medio de una conversación, Speaking Simulator desde luego no es un disparate. De hecho, es una propuesta bastante interesante, no exenta de reto y humor, pero tampoco ausente de error. Sus controles pueden llegar a ser frustrantes, y la complejidad de las acciones a realizar puede apartarte del humor tras cada situación. Se trata de una curiosa experiencia que no te atrapará por mucho tiempo.
PROS
Todo un reto de coordinación: intenta pensar en todas esas acciones en una conversación real
Se trata de una propuesta muy original
Con humor suficiente como para robarte alguna carcajada
CONTRAS
Si la coordinación no es lo tuyo, y no tienes ganas de mejorarla, huye
Los controles pueden llegar a ser un tanto frustrantes; la lengua debería ser más ágil, y debería permitir desactivar mejoras
Una experiencia no muy extensa
60
Más artículos
Xenoblade Chronicles Definitive Edition Anunciado Nintendo Switch
Los 30 más esperados de Famitsu (1/12). ¡Xenoblade Chronicles: Definitive Edition entra en lista!