Duck Souls +

Análisis Duck Souls+ – Nintendo Switch. PATOaventuras con sabor a PATAformas clásicas

Una aventura no apta para PATOsos

Fecha de lanzamiento
27 marzo, 2020
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la Descarga
54,00 MB
Nuestra puntuación
64

El resurgir de los títulos de plataformas se ha visto acrecentado, sin lugar a dudas, por la labor de las desarrolladoras y distribuidoras independientes, movidas, en muchas ocasiones, por el deseo de devolvernos la jugabilidad más clásica presente en su etapa dorada. Los amigos de Ratalaika son claro ejemplo de ello, y por eso siguen dándolo todo para que no nos aburramos durante el confinamiento. En esta ocasión, y de la mano del estudio independiente Green Dinosaur Games, se nos presenta Duck Souls+, un vertiginoso título de plataformas para Nintendo Switch en el que controlamos a un valiente pato. Diversión pixelada y sin complicaciones en estado puro. O al menos, así se nos vende. ¿Listos para comprobar, en este análisis, si estamos en lo cierto? Patoss uh uh, no saldrás perdiendo con el trato uh uh… Patoaventuras para rato uh uh.

 

 

Mucho de Celeste y no tanto de Souls

No es la primera vez que vemos a nuestro valiente y aguerrido pato en plena faena. Duck Souls fue lanzado en PC allá por septiembre de 2018. Ahora, los usuarios de Nintendo Switch recibimos, bajo la coletilla «+», la que apunta a ser la versión definitiva. Nos encontramos ante un título de plataformas en el que controlamos a un lindo gatito patito cuya misión, tras adquirir unos poderes otorgados por los mismísimos Duck Souls (y su cereza dorada) y que en nada se parecen a los de Madeline en Celeste, no es otra que abrirse paso entre distintos niveles para dar con el paradero de todos los huevos de su especie (de la que somos, por desgracia, los últimos). Y no, nos confundamos, el pato es mono, los huevos son monísimos, pero todo lo demás es una trampa mortal pensada para acabar con nosotros a las primeras de cambio. Es cierto que, si atendemos a su sistema de control (reducido a tan solo dos botones, saltar y lanzarnos) puede parecer bastante simple. Y puede que en su base jugable sea así. No obstante, y aunque se aleje del apellido Souls de otro título de cuyo nombre tampoco quiero acordarme, no nos encontramos ante una aventura especialmente sencilla (sobre todo en su modo de dificultad más elevado).

 

Duck Souls +

Durante la aventura nos ha tocado correr, saltar o esquivar más de 20 obstáculos a nuestro paso (entre los que se encuentran bolas de fuego, pinchos o traicioneros misiles) y algún que otro item (más bien una cereza que nos otorga una carga extra) a lo largo y ancho de sus 100 niveles. Es cierto que las fases en sí son extremadamente cortas, siempre y cuando consigamos completarlas a la primera, y ya os adelantamos que en este viaje, y como diría el ya fallecido Sir Terry Pratchett, la muerte es una compañera inseparable. Como si todo lo anterior no fuera más que suficiente, contamos con un último handicap, ya que algunos niveles cuentan, valga la redundancia, con un contador de tiempo que nos obliga a completarlos en un plazo determinado. Contando, eso sí, con puntos de guardado en diferentes partes de cada nivel (uno por norma general y alguno más si la fase es algo más extensa) para proseguir desde ellos si caemos en combate. Por suerte, la dificultad no es interpretada aquí como un elemento frustrante, al menos en exceso, sino como todo un reto que acaba siendo realmente adictivo a poco que nos sumerjamos un pato poco en esta propuesta.

 

Duck Souls+ cuenta con dos niveles de dificultad, normal y difícil (siendo este último el que realmente supone un verdadero reto). Pudiendo jugarse, ambos, tanto en modalidad clásica como con un zoom que se centra en nuestro personaje, haciendo disminuir de esta forma nuestro campo de visión. Por otro lado, tenemos a nuestra disposición un total de 20 sombreros diferentes que, además de servir como coleccionables, son perfectos para personalizar a nuestro valiente y coqueto pato. En relación a su durabilidad, podemos decir aquello de «mucho cuack pero nada de eco». Y es que nos encontramos ante un juego extremadamente corto. Algo que pretende verse compensado con un modo de dificultad difícil que es donde, realmente, se nos plantea un verdadero reto. No obstante, tener que repetir los mismos niveles para alargar algo su duración quizás no sea del agrado de todos.

 

 

Pixel art, buena música y mucho cuack

Nos encontramos ante una aventura de plataformas clásica que ha optado por un simple hasta más no poder, pero efectivo, pixel art, y por una colorida paleta cromática como elementos fundamentales con los que dar forma a su apartado visual. 100 niveles creados y, lo que es más importante, pensados uno a uno y de forma manual, como si de un trabajo de artesanía se tratase. Ese mimo y detalle se aprecia en detalles, a simple vista tan minios, como los nombres que ostentan cada uno de dichos niveles. Nombres que pueden ser leídos al comienzo y que rezan frases como «Sé Kung-Fu», «Ohana significa familia» o «Feliz Cumpleaños, Ana» (en clara referencia a nuestra compañera de redacción Ana. Felicidades ¿?)

 

Entrando en terreno sonoro, en todo momento, y para amenizar el movido trayecto, estamos acompañados de una BSO que, a diferencia de otros títulos en los que su ritmo estridente nos pone aún más nerviosos, se deja escuchar, presentando unas melodías bonitas, agradables y que logran emular, con gran acierto, a grandes títulos de este género. Además, y aunque en un juego de estas características resulte, más allá de los guiños con los nombres, algo secundario, todos los textos del juego están en perfecto castellano.

 

 

Duck Souls. Un PATOformas clásico

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que Duck Souls+ es uno de esos juegos que dejan clara su propuesta desde el primer segundo de partida. Un título de pixeladas y coloridas plataformas con una BSO que acompaña de forma correcta durante toda la aventura y una dificultad tan elevada como adictivos son sus distintos niveles. Es cierto que es bastante corto, pero no es menos cierto afirmar que las mejores esencias suele guardarse en frascos pequeños. Además, su precio reducido (en oferta por menos de 4 euros) puede ser todo un aliciente para abordar esta aventura directa, simpática y sin mayor pretensión que divertirnos. Y, para bien o para mal, no hay mucha más historia que contar. La cuestión ahora es saber si… ¿estaréis dispuestos a aceptar el reto?

 

Duck Souls +

Hemos analizado Duck Souls gracias a un código digital cedido por Ratalaika Games. Versión analizada: 1.0.0

Patoaventuras para POCO rato uh uh
Duck Souls+ es una propuesta que homenajea a los títulos clásicos de plataformas y que, bajo un envoltorio de color, píxeles y sonidos agradables, nos planta sobre la pantalla un reto jugable tan corto como intenso... ¡completar sus 100 niveles!
PROS
Un cuidado apartado artístico, tanto visual (pixelart) como sonoro
Diversión sin contemplaciones. Plataformas en esta puro
Su propuesta es realmente adictiva
CONTRAS
Extremadamente corto
El modo difícil presenta un salto desproporcionado que puede espantar a los menos pacientes
Algún modo de juego extra no habría venido mal
64
Más artículos
XSEED Story of Seasons
STORY OF SEASONS: Friends of Mineral Town nos pondrá en contacto con la naturaleza este julio